La Guardia Civil ha detenido hoy en el CETI de Ceuta a diez de los 602 inmigrantes que el pasado 26 de julio protagonizaron uno de los más violentos asaltos a la valla del perímetro. El instituto armado les acusa de pertenencia a organización criminal, daños y atentado a la autoridad.

Según fuentes del cuerpo, tras un mes de investigaciones los funcionarios han determinado que esta decena de extracomunitarios fue la que lideró aquel asalto en el que resultaron heridos 22 guardias y que fue el primero en el que los inmigrantes usaron cal viva y ácido para mantener alejados a los funcionarios, una técnica que se repitió el miércoles de la semana pasada, cuando 118 extracomunitarios (de los que 116 ya ha sido repatriados) entró en la ciudad autónoma por la fuerza.

Uno de los africanos ha intentado agredir a los agentes

Uno de los africanos –de acuerdo con estas mismas fuentes- ha intentado agredir a los funcionarios que han practicado las detenciones a partir de las 8 de la mañana de hoy. Los diez detenidos han sido trasladados a los calabozos de la Compañía Fiscal, a la espera de pasar a disposición judicial.

La Guardia Civil, entre tanto, ultima los informes para entregar a la autoridad judicial, entre los que figuran las grabaciones y atestados que implicarían directamente a los detenidos en la organización del salto y en los actos más violentos contra los agentes que tuvieron lugar aquel día.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorIntolerancia democratica
Artículo siguienteLa guerra de los lazos llega a la Fiscalía
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 − 5 =