La Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Galicia condena al Servicio Publico de Sanidad gallego (Sergas) a indemnizar a la familia de una paciente que falleció tras una intervención en el hospital Arquitecto Marcide de Ferrol al considerar que el impreso del consentimiento informado no se cumplimentó de manera correcta.

La Sección Primera “no aprecia mala praxis asistencial por parte de los servicios públicos sanitarios, pero sí observa, en cambio, deficiencias en la información suministrada a la paciente tendente a obtener su consentimiento para las diferentes prácticas médicas” a las que se le sometió.

El tribunal eleva la indemnización que había sido fijada por el juzgado de Ferrol que vio el caso en primera instancia y acuerda que el marido de la fallecida reciba 25.000 euros y el hijo, un total de 5.000 euros.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × cinco =