CLH S.A. es la empresa líder en transporte y almacenamiento de hidrocarburos, responsable de una red de oleoductos de más de 4.000 kilómetros y de 40 instalaciones de almacenamiento y distribución. Cuenta con una plantilla de 1.100 trabajadores a los que pretende dejar sin convenio a partir del 1 de enero de 2.017. A nivel internacional CLH está presente en Omán y en Reino Unido, país donde gestiona más de 2.000 kilómetros de oleoductos y 16 instalaciones de almacenamiento.

El pasado 23 de diciembre la Dirección de CLH S.A. comunicó a sus trabajadores que el convenio colectivo de la empresa perderá su vigencia a partir del día 1 de enero de 2017. Esto dejará a sus trabajadores sin ninguno de los derechos reconocidos en dicho convenio, derechos tanto laborales como salariales. Esto se ha hecho de manera unilateral, sin contar con los representantes de los trabajadores, mientras el convenio está en plena fase de negociación para su renovación, puesto que finalizó en diciembre de 2015.

Según datos de la propia empresa los beneficios netos en el primer trimestre de 2016 fueron de 40 millones de euros, además de que los ingresos por explotación se incrementaron respecto al 2015. A pesar de ello la dirección de CLH quiere aprovechar una de las cláusulas de la Reforma Laboral del Partido Popular para dejar de aplicar las condiciones establecidas en el Convenio Colectivo de la empresa: la ultraactividad de los convenios.

el Tribunal Supremo dictó una sentencia por la que la aplicación de esta cláusula de la Reforma Laboral va en contra de las condiciones firmadas por trabajador y empresa en el contrato de trabajo

La Ley 3/2012 modificó unilateralmente el artículo 86.3 del Estatuto de los Trabajadores por lo que al año de finalizado el convenio sin que patronal y representantes de los trabajadores hubieran llegado a un acuerdo para su renovación, se aplicaría el convenio colectivo de ámbito superior, si existiera, en lugar de prorrogarse el convenio finalizado tal y como ocurría antes de la Reforma Laboral del PP. Sin embargo, en enero de 2015 el Tribunal Supremo dictó una sentencia por la que la aplicación de esta cláusula de la Reforma Laboral va en contra de las condiciones firmadas por trabajador y empresa en el contrato de trabajo ya que dichas condiciones tienen naturaleza jurídica contractual y, por ello, son exigibles durante toda la duración de la relación laboral aunque haya expirado el convenio colectivo.

La intención del gobierno de Mariano Rajoy al modificar el artículo 86.3 del Estatuto de los Trabajadores era, según la propia Exposición de Motivos de la Ley 3/2012, fue «evitar una petrificación de las condiciones de trabajo pactadas por convenio». Es decir, lo que realmente quiso el gobierno fue que las empresas empeoraran las condiciones de los trabajadores para que las empresas pudieran mantener sus beneficios a costa de precarizar el empleo de sus empleados. La sentencia del Tribunal Supremo dejaba claro que eso no era posible y buscaba evitar las consecuencias negativas que implican para el trabajador unas peores condiciones laborales porque ello atenta contra la dignidad de las personas.

A pesar de la sentencia del Tribunal Supremo, CLH tiene la intención de dejar sin efecto el convenio colectivo a partir del 1 de enero de 2017. Con este acción unilateral lo que la dirección de la empresa pretende es, evidentemente, degradar las condiciones de la plantilla a pesar de los buenos resultados económicos obtenidos durante el presente año y durante el ejercicio de 2015 en que obtuvo un beneficio después de impuestos de más de 170 millones de euros y un incremento de un 13% en sus ingresos de explotación.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

12 Comentarios

  1. Se les irá la plantilla y en su lugar se llenará de panchitos y rumanos que acabarán arruinando la propia empresa.

  2. Que verguenza de direccion respaldada por el gobierno del PP tirar por tierra un convenio de empresa de mas de medio siglo de vigencia.

  3. Una vergüenza.

    Saber que una empresa privatizada y sin competencia en España se dedica a enriquecer a los fondos buitres que la compraron al estado perjudicando la seguridad de todos los españoles ¿ Cuando se produzca una contaminación de quién será la culpa?

  4. Son gentuza desde los tiempos de Franco; siempre ha sido una empresa antes estatal, CAMPSA, luego, como repartía beneficios, la privatizaron; está llena de gerifaltes procedentes del franquismo, y tratan a los trabajadores como a esclavos… Una vergüenza que no se debería de consentir.

  5. De ser una gran empresa, a ser una empresa pequeñisima, en el trato al trabajador, esto es lo que tenemos hoy en dia en españa, y lo que ha querido el gobierno, trabajos precarios.

  6. No tienen suficiente, con llevar 2 años sin querer negociar, ahora unilateralmente mandan el convenio a la mierda, no tienen bastante con mas de 100 millones, quieren mas a base de robar al trabajador, y este es
    el pais en el que vivimos, sigan votando lo mismo de siempre, y seguiremos metiendonos mas en la mierda,
    ellos cuando no tengan mas que chupar huiran con su dinero a otro lado, deseo que se produzcan grandes paros y buenas movilizaciones, que no salga un avion, que no se mueva un coche, hasta que se sienten a negociar con ganas de arreglar algo, atajo de sin vergüenzas…

  7. Al terminar 1981, yo era el Pte. del Comité Nacional de Empresa, dejé la actividad sindicial; la empresa tenía alrededor de 10.000 trabajadores y desde 1976 me tocó lidiar la reconversión de los Convenios del anterior Sindicato Único de Empresa, hacia el sindicalismo post-Franco, tal y como ustedes lo harán conocido durante muchos años; tuve compañeros admirables, fantásticos, en ocasiones casi héroes; ahora, cuando acabo de leer y enterarme, por tanto, de la medida que la CLH quiere aplicar – o habrá aplicado – he podido comprtender mejor hasta que punto y grado ha tenido y tiene efectividad y ocasión la reforma laboral de Rajoy; tanto de Campsa como de CLH nadie pudo decir nunca que no intentásemos en todo momento construir un entramado laboral justo dentro de la empresa y que la emprersa funcionase; nos sacrificábamos sindicalmente pero amábamos a un tiempo nuestra empresa; deseo a los compañeros trabajadores (estoy jubilado) desde este 2017 que traten de superar con ahínco solidario este momento difícil en una empresa – CLH – sin problemas económicos-financieros. Ánimo, amigos, es de justicia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Doce − siete =