La entrada en tromba de la ultraderecha en el Parlamento de Andalucía ha pulverizado todas las expectativas y posibilitará que una probable coalición de Partido Popular, Ciudadanos y VOX desbanque al PSOE del poder, que ha gobernado ininterrumpidamente 36 años la comunidad autónoma más poblada de España. La confluencia de Podemos Andalucía e Izquierda Unida bajo la marca Adelante Andalucía ha sufrido un severo varapalo tras las expectativas que le mostraban las sucesivas encuestas, que incluso la situaban en segunda posición tras el PSOE. No han acertado, una vez más.

El proyecto de Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo pierde tres diputados y 300.000 votos respecto a 2015

Adelante Andalucía ha obtenido 17 diputados, tres menos que la suma de Podemos (15) con IU (5) en los comicios de 2015. Sus 577.678 votos obtenidos este 2-D con el 99% de los sufragios escrutados son prácticamente 300.000 votantes menos que los 860.000 logrados por ambas formaciones cuando concurrieron por separado a la cita de las autonómicas de 2015.

La bajísima participación de este 2-D, casi siete puntos menos que en 2015, ha sido un condicionante decisivo para sumar a este descalabro de las dos principales fuerzas de izquierdas que concurrían a esta cita electoral.

Desde Adelante Andalucía se culpa, en parte, a Susana Díaz de haber puesto “en bandeja” durante esta campaña electoral el crecimiento espectacular de la ultraderecha en Andalucía y también por haber facilitado con sus políticas el crecimiento de las fuerzas neoliberales.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once + seis =