Perros

Érase una vez en una granja, muy, muy lejana, en la que vivían animales que podían pensar. Ocurrió que, en la tenada, convivían tres ocas, seis patos, diez gallinas, un gallo, tres cabras, dos vacas, una burra, un caballo y una docena de ovejas. Todos los animales se comunicaban entre ellos. Las ovejas y las cabras salían a pastar al campo y tres perros cuidaban de que ninguna abandonara el redil y que pudiera perderse y ser devorada por otros animales más salvajes.

La convivencia transcurría con normalidad y todos los animales fueron felices durante muchos años. Pero la costumbre hizo que se perdieran objetivos y se abandonasen modales. Además, el olvido del desconocimiento del porqué del papel de cada individuo, hizo que los perros creyeran que su función dentro del corral no era la de salvaguarda de la integridad de los otros compañeros, sino que las ovejas y las cabras acabasen sucumbiendo a los deseos de los cánidos. Y así, llegó el día en el que los perros ya no cuidaban de que los que pastaban en el prado no se salieran del redil por precaución, sino que se dedicaban a morder a las ovejas en las patas cuando consideraban que no estaban pastando dónde los perros decían o porque no se juntaban en la forma en la que los cánidos indicaban, o incluso que, en la vuelta al corral, no siguieran las directrices que éstos ordenaban.

Y así, día tras día, la convivencia se fue deteriorando, el entendimiento pasó a ser, primero algo del pasado, luego un recuerdo, para acabar siendo una leyenda que contaban los más viejos del corral.

El miedo de las ovejas a los perros era tan atroz, que tenían pavor incluso de salir de la majada. El comportamiento de los perros era tan soberbio, que incluso mordían las patas de los borregos por el placer de que estos acabasen balando de dolor y acurrucándose junto a sus madres.

Así, llegó el día en el que una borrega más atrevida que las demás, tras observar que las ocas picoteaban a los humanos extraños que accedían al recinto, igual que lo hacían los perros cuando estaban en la granja, se decidió a contarles a las demás compañeras las pesquisas y un plan para que todo volviera a ser como decía la leyenda que contaban los abuelos del corral.

Hablaron con las ocas y les convencieron para que las acompañaran todos los días al campo dónde pastaban. El plan era que las ocas intercedieran por las ovejas cuando los perros se pasaban y éstas les picoteasen la cabeza afeándoles el mal trato hacia los ovinos. Al principio, dio resultado. Los perros, acostumbrados a ser los amos y señores del comportamiento de las ovejas, cuando empezaron a ser atacados por las ocas, retrocedieron y empezaron a tener miedo. Entonces volvieron a tener respeto hacia ellas. Pero siempre hay alguien al que no le gusta que le digan que su comportamiento deja mucho que desear. Así sucedió que uno de los perros se volvió pronto contra las ocas. Y éstas, empezaron a preguntarse si para no librar una cruenta batalla con los perros no era mejor integrarse en la jauría y actuar como un perro más. Desde dentro, podrían controlar a los perros y a su vez salvaguardar su integridad.

Y ocurrió, que, cuando las ocas empezaron a picotear las patas de las ovejas para que no salieran del redil, éstas dejaron de creer en que las ocas eran ocas y empezaron a sentir que ahora, en lugar de tres perros había seis.

 


 

Decepciones

Lo bueno que tiene ser parte de la gente corriente es que no pierdes contacto con ella y no te acabas creyendo que el mundo que te cuentan los aduladores, correveidiles, trepas y demás fauna que pulula alrededor tuyo, es el real.

Soy consciente de que sin Manuela Carmena, Ahora Madrid jamás habría conseguido concejales suficientes para llegar a gobernar en el Ayuntamiento de la capital. Lo mismo que soy consciente de que sin Gabilondo como cabecera de lista por Madrid, es muy posible que Cifuentes no fuera la presidenta, porque el PSOE se habría hundido como se hundió en el Ayuntamiento.

Sin embargo, el ofrecimiento de la cabecera de lista a Manuela Carmena por parte de PODEMOS fue el principio de una serie de contrariedades y saltos de principios éticos que nos ha llevado a la situación actual en la que, por ejemplo, la dirección de la organización impone un candidato a la secretaría general de Madrid, que no está relacionado con los círculos de la demarcación y en la que se “olvida” publicitar la elección para que la candidata no oficialista no pueda imponerse y que además niega la presentación como candidato a uno de los representantes del círculo más poderoso de toda la ciudad de Madrid, el de San Blas.

La destitución de Sánchez Mato como concejal de Hacienda, el artífice del milagro de la reducción en más de dos mil millones de la deuda de la capital, no sólo no reduciendo el gasto social sino cuadriplicándolo, bajando los impuestos al 80% de la población y subiéndoselos un nimio porcentaje a los que más tienen, sólo es una más de las meteduras de pata de una formación que nación con el ánimo de asaltar el cielo por la fuerza de la razón y la justicia social y hemos acabando suministrando el carbón de las calderas de Pedro Botero. Sobre esto no voy a explayarme más porque Eduardo Garzón lo explica aquí maravillosamente bien.

