El otro día un café con una amiga terminó con un debate sobre las diferencias entre utopía, distopía y ucronía. Ayer una fiesta de cumpleaños dio para hablar del matriarcado de las hienas, el Gran Hermano VIP Inglés, las apps para ligar o la prohibición de fumar en las calles de Tokio. Una de las cosas que más me gusta de los rodajes son esas conversaciones con los compañeros mientras se termina de iluminar o en el corte de bocadillo. Creo que ya ha quedado claro que me gusta mucho conversar. Me gusta conversar en todas sus formas: hablar de trivialidades con desconocidos, debatir acaloradamente con amigos o tener conversaciones que no se olvidan en la intimidad de un dormitorio. Hay conversaciones que te hacen reír, algunas que te hacen llorar, otras te enseñan cosas y a veces hay conversaciones que pueden ser la mejor ayuda en un determinado momento.

Yo me considero un cinéfago al que le encanta hablar de cine durante horas. Una de las mejores cosas de ir al cine es comentar la película después y escuchar las opiniones y puntos de vista de cada uno.  En 1962 François Truffaut y Alfred Hitchcock conversaron sobre cine una semana entera. Fruto de esas conversaciones nació un libro escrito por Truffaut llamado “El cine según Hitchcock”. Un libro que se ha convertido en un manual imprescindible sobre el arte de dirigir películas para cualquier estudiante de cine .

En 1962 François Truffaut y Alfred Hitchcock conversaron sobre cine una semana entera

Ahora en nuestra cartelera se puede ver el documental Hitchcock/Truffaut dirigido por Kent Jones. Se puede decir que este documental es una versión 2.0 del libro de Truffaut. El film utiliza las grabaciones originales del encuentro entre los dos cineastas y lo complementa con el testimonio de varios de los mejores directores del panorama actual: David Fincher, Martin Scorsese, Richard Linklater o Wes Anderson. La película de Jones nos acerca al mundo del director de Psicosis, nos habla de sus obsesiones y muestra la entrañable relación que se estableció entre el maestro y el alumno. Hitchcock/Truffaut es un película que se convierte en una lección de cine que ningún amante del séptimo arte puede perderse. El único “pero” que se le puede poner al documental es un ajustado metraje que no profundiza en algunos temas y nos deja con ganas de más. Lo bueno es que siempre podemos volver a leer el libro de Truffaut para completar la experiencia.

El cine sirve para contraer el tiempo o extenderlo

Si pudiese utilizar el Delorean me gustaría viajar a 1962 para estar presente en esa conversación entre los dos grandes cineastas. Truffaut ha dirigido películas que para mí son imborrables como Jules y Jim, Fahrenheit 451 o La Noche Americana. Y tengo que reconocer que tengo debilidad por Hitchcock, mi padre era un fanático del inglés y desde muy niño me introdujo en su filmografía. Crimen Perfecto y Vértigo son dos de mis películas de cabecera. En un momento del documental el maestro Hitchcock dice que “el cine sirve para contraer el tiempo o extenderlo”. Ojalá en la vida pudiésemos hacer lo mismo, extender los momentos de felicidad y contraer las malas experiencias. Algo que sí podemos hacer en la vida real es hablar y conversar unos con otros, y eso ya es algo que hace que todo sea mucho más llevadero y divertido.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorFiebre cervantina
Artículo siguienteApostando por Fernando Alonso como campeón del mundo en 2016
Licenciado en Comunicación Audiovisual, ha trabajado cómo analista de guiones y desde hace años trabaja en el departamento de dirección en cine, televisión y publicidad. Juan ha cosechado varios premios y un centenar de selecciones en festivales nacionales e internacionales con sus cortometrajes como director y guionista. Juan ahora trabaja cómo realizador de publicidad, en breve estrenará su primera obra de teatro titulada “El día que decidí olvidarte” y sigue esperando poder dar el salto al largometraje con un proyecto en el que lleva años trabajando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × tres =