El mayor misterio de mi vida: Cómo empiezo a colaborar con el CNI.

Estoy sin blanca en Madrid. Mi ex, Javier Lazo, alias Lince, me ha dejado, y tengo que humillarme aún en pedirle trabajo para comer. No pienso volver al trabajito precario y mal pagado de provincias ni muerta. Aún aspiro a ser modelo o actriz.

Lince es un miserable de doble vida: Además de director porno, es confidente de la poli. No me seduce ser actriz porno con Lince. Así que dejo que me presente al siniestro Jorge Leiva, capitán del CNI, que me ofrece colaborar a las órdenes del comandante Rivas.

¿Colaboradora secreta del CNI? Le explico a Leiva en el rincón de una cafetería que, como soy bastante atractiva, no pasaré desapercibida, sobre todo para los tíos.

Por algún motivo, Leiva me convence, parece que le gusto: Mejor si soy atractiva, dice, así podrán colocarme en cualquier sitio: camarera, azafata, reportera, dependienta… Y NADIE pensará que soy una colaboradora del CNI en una misión.

Y Leiva me propone la PRIMERA misión, para ponerme a prueba:

─Hay OTRO tipo ─dice─ que habla de cargarse al Presidente. Reúnen sus mítines en una taberna de la calle Marqués de Viana. Ve, compruébalo y, si es así, desarticúlalos. Nada de violencia, apáñatelas para entregarlos a la policía. Si lo logras, estás dentro.

Me despido de Leiva y tomo el metro hasta la calle Marqués de Viana. Está cerca de plaza de Castilla. Es una calle muy larga llena de locales. ¿Dónde buscar?

Decido entrar en la taberna más CASTIZA, “El Cordobés”, toda decorada de toros y toreros. Damián, el dueño es un cincuentón gordo y calvo.

─Vengo por el anuncio ─le digo─. ¿Necesitan una camarera?

─Yo no he puesto ningún anuncio ─me mira─. Aunque podrías servir. Atraerás a más clientes. Ven esta tarde a las siete, con camisa blanca y pantalón negro. Esta noche habrá bulla. Vienen los de la peña “Arriba España”.

A las 7 vuelvo a “El Cordobés” vestida de camarera, sin saber lo que encontraré allí.

El salón privado del fondo está iluminado, ruidoso, lleno de la peña “Arriba España”. Damián me pide que vaya a servirles en seguida. Se ponen ciegos de cerveza, vino, calamares fritos, tortilla de patatas, sabrosos pinchitos y atún con tomate.

El que lleva la voz cantante se llama Raúl Moreno. Es un rubio de rostro angelical y alma de diablo, que va de deportista y de chistoso.

Raúl Moreno me pide más cervezas y me dice:

─¿Quién lleva el casting de camareras? Felicita a Damián de mi parte.

Luego dice a los suyos:

─Si hubiera que eliminar a un gran cabrón, ¿sería mejor rifle o bomba de mano?

Surge un gran debate. Voy por las cervezas. Cuando vuelvo, se están decidiendo por las bombas de mano: Mucho más efectivo y rotundo. El rifle podría fallar.

Un rato después, los de la peña están beodos de cerveza y vino. Moreno me dice:

─Guapa, ¿harías un trío con mi chica?

─Si no la contentas bien a ella ─le digo─, ¿podrás con dos?

Los colegas aúllan. Raúl me sujeta del brazo:

─Tú te vienes conmigo. Verás lo bien que lo pasamos.

Cuando están borrachos, se acaba la velada. Moreno y sus cuatro escoltas íntimos me acompañan a su piso. Y me dejo acompañar.

Moreno vive en un pisucho de la cercana calle Recaredo. En el segundo dormitorio tiene un arsenal: pistolas y revólveres del mercado negro, dos fusiles Cetme… y una caja de granadas de mano Alhambra del Ejército. Tiene contactos.

Aparece su mujer en bata: Una pobre maltratada con ojeras. Moreno le dice:

─Te presento a Carla. Es camarera. ¿Te gusta? ¿Eh? ¿Te gusta?

Moreno babea de vicio. Su mujer aguanta el llanto: No es la primera vez que la obliga a hacer un trío con una desconocida. Y quién sabe qué cosas más.

Los cuatro escoltas ríen de placer. Están pensando: “¡Qué tío!”. Ya se imaginan el trío en la cama, en cuanto se vayan: Moreno, su mujer… y YO.

Moreno coge dos granadas Alhambra de la caja y las sopesa orgulloso en las manos, como si fueran sus enormes testículos.

─Será el día de la Constitución ─dice─. Se les va a atragantar el 40 aniversario. Yo me encargaré y vosotros me guardaréis las espaldas. Sólo falta estudiar los detalles.

Sus hombres asienten. La esposa aguarda callada en el pasillo.

¿Dónde encajo YO en ese plan? En cuanto haga el trío con su esposa y conmigo, me matará, me descuartizará y arrojará mis trozos al monte. Quizá tampoco seré la primera.

Así que cojo otra granada de la caja y digo:

─¿Cómo funciona? ¿Se puede arrojar lejos como una pelota?

─Suelta eso, niña. No es para mujeres.

Vuelvo a dejar la bomba de mano en la caja. Pero mientras, de espaldas, LE QUITO la anilla. Aguanto unos segundos. Luego salgo del cuarto diciendo:

─¡Venga, vamos a la cama! ¡Estoy deseando hacer un trío!

Ando en el pasillo, junto a la esposa, cuando ESTALLA la granada en la habitación, y con ella todas las bombas de mano de la caja. La explosión es TREMENDA.

La pared nos cae encima a la esposa y a mí. Nos arroja al suelo. Al levantarme con lentitud entre cascotes y polvo, aprovecho para dar un toque en mi móvil a Lince.

Él ya sabe lo que significa. A los tres minutos llega policía en cantidad.

Hay muertos y heridos graves. Raúl Moreno es un amasijo de sangre. La policía empieza a entender lo que se estaba cociendo allí. Y se encargan de todo.

Antes de esfumarme, la esposa me da las gracias: Por la LIBERACIÓN.

Y lo mejor: Dos días después, el Presidente nos recibe en secreto en Moncloa, al comandante Rivas, al capitán Leiva y a mí, para agradecernos el haberle salvado.

Con reservas, Rivas y Leiva me miran satisfechos. Estoy dentro del CNI.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLlovía. Con saña. Con mala baba
Artículo siguienteAdelanto electoral para el 26 de mayo
Licenciado en Filosofía y Letras (Univ. de Granada, 1994). Publicó diversos artículos y varios ensayos. XIV Premio de Ensayo Becerro de Bengoa con La sonrisa de la esfinge (Dip. de Álava, 2002). Olivas negras, novela policíaca, Ed. Cuadernos del Laberinto, Madrid, 2012. Ha publicado relatos en las revistas digitales “Gibralfaro”, “Ariadna”, “Narrativas”, “Ánima Barda”, “Relatos Pulp”, “Palabras diversas” y “Entropía” (2012-13). Colaboró con la sección Aventuras de Lince en la revista “Arena y Cal”, Cádiz, 2012-14 y en el periódico digital “El Pulso”, de Madrid, con los relatos policíacos de “Carla” (2014-16). En 2017 participó en “Diario Siglo XXI” y en “Mundiario” con artículos breves. Ha publicado otras novelas en Amazon: Siniestra, Las aventuras de Víctor Lince, Carla. La conspiración de La Rosa Negra, Carla mortal, Carla y Shavi.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 + dos =