Baltasar Garzón se ha mostrado indignado, según ha reconocido en la SER , por la publicación de las grabaciones de la ministra de Justicia, en una comida en 2009 en un restaurante de Madrid, en la que Dolores Delgado, entonces fiscal de la Audiencia Nacional, se encontraba con el excomisario Villarejo y otras personas, entre ellas el propio Garzón. 

eL EX JUEZ ha asegurado que “las grabaciones forman parte de una campaña deleznable en contra de la ministra de Justicia” y ha reprochado que “se estén utilizando políticamente de forma grosera”.

Garzón ha asegurado que el también “estaba en esa comida, hace nueve años, con los máximos mandos policiales del momento, y como muchas veces ha estado en otras comidas, cenas, de madrugada. Donde se ha comido, se ha bebido, se han dicho historias. Me parece brutal que una conversación sacada de contexto, nueve años después, se traiga a la luz”.

“Estamos asistiendo es a un despellejamiento de todo lo que se refiera a personas que han tenido contacto con Villarejo”

Garzón ha hecho una defensa a ultranza de la ministra Delgado porque, es una “persona íntegra, una fiscal que ha dado su vida por este país, y es deleznable lo que le están haciendo. La derecha en este país ¿No sabe hacer política de otra forma?” 

Garzón ha recordado el libro Tiempo de canallas, de Lillian Hellman, en la que se refería a la época de McCarthy en Estados Unidos y “Cazando Brujas” para decir que, si hay que acabar con el Gobierno, hay que utilizar medios políticamente éticos y lícitos. “En política se puede atacar de muchas formas”.

No sé si estas grabaciones tienen como fin último acabar con el Gobierno, pero sí que estas grabaciones tienen como fin enlodar, esto es el gran hermano. Todo el mundo ha entrado a debatir contenidos de una conversación de hace nueve años. A lo que estamos asistiendo es a un despellejamiento de todo lo que se refiera a personas que han tenido contacto con esta persona (Villarejo). Vamos a respetar el estado de derecho, pero ¿qué está ocurriendo en este país?”, se preguntaba disgustado y bastante molesto el exjuez.

La ministra Delgado es una “persona íntegra, una fiscal que ha dado su vida por este país, y es deleznable lo que le están haciendo”

El exjuez, asqueado, ha inquirido si “lo siguiente va a ser que un líder del PP se reunió con Villarejo. O los trapos sucios de un ministro de Interior. Esto es el reality show… ¿por qué no se dedican 200 policías a desentrañar esas grabaciones? Y que en dos meses decida la Justicia”. ¿Vamos a estar cinco años con estas grabaciones?

Esto no es ético. En esas comidas después de reuniones oficiales se hablaba distendidamente. En lo que se está publicando, “se solapan varias grabaciones, y de varias comidas diferentes. El texto escrito no tiene nada que ver con los audios”.

Garzón ha asegurado para terminar que se equivocan los que buscan destruir a Dolores Delgado: “Cuando una persona íntegra y fuerte en su dignidad y en su compromiso con el servicio público no la pueden tumbar. Y si la tumbaran, estaríamos muy degradados en este país”.

En un artículo escrito el 11 de marzo de 2004, en la revista “La Insignia”, Baltasar Garzón escribía: En su tratado Cinco dificultades con que se tropieza cuando se escribe la verdad, Bertolt Brecht soñaba con un nuevo idioma capaz de enfrentar vitalmente la palabra y el hecho, el hecho y la dignidad humana, de forma que ésta recuperara el lugar perdido por la degradación de los hombres en sus comportamientos y relaciones basadas en la mentira y la manipulación.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 − uno =