La Policía Nacional ha detenido esta madrugada a Antonio Tejón Carrasco, alias el “Castaña”, considerado el mayor capo del narcotráfico en La Línea de la Concepción (Cádiz). Los investigadores calculan que los Castaña han amasado una fortuna de más de 30 millones de euros en los últimos años con el narcotráfico. Las fuerzas de seguridad han informado de los arrestos en redes sociales, que han acompañado de imágenes de los momentos de las detenciones.

La operación la han llevado a cabo los agentes de la Brigada Greco (Grupos de Respuesta Especial para el Crimen Organizado) de la Costa del Sol, en coordinación con los efectivos de la comisaría de La Línea. La operación, de nombra “Ronald” en la que ha caído este traficante, líder junto a su hermano del clan de Los Castañitas, se ha desarrollado sobre las once de la noche. Antonio Tejón Carrasco era fiel a sus costumbres y, pese al acoso de los medios de comunicación provocado por el auge del tráfico de hachís en la zona de La Línea, seguía viviendo allí.

El Castaña era el narcotraficante más buscado en el Campo del Gibraltar, donde el tráfico de hachís se ha disparado en los últimos años. El clan había ido ganando fuerza hasta el punto de que varios miembros de su organización asaltaron a principios del mes de febrero el hospital de La Línea para liberar a un miembro de su banda, Samuel Crespo, que había sido detenido tras sufrir un accidente cuando huía de la Policía y se encontraba en el centro sanitario custodiado por dos agentes.

Al clan de los Castañas se le considera el responsable de buena parte de los envíos de hachís que llegan casi a diario desde el norte de África hasta la playa del Tonelero, junto a la barriada de la Atunara, un antiguo barrio de pescadores de La Línea de la Concepción. La detención del líder de la organización es fruto de un intenso trabajo policial desde hace años, que a pesar de la falta de recursos ha ido dando sus frutos con continuos alijos de hachís y detenciones de otros miembros de este clan y de otros asentados en la misma zona.

Las incautaciones de droga, de gasolina, de decenas de vehículos utilizados para darles ocultarla o darles salida de las “guarderías” (los garajes donde las guardan) están cercando a los narcos del campo de Gibraltar, envueltos hasta ahora en una suerte de aura de impunidad de cara a los habitantes de esa zona.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 + diecinueve =