De la educación parte todo y dependiendo de su calidad, se configura, organiza y desarrolla la Sociedad y la española tiene muchas reminiscencias del franquismo, como es la enseñanza privada y concertada en gran medida en manos de la retrograda Iglesia, que impone en éstas su ideario y más sutilmente en la pública.

No se puede estar en contra de la enseñanza exclusivamente privada, pues es pagada por quienes la desean. Pero es inadmisible e intolerable la enseñanza privada-concertada que pagamos todos con nuestros impuestos, ya que es injusta y arbitraria utilizando filtros para que a la misma no puedan acceder, niños de familias humildes, inmigrantes o discapacitados. Aparte de que los profesores de religión (como acto de fe, se debería exclusivamente profesar en el seno familiar y en los respectivos templos y no en lugares públicos), son elegidos a través de los obispos, aunque por tener las competencias en la materia, cobran sus honorarios de las administraciones autonómícas, que se ven impotentes, cuando el obispado desde su conservadurismo adopta medidas represoras (incluyendo el despido) en contra de profesores, que han manifestado o defendido sus derechos y libertades.

A favor de la enseñanza privada-concertada están los dirigentes de la derecha conservadora y gran parte de los “socialistas”, que han elegido ésta discriminatoria modalidad educativa para sus hijos. Anteriormente muchos de ellos (conservadores y “socialistas”), bastantes durante el régimen anterior, coincidieron en colegios privados algunos incluso de corte elitista. Desde la incoherencia, también es hipócritamente utilizada la enseñanza privada-concertada por determinados inspectores y profesores de la pública.

A Felipe González cuando más se le aplaudió en el mitin principal de la campaña electoral de las elecciones constituyentes de 1977, fue cuando dijo: ”y quien quiera enseñanza privada, ¡que la pague!”. Sin embargo cuando llegó a la Moncloa tras las elecciones de octubre de 1982, de lo primero que hizo, fue negociar y acordar con la Conferencia Episcopal Española, la implantación de la enseñanza privada-concertada, por mediación de la LODE (Ley Orgánica de Derecho a la Educación).

Tenemos una educación muy injusta, con un alto índice de abandono y fracaso escolar en la pública, de alumnos de familias y barrios humildes, a quienes no se les están dando igualdad de oportunidades. Todo lo contrario, después del fracaso escolar, se produce la marginación y en muchos casos caen en el mundo de la drogadicción (enfermedad que debe ser tratada como tal), que les lleva lamentablemente en bastantes ocasiones a la delincuencia.

¿Se quiere de verdad combatir y erradicar éste gravísimo problema?. Si existe un sistema educativo como el finlandés que funciona muy bien y está dando magníficos resultados, ¿por qué no lo copiamos y adaptamos?, empezando por la inversión que mientras en Finlandia es el 7,17 del PIB (Producto Interior Bruto) permitiéndole la inexistencia de fracaso y gracias a ello prácticamente el pleno empleo.  En España la inversión en educación es de tan sólo el 4,1 del PIB, con los resultados tan elevados de absentismo y fracaso escolar, el 20% reflejándose en un nivel muy elevado de desempleo, concretamente el 17,1%, duplicando la media de la Zona Euro que es del 8,7% y solo superado por Grecia con el 20%. Si nos atenemos a que todo se mueve por intereses personales y en clave política por réditos electorales, no cabe la menor duda que los dirigentes conservadores y “socialistas” no tienen éste problema y por lo tanto no les afecta, y si les preocupa, es cuando se encuentra muy avanzado y por culpa de la delincuencia que se incurre por la drogadicción, se aborda más bien en términos electorales apostando y defendiendo mediante medidas represivas casi exclusivamente la seguridad. Habría que tomar como referencia y aplicar formulas progresistas de otros países europeos, más eficaces y satisfactorias para hacerle frente a la grave situación generada.

Aparte del coste social originado a los drogodependientes y sus familias que no tiene precio, para combatir éste dramático problema, el Estado tiene que invertir grandes presupuestos en prisiones, funcionarios, policías, jueces, fiscales, médicos, asistentes sociales, etc. Seguro que todas esas inversiones o probablemente menos, destinadas en la raíz del problema, o sea, el fracaso escolar, mediante un mejor sistema educativo lo erradicaría o se podría en gran medida disminuir. Esto sería posible, siempre que se imparta y reciba una buena educación y se complemente con la creación y acceso a puestos de trabajos, dignos y estables.

Comprendo pero claro está, no comparto las posiciones egoístas e insolidarias de la derecha conservadora (PP, Cs y otros partidos políticos afines), que están a favor y se aprovechan de la enseñanza privada-concertada, pero no así, y rechazo, a quienes se hacen llamar “socialistas” y no dando ejemplos, igualmente la utilizan.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorUn día de huelga feminista en la vida de Manuel
Artículo siguienteA la mujer de todos los días
Militante de los sindicatos ingleses (Trade Unions) desde 1971 y hasta mi regreso de Londres en 1976. Afiliado a la UGT y al PSOE en Londres desde junio de 1972. Cofundador y coordinador sindical de la F.A.E.E.R.U. (Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles en el Reino Unido). Fundador de la cooperativa de servicios PAILARCA (Pablo Iglesias-Largo Caballero). Miembro de los dos primeros comités regionales del Partido Socialista Canario -PSOE- 1977-1985 y por esas mismas fechas, miembro de las primeras ejecutivas insulares de Gran Canaria del PSOE y de la UGT. Cofundador en 1980 de Izquierda Socialista y su coordinador en Gran Canaria hasta 1989. Miembro del primer Consejo Federal de la Emigración del PSOE. Presidente del 1er. Comité de Empresa por la UGT del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria. Concejal de deporte y de los distritos: Isleta, Santa Catalina y Guanarteme del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, legislatura 1983.1987. Miembro de la Comisión Permanente de Deporte de la FEMP (Federación Española de Municipios y provincias) y del pleno del CSD (Consejo Superior de Deporte). Cofundador en 1991 de la Fundación Juan Negrín y su secretario durante 23 años (hasta 2014).

3 Comentarios

  1. Dale con la escuela concertada! Considerando que los padres tienen derecho a la educación gratuita y a escoger el tipo de la misma para sus hijos, por qué no se
    considera el concierto como cheque escolar? Lo que pasa es que el derecho que se quiere quitar a los padres lo pretende todo gobierno para tener un pueblo bien doblegado, uniformado con un pensamiento único (= aborregado).

  2. Los padres que llevan a sus hijos a escuelas concertadas también pagan impuestos y por tanto tienen derecho a la educación gratuita=conciertos, y como cada cual gasta su dinero según sus gustos, hay quien paga con gusto la diferencia que pueda suponerle escoger escuela concertada. Por algo será, dejando claro que creo que hay buenas escuelas públicas. Y no hable de adoctrinamiento, al menos en la concertada puedes escoger ideario. Hay mucha ignorancia sobre lo que ha supuesto el cristianismo para Europa y el mundo, sabiendo también que una cosa es ser bautizado y otra seguidor del cristianismo. Lea lo que dice Jesús y lo verá! Empezando por el mandamiento de “amar al prójimo como a ti mismo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 + 4 =