La empresa Bayer, la Sociedad Española de Ginecología y la Agencia Española del Medicamento ha estado comercializando durante más de una década con el anticonceptivo femenino Essure. El producto fue retirado del mercado español en 2017 tras las reiteradas denuncias de las usuarias que manifestaron sufrir daños graves. Ahora, la Audiencia Nacional abre la vía penal contra Bayer tras recibir la querella por la Asociación de Afectadas de Essure en nombre de 30 mujeres que el fármaco ha dejado estériles.

La juez, Carmen Lamela, ante “la posible existencia de una infracción penal” decide enviar la causa a la fiscalía. El anticonceptivo en cuestión, comercializado por Bayer, consiste en insertar en las trompas de Falopio unos muelles flexibles que generan una fibrosis que funciona como una barrera para que el esperma alcance los óvulos.

Las afectadas sufrieron “dolores pélvicos, abdominales, problemas alérgicos, autoinmunes, sangrados entre regla, dolores durante las relaciones sexuales y hasta afectaciones mentales” relatan desde el despacho Almodóvar & Jara, encargado de representar a las afectadas.

El caso de las afectadas por Bayer salió a la luz hace un año, cuándo la sala de lo Contencioso administrativo de la Audiencia Nacional admitió la demanda de una paciente acusando al Ministerio de Sanidad, el Sistema de Salud y a la Agencia Española del Medicamento “por un error en la vigilancia y control sanitario del producto”.

Desde la Asociación de Afectadas por Essure hablan de un “fraude científico” provocado por el anticonceptivo Essure con el que “muchas mujeres han perdido sus órganos reproductivo por la dificultad de extraerlo una vez inserto, entre otras lesiones”. Estas mujeres se sienten engañadas y difícilmente volverán a confiar en el sistema sanitario.

A su juicio, “existe un delito de estafa por que la información sobre Essure avalada por la sociedad de ginecólogos, la SEGO y producida por el laboratorio Bayer es deficiente, lleva a engaño y no es acorde con la buena fe médico científica” anuncian desde su página web.

La querella recibida ahora por Lamela, presentada a principios de julio por la Asociación de Afectadas de Essure, denuncia presuntos delitos de lesiones y contra la salud pública. “Las pacientes nunca fueron informadas adecuadamente sobre las posibles complicaciones relacionadas con el producto que podían afectar a su salud. Es una omisión intencionada” recoge el texto.

Asimismo, acusan a la Sociedad Española de Ginecología de promocionar el uso de este anticonceptivo “por la relación” de uno de sus directivos con Bayer. “La SEGO, sobre todo a través del impulso de su tesorero, formaba a los ginecólogos y hacía presión para que el producto se financiara en vez de la ligadura de trompas, queremos invesigar las relaciones entre Bayer y esta asociación” señala Francisco Almodóvar, del despacho encargado de defender a la Asociación de Afectadas de Essure.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − 18 =