En situación o recta espesa que fabrica un depósito al poniente.

Eres un espejo reglado en torno a la existencia, un óvalo magnífico y demoledor que molesta el temor de abril en un río de hojas verificadas desde las mejores oficinas de un ejército cualquiera.

Eres una bajada noble de las tejedoras cuando destilan sus insolencias los cuadrados limpios que surgen en la mente al rastrear el atardecer.

Eres un puente infalible que ríe sus visiones de plástico en un arco de insolencia en torno a la nada o el reloj tardío que deforma las series límpidas de recuerdos, fotogramas vacíos de su marco de melancolía.

Eres el arco voltaico de las correcciones ortográficas, un favor punible en torno al sufrimiento básico, aquel que despreciamos por elemental mientras los ciervos vuelan sobre las nubes de sal.

Eres un debate circular que desdibuja las posibilidades blancas de los poemas.

Eres el mapa nublado de las desconfianzas genéricas.

Eres una experiencia macroeconómica de la hora cuando abarcan el piso de piel los relojes más caros de la tierra.

Eres una página donde se inscriben los conferenciantes febles y amorosos a hablar sobre La Tierra.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − trece =