A menudo, para explicar cómo es este pueblo, digo que el ejemplo gráfico son los Castellers: una base fuerte que cuando se une puede crear montañas y que nunca cede ni se abre porque sabe que sostiene todo el peso, así es este fantástico pueblo.

llegué aquí y me encontré todo lo contrario de lo que había oído durante años

Me crié escuchando burradas sobre Cataluña y los catalanes, tópicos que todos hemos oído y que quede claro que son igual de estúpidos que los que lanzan algunos exaltados del independentismo, que los hay. Pero llegué aquí y me encontré todo lo contrario de lo que había oído durante años. Me costó adaptarme por el cambio, como a todos, pero Barcelona me enganchó enseguida. Tolerancia, integración, mentalidad europea, cultura….

Yo no “me he vuelto independentista”: me han obligado. Las mentiras sobre el adoctrinamiento en las escuelas, que le pregunten a mi hijo, castellano parlante. Las mentiras que dicen que aquí se odia a España, cuando en realidad se lucha contra un gobierno mafioso, y sobre todo contra el fascismo y el odio recibido.

Mi integración fue fácil: leí y me informé, debatí y aprendí; nunca entenderé eso que dicen: “llevo aquí 40 años y no aprendo catalán por que no vale para nada”….para mí es cultura.

A los que piden que cumplamos la legalidad vigente les recuerdo que eso ya lo hemos hecho

 

A los que piden que cumplamos la legalidad vigente les recuerdo que eso ya lo hemos hecho, concretamente en 2006. Votamos un estatut, se votó en el Parlament y en el Parlamento español. Si eso no es cumplir la legalidad, ya me diréis.

Una presunta organización criminal (así lo señala un juez) decidió intentar ganar en Andalucía y de paso tapar su porquería atacando ese estatut. A falta de ETA buenas son tortas. Aún recuerdo a Arenas diciendo en un mitin que el dinero del estatut se lo iban a quitar a los niños andaluces, y eso sí es delito de odio, de los de cárcel.

Después de escupirnos en la cara, mientras nos lo quitaban todo, no vi ni una bandera. Ni en desahucios, ni en las mareas, tampoco vi manifestaciones contra aquello organizadas por patriotas.

Esto no va ni de independentismo ni de políticos

 

Después de años sintiendo pena por mi país, y tras mucho “no es no”, por fin un pueblo se rebela y dice “basta”. Esto no va ni de independentismo ni de políticos, yo solo hablo del pueblo, porque en ese movimiento social no todo es independentismo: hay mucha gente como yo, tan indignada y humillada viendo lo que está pasando, que se sienten orgullosas de tener más gente que esté dispuesta a cambiar las cosas.

Después vinieron los mensajes de odio, las porras, el 155, los desprecios, y uno que no es de aquí, avergonzado de los de allí, y teniendo cada vez más claro que esto tiene que cambiar, y los catalanes lo piensan así. Por eso me tienen ganado.

Muchos amigos y no amigos me preguntan cómo es posible que yo que soy español no me sienta como tal y sí me sienta catalán. Esta es mi respuesta:

“Habéis abandonado la lucha, os habéis rendido y apoyado a los corruptos odiando a un pueblo que solamente defiende lo que cree que es justo, y estoy con ellos porque sé que no se van a rendir, porque son como un Castellers.”

 

Jose Alberto Costas Figueroa

Nacido el 15 de Noviembre de 1975 en Madrid por accidente (según mi madre, “accidente” es hacer el viaje Murcia/Vigo de 8 meses y medio)

Infancia difícil y adolescencia rebelde, trabajé en Murcia de lo que pude, y luego “el sistema me engañó” y dejé la música por la construcción (“vaya hostia tengo”).

Resido en Barcelona desde el 2000 por un futuro mejor y por amor.

Actualmente soy productor de música electrónica y amo de casa a mucha honra.

Orgulloso de ser clase trabajadora.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres − uno =