Mariano Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría, ¿cuántos días vais a mantener aislado el diputado electo de Esquerra Republicana de Catalunya, el señor Oriol Junqueras, por responder a las preguntas de RAC 1? ¿También vais a castigarlo por responder a las preguntas de María José Pintor, directora de un medio como Diario16 que es símbolo de la democracia y de la libertad?

El castigo que se le ha impuesto a Oriol Junqueras es más propio de una dictadura que de una democracia, sobre todo partiendo de la base de que está encarcelado preventivamente por unos presuntos delitos en los que no hay riesgo para nuestra democracia. Mientras a Junqueras, un hombre digno, limpio y limpio de corrupción, se le castiga por hacer uso de la libertad de expresión que le reconoce la Constitución que utilizáis día a día como arma de destrucción masiva de la propia democracia, en la calle tenemos a condenados por corrupción pero que están protegidos por el Estado, tal y como ocurre con el señor Urdangarín o con el señor Rodrigo Rato. El señor Junqueras está en la misma situación procesal que algunos «de los suyos». No ha sido condenado, ni siquiera juzgado, pero mientras Luis Bárcenas, Francisco Camps, los patriarcas del clan Pujol o Ignacio González, por citar algunos ejemplos, están en la calle, el señor Junqueras se encuentra encarcelado por ser fiel a sus ideas, por tener la ética y la decencia de no renunciar a nada de lo que cree y defiende. Estemos o no de acuerdo con esos pensamientos, no hace ningún favor a la democracia española mantener a un ser humano en prisión sin haber sido juzgado ni, por supuesto, por estar en la situación en que se encuentra conculcándole derechos reconocidos en la Constitución que ustedes están utilizando como arma de destrucción masiva olvidándose de los capítulos dedicados a los derechos reconocidos para todos los españoles, Oriol Junqueras incluido. Castigar a este señor por hacer uso de su libertad de expresión es lo más cercano a un comportamiento dictatorial que se ha visto en los últimos años. Estas cosas les ocurrían a los encarcelados por el Proceso 1.001 o a Santiago Carrillo. Ni siquiera a los presos de ETA se les trató así.

Volviendo a la entrevista realizada por María José Pintor para Diario16, les recordaré que a mí me costó mucho menos entrevistar a Arnaldo Otegui. Señor Rajoy, debería recordarlo, porque en aquel entonces usted era vicepresidente del Gobierno y unos meses antes ministro del Interior.

La ética, la dignidad y la transparencia del señor Junqueras es una lección a «sus verdugos». A pesar de ser un diputado elegido por el pueblo catalán, se le sigue manteniendo preso por defender sus ideas y se le castiga por ejercer su derecho constitucional a la libre expresión.

Señor Rajoy, señora Sáenz de Santamaría, señor Catalá, ustedes mantienen cautivos a millones de ciudadanos catalanes, no sólo a los Jordis o a Junqueras, todo ello ante la pasividad de todos los grupos políticos que representan al pueblo español en el Congreso de los Diputados. De Pedro no se puede esperar nada más que «siga negando hasta que el gallo cante tres veces» puesto que el PSOE, desde Felipe González, cada día que pasa se va acercando más a la ideología que representan Rajoy y Rivera, olvidándose de la O que dignifica a las siglas de millones de socialistas de verdad, de políticos, militantes y votantes que aún se sienten defensores de los principios que se encuentran en el Programa Máximo y a los que se renunció hace décadas en aras de la «razón de Estado». De Pablo sólo se puede esperar su inactividad, su pasividad y su dejar pasar el tiempo puesto que se ha dado cuenta de que sus propias incongruencias le afectan electoralmente. Del Jefe del Estado, qué decir de Felipe, sólo se puede esperar que siga montado en su caballo. Capítulo a parte hay que dejar para Albert, quien se está aprovechando del momento aplicando mensajes que calan en aquellos que lo quieren es sangre pero que cae en la contradicción de ser una persona que, por su exacerbada ambición, es muy fácil de ser atraído, a pesar de su brillantez, por el poder o por las redes de los corruptos venezolanos protegidos en España. Que siga enfundado en una máscara de falsa identidad.

Señor Rajoy, señora Sáenz de Santamaría, ustedes y quienes, directa o indirectamente, les están apoyando en estas actitudes que se asemejan más a las de una dictadura que a las de un sistema democrático, lo que están haciendo es que millones de españoles se sientan avergonzados, lo que no quiere decir que esa vergüenza sea consecuencia de aquiescencia con lo que defiende el señor Junqueras. Más bien es la deshonra que sienten quienes tienen la democracia en el corazón y en el alma. Ustedes no entienden que estar en contra de esta abominación no significa ser un defensor del indepentismo. Y no me hablen de «razón de Estado» porque por esta razón su partido, su Gobierno y el resto de partidos del arco parlamentario están dejando desamparados a muchos españoles, como lo que está ocurriendo con los 305.000 españoles arruinados para defender a una dictadura privada-financiera como la que representa en su valoración más maximalista el Banco de Santander o a sus accionistas norteamericanos, los bancos custodios y las grandes gestoras de cartera de Wall Street.

La situación que los poderes ejecutivo, legislativo, judicial e, incluso, mediático mantienen en este país es vergonzosa. No se puede mantener a una persona en la cárcel ni retirarle sus derechos ni, mucho menos, castigarle por expresarse con respeto, vergüenza y dignidad. Otra cosa es estar o no de acuerdo con lo que el señor Junqueras defiende. ¿O es que volvemos a llamar a los que no piensan como nosotros «misérrima oposición»? De usted, señor Rajoy, me da igual en número que ocupó en su promoción para ser registrador de la propiedad, pero es una desilusión que se mantenga más cerca de los dictadores privados, vengan del sector que vengan, vengan de las finanzas o de algunos medios de comunicación, que del pueblo español. ¿Hasta dónde queréis llevarnos en el odio al pueblo catalán? Yo, por mi parte, no voy a caer en vuestra menesterosa trampa.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. ¿Democracia española? JAJAJAJAJA. ¿Rajoy? Espécimen medieval. ¿Soraya de las SS? Ya está todo dicho. Y sigue, y sigue, y sigue.
    Un chiste, o no: “Voy a ir al médico a que me quite un tornillo. No quiero ser tan inteligente. Quiero estar acorde con la media nacional.

  2. Realmente se nota de que pie cojea el politólogo de marras que escribe este artículo. El diablo Rajoy y el santo Junqueras. Simplista. Por una parte se olvida que los poderes separados del estado en una democracia, y España que yo sepa, lo es por mucho que le pese al articulista y no quiera que gobierne el partido electo en unas elecciones. Por cierto, tampoco soy amigo del PP pero así lo quisieron mis conciudadanos. Hay que empezar a ejercer de demócratas y no solo decirlo. Tampoco cuenta que la secesión no está permitida en ningún estado del mundo, ya sea democrático, autoritario o dictatorial. Es más en alguno de estos, el Sr. Junqueras estaría ya fusilado por secesionista, menos mal que no estamos en ese escenario. Lo raro es que además de bancos y Wall Street, no haya metido a Trumb y a Merkel, que eso vende bien ymientras tengas enchufes en medios de comunicación que te pongan en nómina, en este país sabemos todo de todo y cualquiera puede ser escritor y politólogo. Eso si, de salón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − nueve =