En España es imposible discrepar. La falta de cultura democrática conlleva la simplificación pone cualquier cuestión en un plano futbolístico. O a favor o en contra, sin tonos.

Hoy, con el mercadeo de información, resulta prácticamente imposible saber con cierta tranquilidad, qué es lo que realmente sucede en nuestra actualidad. Y se utilizan los bulos y las bulas para que algunos puedan mentir y manipular con absoluta impunidad y tratar de desprestigiar a quienes tratamos de poner el foco sobre cuestiones que nos parecen relevantes.

Aquí una primera entrega para tratar de explicar algunas de las cosas que se han venido comentando en los dos últimos días, intentando restar veracidad a información demostrada y contrastada. No, aquí no nos dedicamos a desmontar bulos. Pero en esta ocasión, los bulos han sido generados precisamente por quienes se arrogan la tarea de “desmontarlos”. Y como no quisiera yo que alguien pudiera pensar que “quien calla otorga”, me he tomado un tiempo para poner algunas cosas en su lugar. 

No es casualidad que los principales medios de “comunicación” se encarguen de “aborregar” al personal a través de formatos que tienden siempre a plantear los debates en su formato más simple. Dejando a un lado el espacio para poderse expresar con argumentos, de manera tranquila y sobre todo, con educación. No. Lo que se promueve en los principales canales de televisión que se ven en España es la bronca, el insulto, la interrupción y el grito. Por supuesto, las intervenciones cortas (y cortadas) para que no se pueda presentar una argumentación mínimamente estructurada que permita a nadie expresarse correctamente. Y claro, el que recibe todo esto, lo mastica y se lo come. O está a favor o está en contra.

Da igual que nos mientan deliberadamente. Porque hay mentiras que en realidad son discursos prefabricados que hay que repetir, porque si no, dejas de salir en antena. Sí, esto es así y tiene una finalidad concreta: el relato casi único sobre las cuestiones “importantes”. Para que nadie se salga del redil, o si se lo plantea, se sienta absurdo.

Cataluña ha sido el punto crítico que ha destapado todo esto (aunque todavía muchos, demasiados, no han podido darse cuenta). Todos los medios de información a una, repitiendo aquello que “toca”. Ya saben: los fugados, los políticos presos, la violencia, los separatistas, la unilateralidad. Lo más grave: las dificultades de cualquier persona para poder contrastar la información que nos están contando.

De la misma manera que cuando uno necesita un diagnóstico ante una enfermedad ha de acudir al profesional, al médico que le diagnostique correctamente, respecto a la información deberíamos poder recurrir a profesionales que nos diesen información veraz para poder así entender lo que sucede. Y esto no ocurre en España.

No es casualidad que según estudios realizados recientemente en el ámbito internacional, España se sitúe entre los primeros países atendiendo a la pésima calidad de la información que sus medios facilitan a la población. Lógicamente esto no lo cuentan los propios medios, faltaría más. No están para tirarse piedras. Pero solamente hay que consultar informes como el del Pew Research Center, que nos sitúa solamente por detrás de Italia (para mal).

El eurobarómetro del mes de febrero indica que el peor país valorado entre los 28 de la UE, en cuanto a la percepción de la veracidad de la información es España. Sus ciudadanos (o sea, nosotros) somos los que menos capaces se sienten a la hora de discernir la información de la manipulación.

No es casualidad que quienes tratamos de poner esta cuestión en conocimiento recibamos ataques que traten de desacreditarnos. Así lo compruebo estos días, ante el intento de desprestigio de la denominada “pandila de ATresMedia”. Quienes se erigen como “el oráculo” a través de una herramienta llamada “maldito bulo”, que se arroga la vara de medir la veracidad de las cuestiones que tienen a bien pasar por un filtro. Y de esta manera, lo que ellos analicen, es “la verdad” para muchos.

Sin embargo, es sorprendente cómo nunca se atreven a analizar ni a pasar por el filtro la supuesta información que de su propia cadena se ofrece al público. Ponen el foco de manera interesada en los objetivos señalados. Sobre todo en quienes nos mostramos críticos con ellos.

Aquí la muestra de la manipulación informativa de su grupo informativo. En el telediario de Antena 3 se mostró esta imagen para tratar de ilustrar la violencia de las calles de Cataluña, creando así el relato que interesa a determinados poderes -a los que se deben-. A pesar de que algunos hemos denunciado que la imagen está absolutamente manipulada, puesto que es evidente que la policía no es de ningún territorio español (puede verse “POLICE” escrito en su torso), nadie ha salido a rectificar.

Durante el día de ayer recibí duras críticas, acusándome de difundir información falsa y “bulos” por parte de trabajadores del equipo de “maldito bulo”. Concretamente se referían a algunos artículos publicados en prensa que he compartido en redes sociales.

Una de las críticas comienza por este tuit que escribí en 2014:

 

Dicho artículo trata de explicar los intereses de determinadas industrias y sirve para tratar de entender, desde un prisma que no conocemos a través de los habituales medios de comunicación, una realidad que existe y que trata de desacreditarse, puesto que pone en duda a quienes se supone han de velar por nuestra salud. No me arrepiento de haber compartido esta información porque estoy convencida de que lo que explica, y sobre lo que hace reflexionar, es cierto. Y no es cuestión de opinión. Es cuestión de ser honestos y escuchar aquello que resulta incómodo para los que financian, silencian y ocultan.

Un blog con reflexiones, no es, es cierto, una fuente lo suficientemente fiable. Está claro. Por eso es necesario recurrir a otras fuentes, mucho más concretas y específicas en la materia. Y aquí hay una excelente muestra que da detalladamente prueba de lo que estamos hablando. Se explica cómo un equipo de investigadores han hallado una molécula eficaz para combatir la metástasis del cáncer (concretamente cerebral) en estado de metástasis, que se encuentra en plantas a las que se tiene un fácil acceso y denuncian que ninguna industria farmacéutica quiere invertir en ello. Este es uno de los muchos casos que existen y que demuestran aquello que algunos se empeñan en considerar “Bulo”.

Dime quién te paga y te diré dónde tienes que poner la etiqueta del bulo, y a quién tratar de desprestigiar. Es interesante leer sobre este asunto para darse cuenta de cómo nos manipulan y cómo pretenden hacernos creer cosas, a beneficio de las grandes industrias farmacéuticas. Y es que, como se indica en este interesante artículo ” “el sistema de fijación de precios de medicamentos en España es opaco y responde a criterios arbitrarios”.

Otro de los tuits por los que se pretende atacarme es este:

La noticia habla de una carta enviada por distintos eurodiputados a la Comisión Europea pidiéndola que se interese por lo sucedido en Cataluña el día 1 de octubre. Y concretamente, se detalla la respuesta, mostrando interés por la Comisión sobre el asunto. No es una noticia aislada, puesto que ya desde el mes de octubre han sido distintas las instituciones internacionales y organismos que han abierto procesos de investigación para conocer lo que sucedió en Cataluña y la respuesta dada por el Estado a través de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad.

Human Rights Watch ha sido una de las organizaciones que ha solicitado la investigación.

Aquí alguna pequeña muestra, a modo de ejemplo, de otros medios, quizás más conocidos en España.

 

 

Pero no solamente la ONU ha solicitado una investigación, sino que el Consejo de Europa encargó al ya exministro de defensa, el Señor Zoido, que abriese una investigación independiente. Por lo tanto, no se trata de ningún bulo el hecho de que desde instituciones y organismos internacionales, también a nivel de la Unión Europea, se esté investigando al respecto.

 

 

Hasta aquí la primera parte de los Bulos y las bulas,

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × uno =