Lo que verdaderamente pierde audiencia en los medios del Grupo Prisa es el Grupo Prisa en sí mismo

No es Gemma Nierga ni Pepa Bueno, tantas veces referenciadas en este medio por tod@s l@s compañer@s en nuestras diferentes secciones. Lo que verdaderamente pierde audiencia en los medios del Grupo Prisa es el Grupo Prisa en sí mismo, en sus vaivenes, en su nueva línea editorial porque el responsable de marcarla ya nada tiene que temer a las miserias de la vida, de la sociedad corrupta, de los poderes espurios, nada tiene que temer a los que hicieron antes o después sus mismas maniobras como presuntamente pudo ser la metodología y los medios utilizados por igual en la CNMV por la entidad financiera de Blesa y Rato y la de Prisa más que de los Polancosi don Jesús levantase la cabeza!) la de Juan Luis Cebrián, Felipe y sus socios mexicanos. ¿Dónde ha ido a parar Alfaguara? También ha perdido audiencia. ¿Dónde ha ido a parar El País, y Cuatro, a la que Zapatero a cambio de ser Presidente le prometió a Felipe la licencia de emitir en abierto y así poder venderla por un valor que hizo enriquecer a los “vendedores de humo de conciencia”?.

unas fortunas inmensas imposibles de conseguir desde la ética periodística.

Aquellos que de forma imposible, ejerciendo de editores y manteniendo grandes audiencias, podrían optar a poseer áticos Penthouse en la Quinta Avenida de Nueva York, o mansiones y kilómetros de costa en República Dominicana, o cientos de miles de acciones en las principales operadoras telefónicas de Latinoamérica. En definitiva, unas fortunas inmensas imposibles de conseguir desde la ética periodística.

No es Gemma Nierga la culpable de la bajada de audiencia de los programas de la Ser, son la empresa editora y el presidente de ésta los culpables de la pérdida de audiencia

No es Gemma Nierga la culpable de la bajada de audiencia de los programas de la Ser, son la empresa editora y el presidente de ésta los culpables de la pérdida de audiencia y credibilidad de sus medios directos y de sus empresas editoriales. No es Alfaguara, es su ático en Nueva York, es su vida pública amparando con aceptación de premios otorgados por mafiosos venezolanos, es su apoyo a los dictadores públicos y privados tanto aquí como fundamentalmente en México y otra docenas de países latinoamericanos.

No es Gemma Nierga quien pierde audiencia, ni los profesionales que desde la ética hacen de tripas corazón para seguir sin revelarse porque tienen derecho a mantener a sus familias con el “falso bienestar” que ustedes, los no Polacos de Prisa, les construyeron para justificar vuestra propia y espuria situación social e “intelectual” basada en la demagogia de la miseria y lo terriblemente humano.

Porque Prisa es la que pierde audiencia en su cadena de radio y desaloja de su programa a una auténtica periodista digna, honesta, libre e independiente como Gemma Nierga.

¡Y qué podríamos decir de esos correveidiles que les elevan a los altares por un puñado de euros con el que mantener sus “chiringuitos” políticos e intelectuales con su cómplice silencio!. Esos artistas que venden “plegarias, folios y estampas” confundiendo al hombres y mujeres, pueblo, solo por decir que están promocionados, o sus obras artísticas en cualquier disciplina, están editados por Prisa. Porque Prisa es la que pierde audiencia en su cadena de radio y desaloja de su programa a una auténtica periodista digna, honesta, libre e independiente como Gemma Nierga.

Pienso que en muchas ocasiones deberíamos sacrificar nuestros derechos legítimos del bienestar por la verdad junto al pueblo.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

5 Comentarios

  1. Manolo,Manolo… ¿Acaso no te daban cancha y vidilla en el grupo PRISA?
    Vivir con odio y resentimiento no es bueno para la salud…pero hacer públicas tus miserias es patético.
    Cúrratelo un poco más,anda.

  2. Tal cual… pero esos mismos periodistas son los que una y otra vez nos intentan convencer de su “libertad de expresión”, nos repiten una y 1000 veces que ellos hacen y dicen en sus programas lo que les viene en gana, y sin tener que responder a nadie por ello… y nos llegan a convencer que ni siquiera una “línea editorial” tienen que seguir, porque son LIBRES…
    A mi que me perdonen los periodistas, pero creo que esa es una profesión que hace tiempo dejó de ser loable para ser una simple profesión de tarifados defensores de los intereses de sus dueños, porque ni siquiera se puede decir simplemente jefes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Ocho − tres =