El conflicto de los trabajadores de seguridad de la empresa Eulen está en un punto muerto. Los trabajadores decidieron continuar con las movilizaciones en una asamblea. Por su parte el ministro de Fomento está dispuesto a usar a guardias civiles para sustituir a los trabajadores de Eulen  en el aeropuerto de El Prat

La plantilla ha podido votar entre cuatro posibilidades: primera opción, de la Generalitat. Su propuesta económica preveía un complemento de hasta 200 euros por 12 mensualidades. Solo obtuvo dos votos en la asamblea. Segunda opción, reivindicación inicial. Los trabajadores pidieron desde el inicio un bonus de hasta 350 euros por 15 pagas. Esta opción obtuvo tres votos. Opciones intermedias. Tercera opción, la preferida por el comité, que obtuvo 82 votos, consistía en un plus de 200 euros por 15 pagas. Y la cuarta opción, y la ganadora, con 89 votos, piden un complemento de 250 euros por 15 mensualidades.

La asamblea se alargó desde las once de la mañana hasta las siete de la tarde para garantizar que todos los empleados, incluidos los que trabajaban hoy, pudiesen votar. Se ha celebrado en el centro de Promoción Económica de El Prat de Llobregat.

Están previstos paros de cuatro horas mañana y el domingo, y de 24 horas y de forma indefinida a partir del lunes.

El conflicto de los trabajadores y trabajadoras de los filtros de seguridad en los aeropuertos españoles, no solo es el aeropuerto de El Prat. Son trabajadores en precario, ahora y antes de la crisis.  Con jornadas laborales rotatorias, en algunos casos con dificultades para saber los horarios mensualmente, con un uniforme y dos camisas o blusas y un par de zapatos, muchas veces hay que lavarlas todos los días. La posición del trabajo es siempre de pie y con pocos minutos para ir al servicio, si se concede.

Cuando accedemos a los filtros de seguridad, para entrar en la zona de  pasajeros, donde se encuentran las puertas de embarque y las tiendas libres de impuestos “duty free”, nos encontramos con trabajadores en precario, con escasos medios, que deben cargar cientos de bandejas de plástico con los bordes afilados que cortan los dedos de las manos, todos los días. Los auxiliares de seguridad no usan ningun tipo de guantes .

Antes de entrar y salir del puesto de trabajo deben sufrir controles de seguridad. Deberían saber inglés, y algunos trabajadores lo hablan, pero en algunas empresas no hay complemento salarial por idiomas. En algunos aeropuertos grandes, como el de Barcelona o el de Madrid, el turno de trabajo puede ser arbitrario y una semana en una puerta y otra semana en otra.

Y no hablemos cuando de tratar con miles de pasajeros a diario se trata. Con sus desahogos y sus quejas, y en varios idiomas. Un trabajo difícil, no reconocido y que pueden sufrir  subrogación de trabajadores entre empresas a voluntad de AENA. Con bajos salarios y peores convenios. Y si no eres subrogado cuando cambia la empresa que presta el servicio te despiden

. Y recordemos, los trabajadores de los controles de seguridad no tienen la categoría de guardias de seguridad. Son auxiliarles y por lo tanto con peores condiciones laborales. Los que se encargan de cachear (un hombre y una mujer) y el encargado del ordenador si son guardias de seguridad

¿Por qué está encallado el conflicto en el Aeropuerto de El Prat, en Barcelona?

Los representantes de los trabajadores denuncian que hace un año Aena licitó “a la baja” el servicio y que, con el cambio de concesión y el paso de Prosegur a Eulen, los empleados que entran nuevos perciben un salario de 800 euros, mientras que los de más antigüedad tienen un sueldo de 1.100 euros.

La propuesta de la Generalitat preveía la incorporación de un quinto vigilante en cada uno de los 17 filtros que hay operativos y para cada uno de los tres turnos de trabajo en los que se divide la jornada. Además, la oferta incluía la creación de una bolsa de 25 trabajadores de relevo para cubrir las ausencias. Los trabajadores reclaman ampliar la plantilla en 50 trabajadores, para ofrecer un servicio de calidad y para poder cubrir las bajas, los descansos y las vacaciones

El comité de huelga exige un complemento de hasta 350 euros por 15 pagas para equiparar las retribuciones, mientras que la empresa no había ofrecido más que 150 euros. En la propuesta de la Generalitat, aceptada por la empresa, se recogía un complemento de hasta 200 euros por 12 pagas.

La diferencia que separa a los representantes de los trabajadores y a la empresa es de 600 euros anuales. Desde del comité de huelga reconocen que el escenario se ha complicado: “Era más fácil negociar con la propuesta de 200 euros y 15 pagas, pero tenemos que defender lo que han votado los trabajadores”, asegura JuanCarlos Giménez.

En declaraciones a la prensa la consellera de Treball, Dolors Bassa, se ha mostrado “decepcionada y sorprendida” por los cambios en las propuestas que ha presentado el comité de huelga y que según ella han generado “incertidumbre”. “Es un escenario nunca visto“Nuestra propuesta tenía nueve puntos con cambios importantes y solo han votado una de las partes. Los resultados de las votaciones son solo económicos”.

Para la consellera de Treball, el problema de los trabajadores de El Prat “no es puntual, es endémico”.

El ministerio de Fomento ha convocado para este viernes un comité de crisis para abordar el conflicto de los trabajadores de los filtros de seguridad de la empresa subcontratada Eulen en el aeropuerto de El Prat.

Ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, foto Agustín Millán

El comité de crisis anunciado por el ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, lo  forman, representantes del ministerio del Interior, de Aena, de la Guardia Civil y de la Abogacía del Estado, entre otros. Para el ministro “es complicado conocer hasta dónde van a llegar las consecuencias de los paros“, y lamentó que “el proceso de negociación haya fracasado“.

Para el ministro de Fomento  la postura adoptada por el comité de huelga, “es inexplicable que se incite a que se aumenten los tiempos de espera, como también lo es que durante las horas en las que no hay paros se formen colas durante horas

El Gobierno tomará todas las medidas necesarias para “garantizar la seguridad y el orden público en el aeropuerto de El Prat y para minimizar los efectos negativos de los paros. Esto genera un escenario diferente. Supone un salto cualitativo y cuantitativo enorme”. Según Iñigo de la Serna, el Comité de Crisis estudiará “todas las alternativas para garantizar la seguridad, el orden público y la mínima afección” a los españoles y a los turistas que visitan España.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × tres =