Génova, calle de la sede del PP, vive hoy un momento histórico con el traspaso de poderes entre Mariano Rajoy y Pablo Casado.

Impensable hace tan sólo dos meses, que nadie entre los populares, pero incluso entre la opinión pública o publicada española, imaginara la imagen que hoy se está dando en la sede nacional del Partido Popular.

Hay compromiso por ambas partes de que ese traspaso de poderes sea tranquilo, amistoso y de total colaboración.

A pesar de que Mariano Rajoy se mostró neutral en la campaña de las Primarias del PP, que ayer tuvieron su colofón tras el Congreso Extraordinario del Partido donde se debatía quién sería su sustituto, lo cierto es que todo el mundo tenía claro, y los populares más que nadie, que el ex presidente del Gobierno representaba más los principios y valores políticos de Soraya Sáenz de Santamaría.

Sin embargo, esa cercanía entre Rajoy y la que fuera su ex vicepresidenta no ha pesado entre los compromisarios que ayer apoyaron de forma contundente y mayoritaria a Pablo Casado.

Hoy comienza una nueva etapa histórica para Pablo Casado y Mariano Rajoy no tiene intención alguna de aportar sombras o problemas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 3 =