Cristina Cifuentes en la toma de posesión del arzobispo Carlos Osoro /Comunidad Madrid.

La presidenta de Madrid Cristina Cifuentes, impone de forma unilateral la religión católica en el bachillerato, como le había pedido la Conferencia Episcopal. Los sindicatos denuncian que la medida ha sido aprobada sin pasar por el Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid.

Teresa Jusdado, secretaria de Enseñanza de la FeSP UGT Madrid, ha afirmado que la aplicación “de esta modificación del decreto del 2015, sin pasar por el Consejo Escolar Madrileño, puede ser incluso ilegal”.

La aplicación de la Ley Orgánica de Educación (LOE), modificada por la Ley orgánica para la mejora de la calidad educativa (LOMCE), deja a criterio de las comunidades autónomas, la regulación y programación de la oferta educativa en relación con el bloque de asignaturas específicas, solo obliga a que sea una materia con carácter evaluable y computable.

La Comunidad de Madrid, en el Decreto 52/2015, de 27 de febrero, no establecía entre dichas materias la religión católica para segundo de bachillerato. En cambió la Consejería de Educación ha decidido modificar el decreto del año 2015, y ha publicado en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, la inclusión de la religión, unilateralmente y sin contar con el sector educativo madrileño.

Hasta ahora solo era obligatorio en primero, desde hoy se extiende al segundo curso de bachillerato.

La Consejería de Educación justifica este blindaje, amparándose en el Real Decreto 52/2015 que establece el currículo básico de la Educación Secundaria Obligatoria y del Bachillerato. En su disposición adicional tercera, se dice “que las enseñanzas de religión se incluirán en la Educación Secundaria Obligatoria”, pero en ningún momento se dice que será de oferta obligatoria por parte de los centros educativos.

La sección de enseñanza de UGT en Madrid, denuncia que puede ser ilegal la inclusión de la religión en segundo de bachillerato. Teresa Jusdado considera que la consejera, “ha aprovechando para ello una norma, cuya finalidad es incorporar al currículum de Bachillerato lo establecido por la Ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y no Discriminación de la Comunidad de Madrid, y en la Ley de Protección Integral contra la LGTBifobia y la Discriminación por Razón de Orientación e Identidad Sexual en la Comunidad de Madrid”, lo que ha entender de la secretaria de Enseñanza de UGT en Madrid, es “inaceptable”, incluso “puede ser ilegal”.

Jusdado advierte que “la reforma debe pasar por el Consejo Escolar, y no como ahora que se amparan en las leyes de Identidad de Género, para blindarla”.

UGT denuncia que la Consejería de Educación, en el decreto que incluye la obligatoriedad de la religión Católica, afirma que el Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid, ha emitido un dictamen, que no es cierto, y que puede invalidar el decreto.

Para el sindicato, “la enseñanza de cualquier doctrina religiosa debe realizarse fuera de los centros educativos” y considera que la Administración educativa, “mantiene un trato discriminatorio hacia los creyentes de cualquier religión que no sea la católica”.

La Asociación de Directores de Instituto de Madrid (ADIMAD) considera que la medida es incongruente. “Estamos en contra de que se oferte la religión tanto en la etapa secundaria obligatoria como en bachillerato. No es una decisión lógica ni acertada”, asegura la presidenta de ADIMAD, Pilar de los Ríos.

“Es una asignatura que se tiene que ofertar fuera del currículum para aquellas personas que quieran cursarla”, explica. Para esta asociación el Gobierno de Cifuentes está blindando la asignatura como religión, y en cambio, “no garantiza otras fundamentales como ética, que consideran vital para dar el salto a la etapa universitaria”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho + nueve =