Entre los países líderes en seguridad de jubilación, según el 2016 Natixis Global Retirement Index, el norte de Europa domina el top 10, incluyendo a Noruega en el N°1, seguido por Suiza, Islandia, Suecia, Alemania, Países Bajos y Austria. A ellos se suman Nueva Zelanda (4), Australia (6) y Canadá (10). España no figura entre los 35 países mejor situados aunque en este mismo índice ocupa la 21 posición en salud y la 23 en calidad de vida.

Estados Unidos ocupa el puesto 14º, según el Índice Global de Retiro 2016. El índice se examinan los factores clave que impulsan la seguridad del retiro y proporciona una herramienta de comparación de las mejores prácticas en políticas de jubilación en 43 países.

“El retiro solía ser simple: Las personas trabajaban y ahorraban, los empleadores proporcionaban una pensión, y los impuestos sobre la nómina financiaban al gobierno, lo que resulta un flujo de ingresos predecible para una jubilación financieramente segura,” dijo John Hailer, CEO de Natixis Global Asset Management en las Américas y Asia. “Demografía y economía han hecho insostenible el viejo modelo, pero los líderes están intentando encontrar formas innovadoras para adaptarse a la nueva realidad y proporcionar un modelo para el resto del mundo.”

El Índice Global de Retiro Natixis, introducido en 2013, crea una puntuación total seguridad en la jubilación en base a cuatro factores que afectan la vida de los jubilados. Las finanzas en la jubilación son un componente importante, pero otros subíndices como el bienestar, la salud y calidad de vida se incluyen para proporcionar una visión total. En edición de este año, Natixis se ha centrado en un número más reducido de países que en el pasado, principalmente en las economías en las que la jubilación es un asunto social y económica apremiante.

Claras señales de advertencia para los EE.UU.

Estados Unidos se beneficia de alto ingreso, la estabilidad de sus instituciones financieras y su baja tasa de inflación por habitante, según datos compilados por índice de Natixis. Además, la tasa de desempleo del país se ha movido a la baja, continuando una tendencia a largo plazo.

En contraste con estos factores positivos, los EE.UU. también tiene uno de los niveles más altos de desigualdad de ingresos entre las naciones desarrolladas, poniendo el objetivo de ahorro para el retiro fuera del alcance de millones de personas. Los EE.UU. también tiene una proporción cada vez mayor de jubilados en adultos en edad laboral, lo que significa que hay menos trabajadores para apoyar programas como el Seguro Social y Medicare, poniendo una presión creciente sobre los recursos del gobierno a través del tiempo. Esta tendencia, combinada con el cambio más amplio de prestaciones definidas en cuanto a la aportación del empleador, supone la transferencia de la carga de la financiación de la jubilación a los individuos.

Los estadounidenses reconocen el cambio en la responsabilidad de financiación y los inversores americanos son muy conscientes de la necesidad cada vez mayor para los individuos para financiar una mayor parte de la jubilación. En una encuesta a inversores llevados a cabo por Natixis a principios de este año, el 75% dijo que esta responsabilidad cae cada vez más en sus hombros.

Sin embargo, muchos estadounidenses pueden estar subestimando la cantidad de dinero que necesitan ahorrar para jubilarse cómodamente. Los inversores estiman que necesitarán para reemplazar sólo el 63% de su ingreso corriente cuando se retiren, muy por debajo del 75% al 80% en general, asumida por la planificación de los profesionales.

Además, una gran parte de los estadounidenses simplemente no tiene acceso a los programas de ahorro patrocinados por el empleador tales como los planes 401 (k). El Departamento de Trabajo de Estados Unidos estima que un tercio de la fuerza laboral del país no tiene acceso a un plan de retiro. Una encuesta Natixis separada de los participantes en los planes de aportación definida encontró que, incluso cuando no tienen acceso a un plan, cuatro de cada 10 contribuyen menos del 5% de su salario anual.

Los inversores estadounidenses ven obstáculos claros para la seguridad financiera durante la jubilación, la identificación de sus tres grandes retos como los costos de atención a largo plazo y de salud, no ahorrar lo suficiente, y sobrevivir a sus activos. Cuando se les preguntó cómo iban a compensar un déficit de ingresos, dos tercios de los inversores de Estados Unidos dicen que van a seguir trabajando en el retiro.

Cuatro Tendencias Globales

Los políticos y los empresarios deben aprender de cuatro tendencias principales que caracterizan a los países mejor clasificados.

Acceso: el envejecimiento de las personas y el aumento de esperanza de vida en muchos países occidentales han roto el tradicional modelo de los beneficios de jubilación haciéndolo insostenible para los gobiernos. A medida que las personas asuman una mayor responsabilidad por sus fondos de jubilación, responsables de las políticas públicas de los países líderes deben asegurarse de que los trabajadores tengan acceso a los programas de ahorro individuales o basadas en el trabajo.

Incentivos: Una política inteligente amplía los incentivos para que los individuos ahorren para la jubilación con el fin de ayudar a reducir los problemas a largo plazo en la prestación de apoyo a los jubilados. Un tratamiento fiscal favorable para los ahorros de jubilación ayuda a los trabajadores para quienes ahorraron más dinero, por lo que es más probable que puede hacerse cargo de sus propias necesidades.

Compromiso: La inscripción automática en los planes de jubilación del lugar de trabajo es un paso en la dirección correcta. Una buena política también puede garantizar que los trabajadores tengan un equilibrio adecuado de las inversiones y la información suficiente para ayudar a maximizar los beneficios de la participación en el plan.

Economía: La seguridad de Retiro se extiende más allá de los propios vehículos de ahorro. Incluye la consideración del envejecimiento de la población que va a vivir con un ingreso fijo. Las políticas monetarias, fiscales y de la salud todos juegan un papel en asegurar que los jubilados son autosuficientes.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − 10 =