Carmena en el perfecto ejemplo de lo que no debe ser PODEMOS. Ella se ha cuidado mucho de dejar clarito que ella no pertenece a la formación y que, además, no está dispuesta a seguir sus políticas. Perfecto ejemplo de querer quedar bien con la derecha, fue capaz de denunciar ante el juzgado a unos titiriteros por lo que decía la prensa concertada de la obra que representaban sin siquiera haber visto la función. Igualmente, con el fin de congraciarse con lo más casposo y asqueroso del régimen fascista del 78, defenestró al Concejal Zapata por unos tuits, en los que las ofensas sólo las vieron aquellos que tienen la mente podrida y que se creen con capacidad de establecer lo que es moralmente aceptable. Y al final lo que ha conseguido es que sus enemigos sigan diciendo barbaridades sobre ella (como los del chat de la policía municipal en el que deseaban su muerte), que quienes somos sus votantes y, por tanto, los únicos con capacidad moral para expresar nuestro rechazo o aprobación a sus decisiones, porque sabemos para qué la votamos, tengamos una sensación de que no es lo que queríamos, y que la derecha tramposa, la que siempre está por encima del bien y del mal porque siempre hace lo que le viene en gana, le haya cogido la medida y sepa cómo fagocitar cada logro de Ahora Madrid y defecarlo como un problema para los madrileños.

Pero como decía, no sólo es un problema de Madrid y de Manuela Carmena que no es de PODEMOS. Los dirigentes de PODEMOS han cambiado el discurso, se han vuelto mansos, intentan integrarse en un sistema que esta endémicamente podrido, intentan congraciarse con quiénes jamás nos van a ver como solución porque aquellos que no son capaces de ver en qué sistema de podredumbre, ignominia, corrupción y falta de escrúpulos vivimos, jamás nos van a votar. Además, este intento de integrarse en el sistema para ser más amable, como digo no solo no atrae al votante que jamás depositará nuestro voto, sino que produce rechazo, cabreo y desafección en aquellos que nos votaron justamente para cambiar el sistema y no para integrarse en él. Si a eso le añadimos la purga de los críticos que no entendemos lo sucedido en el Ayuntamiento de Madrid (como en las mejores familias del PPSOEC’S), el barro ya no solo nos cubre las suelas sino que nos llega hasta la tonsura.

¿Dónde quedó la necesidad de cambiar la ley electoral? ¿Dónde quedó la necesidad de que no haya desahucios? ¿Dónde quedó aquello de pan para todos y trabajo digno? ¿Y el proceso constituyente? ¿Y la necesidad de establecer una circunscripción electoral justa? ¿Dónde están las propuestas educativas que acaben con los conciertos? ¿Y las de defenestración del concordato? El pueblo necesita que se lo recuerden todos los días porque nadie se lee los programas electorales.

Estamos de acuerdo que hay que buscar la justicia social, la igualdad, la tolerancia, recuperar derechos y libertades, servicios públicos, independizar la judicatura para que España tenga una separación de poderes efectiva y volver (si alguna vez la tuvimos que lo dudo) a un sistema fiscal progresivo. También estamos de acuerdo en que estas prioridades no motivan a la gente porque España es un pueblo empesebrado y desconfiado que se mueve más por sentimientos que por la razón. Pero si seguimos optando, como en Catalunya, por el nacionalismo español (porque no vale eso de ni DUI ni 155) que durante años ha estado creando sentimiento de odio contra todo aquello que huela a catalán (recordemos que lo de las campañas anti consumo de productos catalanes no es de ahora), si seguimos ignorando que lo de Catalunya tiene mucho más que ver con el hartazgo con un régimen de caspa y fuerza que con la independencia en sí, si seguimos actuando al son que nos toca la derecha rancia, estamos volviendo a querer agradar a quiénes jamás confiarán en nosotros y perdiendo a los que nos han apoyado hasta ahora.

Uno no puede jugar a ser perro siendo oca. Porque si lo haces, los perros te seguirán viendo como ocas y los que te veían como aliados, acabarán viéndote como un perro más.

Salud, república, identidad y más escuelas públicas y laicas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLibertad provisional para 3 marroquís juzgados por yihadistas
Artículo siguienteSánchez, Iglesias: por mirar se paga
Pasé tarde por la universidad. De niño, soñaba con ser escritor o periodista. Ahora, tal y como está la profesión periodística prefiero ser un cuentista y un alma libre. En mi juventud jugué a ser comunista en un partido encorsetado que me hizo huir demasiado pronto. Militante comprometido durante veinticinco años en CC.OO, acabé aborreciendo el servilismo, la incoherencia y los caprichos de los fondos de formación. Siempre he sido un militante de lo social, sin formación. Tengo el defecto de no casarme con nadie y de decir las cosas tal y como las siento. Y como nunca he tenido la tentación de creerme infalible, nunca doy información. Sólo opinión. Si me equivoco rectifico. Soy un autodidacta de la vida y un eterno aprendiz de casi todo.

2 Comentarios

  1. Espero que sirva como crítica positiva. España necesita ese cambio. Necesita que sus actuales gobernantes sean juzgados justamente por tribunales imparciales. Si Podemos no es capaz de volver al discurso inicial, otros les sustituirán.
    Gracias amigo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve − 8 =