La ministra de Sanidad (izquierda), en un acto de partido en las pasadas elecciones catalanas.

Apenas unas horas después de que la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, haya dado finalmente por culminado el Pacto de Estado contra la violencia de género, después de haber estado volcada personalmente en las elecciones autonómicas de Cataluña, un nuevo crimen machista en Azuqueca de Henares (Guadalajara) se suma a las escalofriantes estadísticas que ya Sanidad había cerrado con datos provisionales pensando que el goteo de crímenes machistas no se alteraría en apenas unos días que quedan para terminar 2017. No ha sido desgraciadamente así.

La víctima oficial número 48 de 2017 deja tres hijos mejores

Una mujer ha sido asesinada a cuchilladas por su pareja en esta localidad guadalajareña, según confirman fuentes del servicio de emergencias 112 de Castilla-La Mancha. Poco después, el presunto asesino se ha intentado quitar la vida sin éxito. El aviso fue recibido minutos antes de las ocho de la mañana de este jueves.

Un equipo de la Cruz Roja especializado en atención de menores se ha desplazado hasta el domicilio de la familia para asistir a los tres hijos menores de la pareja. También la hasta ahora última víctima mortal de 2017, la mujer de 30 años asesinada por su marido en la localidad barcelonesa de Sant Adrià de Besós, tenía un hijo menor de edad, según confirma el propio Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Agentes de la Policía Local, un equipo móvil de UVI, de la Guardia Civil y profesionales en atención a la mujer se han desplazado hasta el lugar del crimen, que eleva la cifra de terrorismo machista a 48 mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas.

Esta nueva oleada de crímenes machistas se produce precisamente cuando la titular de Sanidad se vanagloriaba este miércoles de haber al fin dado por culminado el pacto de Estado contra la violencia de género tras firmar el acuerdo con las comunidades autónomas y pese a mantener en un limbo burocrático la aplicación del mismo desde su aprobación a finales de septiembre pasado, con un presupuesto estimado de 200 millones de euros, de los que no se han ejecutado ni un solo céntimo.

Esta parálisis del Pacto de Estado ha coincidido con la repleta agenda política que la ministra ha tenido con su partido, el Partido Popular, en su tierra, Cataluña, durante las pasadas elecciones autonómicas. Precisamente, su nombre suena con insistencia para sustituir al líder del partido en esta comunidad, Xavier García Albiol, después de los nefastos resultados electorales obtenidos por su formación, con sólo cuatro escaños conseguidos de los 11 que tenía tras los comicios de 2015.

El Pacto se rubrica por las administraciones tres meses después de aprobado por el Congreso de los Diputados

Poco antes de la reunión de la conferencia sectorial del miércoles, que reunió a los responsables de las comunidades autónomas, ayuntamientos y del Ministerio de la Presidencia y para las Administraciones Públicas, la ministra de Sanidad se dirigió especialmente a Podemos, deseando que este pacto llegue a ser “la suma de todos”, en clara alusión a la abstención de la formación morada al acuerdo rubricado por la mayoría parlamentaria el pasado 28 de septiembre.

“El 28 de septiembre se aprobó la ponencia y nos mandataron a, en dos meses, poner a disposición y acordar con las comunidades autónomas, FEMP, Tercer Sector y Poder Judicial ese pacto y hoy terminamos ese trabajo de dos meses y culminamos el pacto con la firma y la aprobación de la conferencia territorial al informe del Congreso de los Diputados”, explicó la ministra, que obvió su amplia participación en las elecciones catalanas durante más de dos semanas, hecho que ha retrasado notablemente la puesta en marcha del pacto, que diferentes sectores feministas han criticado por llegar “tarde y mal”.

Monstserrat incidía en su mensaje: “Confío, espero y deseo que Podemos lo apoye porque es un mensaje muy potente, ver cómo todas las fuerzas políticas, las comunidades autónomas, ayuntamientos, sindicatos, Poder Judicial, todos estamos juntos en la lucha contra la violencia de género y en el mensaje de esperanza de que hay salida”.

La propia ministra apunta que “las ejecuciones de algunas medidas son inmediatas, otras a corto y medio y otras legislativas” y, por lo tanto, su aplicación llevará un tiempo indeterminado tras el trámite parlamentario. Pese a ello, Montserrat insistió en que la puesta en marcha del pacto “es inmediata desde la firma del pacto”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × cinco =