Parece un símil de la novela de Suzanne Collins y, en realidad, lo es. Los juegos de la XXXI Olimpiada, también conocidos como Rio 2016 comienzan este viernes con un presidente de la República que asistirá a la ceremonia sin derecho a serlo, porque no ha sido elegido en las urnas. Con un Estado, el de Rio, la sede de la casi totalidad de los deportes, declarado “en calamidad pública” por no tener dinero para finalizar las obras, unas obras con un sobrecoste del 51%, muchas de ellas todavía sin acabar, con actividades acuáticas que se van a celebrar en aguas contaminadas e insalubres, y con una situación sanitaria en precario debido a la actividad del virus Zika. La situación es de tal magnitud que hay quien destaca que los propios miembros del COI, aunque salieron desmintiéndolo, se pusieron en contacto con las autoridades de Londres para preparar una sede alternativa en el caso de que en Rio no se hubiese llegado a tiempo.

Con todo ello, los juegos ya están aquí. La ceremonia tendrá lugar esta madrugada, hora española, en el mítico estadio de futbol de Maracaná. Será dirigida por los directores de cine brasileños Fernando Meirelles, Andrucha Waddington y Daniela Thomas. La coreógrafa Deborah Colker se ha encargado de preparar a los 6000 voluntarios que participarán en el espectáculo artístico. Los ensayos comenzaron a finales de mayo de 2016.

La ceremonia tendrá un costo diez veces menor que la de Londres debido a las restricciones presupuestarias En este sentido, Meirelles ha dicho que “sentiría vergüenza si gastásemos lo que gastó Londres en un país donde necesitamos sanidad. Estoy muy contento de no gastar el dinero como locos”. Debido al bajo presupuesto, no se podrán utilizar equipos de alta tecnología, como escenarios móviles o drones. Pero el director de las ceremonias, Leonardo Caetano, cree que estas carencias “se compensarán con creatividad, ritmo y emoción”. Caetano ha adelantado que el motivo central del espectáculo tiene mucho que ver con la cultura y tradición brasileña y que, por supuesto, “habrá un lugar importante para el carnaval”. Si es así está garantizada la aceptación del gran público.

Y, a partir de ahí, a competir hasta la ceremonia de clausura, el día 21. En estos juegos se espera la participación de 10.500 deportistas elegidos por los 206 comités olímpicos nacionales. Participarán en 306 eventos de 28 deportes incluyendo el golf y el rugby. Las competiciones se llevarán a cabo en 33 recintos deportivos de cuatro barrios de Rio de Janeiro, y en cinco estadios situados en Sao Paulo, Belo Horizonte, Salvador de Bahía, Brasilia y Manaos.

Y un dato que puede pasar por anecdótico pero que resulta interesante en la actual coyuntura política internacional. El COI ha decidido dejar participar a deportistas refugiados de países en crisis que participarán bajo la bandera olímpica. En Londres 2012 ya se planteó tal posibilidad pero el Comité Olímpico Internacional se negó a ello. El pasado 2 de marzo, de decidió crear un equipo olímpico de atletas refugiados compuesto por 10 deportistas elegidos de entre un total de 43 refugiados.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × cinco =