Se acercan fechas señaladas para ex-trabajadores de Bosal. Hace 2 años, un 23 Diciembre de 2014, se fueron de vacaciones de navidad para no volver jamás a trabajar en la fábrica donde habían dejado parte de sus vidas.

El 5 de enero de 2015 recibían en forma de carta certificada un regalo de reyes que cambiaría sus vidas y las de sus familias. Bosal les comunica que el 23 de diciembre presentó concurso de acreedores en el juzgado de lo mercantil número 3 de Valencia con carácter de liquidación inmediata exprés, les comunicaba la orden de NO reincorporación a la planta después de esas vacaciones de navidad).

Ya desde 2010 se esperaba algún tipo de reestructuración, pero no algo tan brusco y con tanta mala fe como lo que ocurrió. Desde el 2010 al 2012 comenzaron a salir proyectos ganados a concurso por la planta de Sagunto para clientes como: Opel, Renault, Nissan, Volkswagen con dirección Turquía, Republica Checa, Hungría, Zaragoza…

Proyectos que aseguraban la continuidad de la planta, como mínimo hasta el 2025. Aún así, se despidieron a 18 compañeros con la excusa de hacer más viable la planta. Se realizaron ERTE un mes tras otro, mientras los proyectos nuevos iban saliendo a otras plantas del grupo junto con parte de la maquinaria, así como parte de directivos y algunos trabajadores que se movieron de planta dentro del grupo.

En las zonas donde se llevaron maquinas, zonas desoladas, vacías, falseaban y manipulaban fotografías al objeto de mandarlas a la central en Bélgica y de ese modo hacerlos creer que ya teníamos preparada la nave para las promesas que habían hecho los directivos y la central belga. Esas promesas consistía en hacer la planta viable mediante el reparto de las cargas de trabajos entre distintas plantas durante algunos años.

Ante la presunta buena fe algunos directivos no implicados en este engaño creyeron que todo se estaba haciendo conforme a mantener la planta y sus trabajadores, igual pasó al comité de Empresa, sindicatos y muchos trabajadores que no pudieron sospechar que lo preparaban todo para el cierre.

Con ello consiguieron que no hubiera mala prensa ni protestas por parte de los trabajadores mientras desmantelaban la fábrica.

Y así llegamos a ese día 5 de enero: un 5 de enero donde los trabajadores se enteraron por esa carta que no volverían a sus trabajos. La planta cerraba, ya que Bosal Sagunto se encontraba “en quiebra” y lo peor de todo, es que decían “no pertenecer al Grupo Bosal”

Con ello además solicitaban que fuera el FOGASA quien pagara las indemnizaciones que corresponderían a los trabajadores, así como parte e los ERTE.

Bosal igualmente solicitaba no cumplir ninguna obligación legal de las exigidas a multinacionales como son establecer un plan de recolocación y formación, pisoteando el derecho de los trabajadores y traspasando sus obligaciones económicas al mismo Estado que le facilitó sus asentamiento en Sagunto mediante subvenciones y entregas de suelo.

Enseguida el pueblo entero (Puerto Sagunto) se movilizó con los trabajadores manifestándose ante la gravedad de los hechos con el apoyo del Ayuntamiento, grupos políticos, asociaciones…

La protestas no pararon, como la marcha a pie 30 km hasta la Conselleria de Industria en Valencia. Se pidió el apoyo de Bosal Zaragoza, Madrid, de la Embajada Belga, pedimos al embajador que mediara con la empresa para que no llegara el cierre de la planta, hicimos numerosos contactos con políticos, movimiento en las RRSS, caja de resistencia, … más manifestaciones…

Como no se obtiene ningún resultado ni ánimo de buscar solución se presenta querella contra directivos del grupo Bosal por insolvencia punible, siendo admitida a tramite por el juzgado de lo penal N° 4 de Sagunto. Este juzgado está teniendo numerosos problemas a la hora de que los directivos extranjeros se presenten a declarar.

Con nuestras movilizaciones se consiguió un millón de euros en el Congreso de los Diputados para la reindustrialización de la zona, ayudas para los mayores de 55 hasta que cumplan su jubilación, ayudas de la Generalitat Valenciana y del Ayuntamiento para la reindustrialización de Sagunto.

Mientras el Juzgados de lo Mercantil anuló el proceso de liquidación por parte de la empresa y declaró en el auto despido improcedente (45 días por año trabajado), actualmente el proceso se encuentra en el juzgado de lo Social Número 3 de Valencia. Hace unos días apareció la noticia en la prensa que decía que la Fiscalía insta al juez a declarar el concurso culpable y condenar al pago de las indemnizaciones al Grupo Bosal.

Actualmente a muchos compañeros ya se les ha acabado el PARO y a algunos le quedan unos pocos meses.

El administrador judicial puso en subasta las maquinas sobrantes y la venta del almacén de Sagunto, pero el dinero nunca llegó. Si las cosas fueran como deben ser, con el dinero de la subasta y la venta del almacén (4.500.000€) se podría saldar parte de la deuda contraída con los trabajadores, pero la cantidad es insuficiente, la deuda es de 16 millones de euros solo con la plantilla, más unos 3 millones de euros con hacienda, 5millones de euros con la Seguridad Social y unos 2 millones de euros con proveedores.

Resultado, una estafa a todos los españoles.

Con el paso del tiempo algunos compañeros fueron encontrando trabajo, los sindicatos dejaron de convocar manifestaciones y las movilizaciones en la calle se centraron en pedir a los políticos que cumplieran sus promesas.

Nos queda el pataleo y la protesta, especialmente a través de redes sociales , exigiendo nuestros derechos a Bosal, así como las ayudas prometidas del Estado y de la comunidad Valenciana…

Los ERE sirven para dar viabilidad a las empresas y Bosal los utilizó para cerrar toda una planta, ahora nos vemos luchando solos ante un gigante y mendigando a políticos para que hagan una reposición de los ERE… y así han pasado 2 años desde el cierre.

En octubre de 2016 el conseller de industria Rafa Climentg en el Ayuntamiento de Sagunto nos informa de que la solicitud de los fondos FEAG está casi aprobada a falta de unas firmas, llegando la inversión y las bases para enero 2017, fondos europeos que permanecerán activos 2 años desde el 21/06/2016 que se realizó la solicitud hasta 21/06/2018. Son ayudas con nombre de los afectados por el cierre en el sector de la automoción y dedicadas a la formación, recolocación, creación de empresas, autónomos, de estas 250 solicitudes.

Tenemos esperanza de que estas ayudas sirvan para solucionar el problema de todos los trabajadores ya que la media de edad de la fábrica era muy alta y las personas entre 40-54 años están teniendo muchos problemas a la hora de conseguir una entrevista de trabajo, sintiendo abandono por parte de las instituciones que tanto prometían.

Y así estamos, esperando justicia ante un delito tan claro, y rogando que nos den la oportunidad de volver a tener un puesto de trabajo decente ya que el futuro de los trabajadores es devastador.


Desde @BosalEnLucha pedimos:

1° La reapertura de la planta y la devolución de los puestos de trabajo robados tan impunemente.

2° La reposición de los días de subsidio usados en los eres.

3° La recolocación de todos los trabajadores.

4° Que la justicia actúe con dureza sobre los directivos de Bosal que descapitalizaron la planta.

5° Que se tomen medidas para que ninguna multinacional vuelva a usar a los trabajadores como moneda de cambio y arrebatarle sus derechos que por ley les asisten.

Estamos solos pero seguiremos exigiendo JUSTICIA.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × uno =