El pacto por la transparencia y contra la corrupción institucional que llevó a Susana Díaz al poder en Andalucía el pasado año con el apoyo de Ciudadanos ha sido obviado por las dos formaciones contrayentes en el primer caso de altura que afecta al acuerdo de Gobierno de la comunidad andaluza. La denuncia de la Fiscalía Superior de Andalucía al consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, por los presuntos delitos de prevaricación y falsedad en documento público cometidos en su etapa como vicerrector de la Universidad de Sevilla no ha impedido que el partido de Albert Rivera se ampare en que “de momento, lo que hay es una denuncia” para no instar a la presidenta de la Junta a que destituya de su cargo al titular de Economía y Conocimiento.

Desde la formación naranja en Andalucía se tiene el convencimiento de que sus socios de gobierno cumplirán lo pactado en el pacto anticorrupción aunque de momento no han pedido ni tan siquiera explicaciones de esta supuesta implicación de Ramírez de Arellano en un presunto caso de prevaricación y falsedad en documento público.

Ciudadanos mantiene que Díaz destituirá a su consejero en el caso de que prospere la investigación en marcha por el alto tribunal andaluz. De nuevo se reabre con este caso el debate político sobre en qué momento debe pedirse responsabilidades políticas a los cargos investigados por la justicia. Y el de Ramírez de Arellano es un proceso judicial ya en marcha dada la decisión de la fiscalía del alto tribunal de denunciar su actuación al respecto.

Mucho menos condescendientes han sido las formaciones de la oposición parlamentaria andaluza. Desde el PP andaluz, su secretaria general, Dolores López, ha exigido a la presidenta andaluza que dé explicaciones “inmediatas y contundentes” sobre esta denuncia de la Fiscalía Superior de Justicia de Andalucía. “Díaz tiene que plantearse si Arellano debe seguir sentado en el Consejo de Gobierno”, afirmó la dirigente popular, quien recuerda que el “fichaje” del ex rector de la Universidad de Sevilla por parte de Díaz “se hizo sabiendo lo que había”.

Cuando fue designado consejero ya existían denuncias previas contra Ramírez de Arellano “por conceder a dedo”, según la dirigente popular, la redacción del proyecto del edificio Centrius de la Universidad y montar los expedientes a posteriori. “Queda claro que el Gobierno de Díaz no ha logrado despegarse de la sombra oscura que acompañó a sus padrinos Chaves y Griñán”, añade López.

“El nombramiento de Arellano chirrió a muchos andaluces que conocían no sólo la denuncia por la chapuza del edificio Centrius, sino también la de la famosa subvención para una biblioteca de la Universidad que no se hizo y cuya partida Arellano se negó a devolver cuando era rector, pero que ahora reclama como consejero a la Universidad”, explicó la secretaria general del PP andaluz.

Desde Podemos Andalucía, por su parte, se exige al todavía consejero que aclare de manera inmediata en el Parlamento los motivos de la denuncia. El diputado Juan Moreno Yagüe apunta que “día tras día” surgen nuevos casos judiciales y denuncia que actualmente en Andalucía la mitad de la política esta en el Parlamento y la otra mitad en los juzgados.

También la portavoz adjunta del grupo parlamentario de IU-CA, Elena Cortés, acusa a la presidenta de la Junta de gustarle “coquetear con el riesgo” por haber nombrado al consejero de Economía “cuando sabía que había sido denunciado por el Colegio de Arquitectos”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Y dice ella que España lo que necesita son políticos serios y comprometidos, se puede ser mas cínica por dios.
    Han desvalijado la comunidad autónoma mas rica del estado y la han convertido en un pueblo subdesarrollado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Doce − Nueve =