Sábado, 14 de noviembre, en el viejo puerto de Marsella. Con una delicada mano, una adolescente con trenzas rubias y ojos azul celeste deposita un cartel de cartón en medio de una plaza iluminada por velas en homenaje a las víctimas de los atentados de París. “Fue necesaria una hora de atentados en París para entender las razones del exilio de miles de refugiados hacia Europa”, leemos en el cartel que ella ha dejado.

Fue necesaria una hora de atentados en París para entender las razones del exilio de miles de refugiados hacia Europa

El mensaje lo dice todo. Ni los observadores más informados podían llegar a esa conclusión a partir de los trágicos atentados que sacudieron la capital francesa. En momentos en que la emoción se impuso sobre la razón, esta adolescente de Marsella encontró la lucidez que nos faltaba en muchos de nosotros para hacernos comprender que los terroristas cobardes que azotaron a Francia son los que prevalecen en Siria y Oriente Medio dando caza a ciudadanos árabes y musulmanes pacíficos empujándolos al exilio. Sone stos mismos terroristas que, cegados por una doctrina oscurantista actuaron en Europa, causando la masacre abominable de París. Mataron a pacíficos ciudadanos de diferentes nacionalidades y diferentes credos.

Attentats de Paris novembre 2015Entre la espada y la pared de la tiranía del terrorismo

Su objetivo era claro. Aterrorizar a Francia y a través de ella al mundo. Pese a las sutilezas que exhiben algunos políticos acerca de la intervención de Francia en Siria y Libia, como algunos nos quieren hacer creer, desde el sentido de la vergüenza, éstos no dudan en aprovechar esta tragedia para situar sus peones en el tablero político en vísperas de elecciones regionales en Francia. Era atractivo aludir a la teoría de la conspiración para adjudicar el crimen a las fuerzas ocultas que estarían al servicio del sionismo y cualquier otro lobby. No es nada de eso. Absolutamente nada.

Los terroristas que atacaron en París no están ya en este mundo. Murieron y se llevaron con ellos en su matanza a 129 personas y dejaron a más de 300 personas con secuelas de por vida en su ataque despreciable del viernes, 13 de noviembre de 2015. Se fueron, también, detrás de miles, si no de millones de otras víctimas a los que se ha colgado de forma infame la etiqueta de “terrorista”. Son estos miles de exiliados del mundo árabe y musulmán los que tuvieron que huir del despotismo y la tiranía de sus gobernantes ; del hambre y la pobreza, a pesar de la riqueza de sus hermanos en los países del Golfo y sobre todo de las guerras civiles y el terrorismo practicado en nombre de la lucha contra los regímenes dictatoriales y en el nombre del Islam. Los refugiados que los terroristas pretendieron vengar en París afirmaron que sus predecesores en enero de 2015, son los mataron a periodistas y caricaturistas antes de atacar a clientes pacíficos de un tendero judío, y todo para ´para vengar el Islam´

Evasión de eruditos musulmanes

Hoy en día, el terrorismo se practica en nombre del Islam. Aterrorizando a los ciudadanos comunes sentados en la terraza de un bar o los que van al estadio a ver un partido de fútbol o un concierto de música. Nunca se permitirá a estos falsos musulmanes legitimar sus asesinatos cobardes en nombre de una religión que predica el perdón, el amor al prójimo, la tolerancia y la paz.

Hommage des Marseillais aux victimes des attenats de ParisNo podemos matar en nombre del Islam, que escribió este verso tan claro como el agua de un manantial y diciendo : “Cualquiera que mate a una persona por asesinato o corrupción no cometido es como si él matara a toda la humanidad. Y quien salva una vida, es como si hubiera salvado la vida de todos los hombres. “(Versículo 32 de la Sura Al-Meida (la mesa).

Cualquiera que mate a una persona por asesinato o corrupción no cometido es como si él matara a toda la humanidad. Y quien salva una vida, es como si hubiera salvado la vida de todos los hombres

Así como es bueno recordar que las guerras y batallas del Profeta del Islam, Mahoma, siempre se han llevado a cabo en el marco de la legítima defensa. De acuerdo con los “hadices” (sobre el Profeta) reportados por sus compañeros, Mohammed nunca dejó de recordar a sus seguidores lo siguiente: “La prohibición de matar a los no combatientes (Es decir, los que no forman parte del enemigo incluyendo los ancianos, mujeres y niños que no llevan armas).

Él dijo: “Ve hacia adelante en el nombre de Dios, con Dios, en el camino del Mensajero de Dios. Eso quiere decir, no matéis a los ancianos, los bebés o los niños y las mujeres. No exceder los límites adecuados. Reunir el botín y hacer la paz y hacer el bien. Porque Dios ama a quienes hacen el bien. ”

Muhammad ha prohibido quemar al enemigo con fuego diciendo “Mata [al enemigo], pero no se le queme. Porque nadie castiga con fuego excepto el Señor del Fuego “. También prohíbe mutilar el cuerpo, usar la tortura y el saqueo, es decir, actos de vandalismo (robo, destrucción de la propiedad, etc.) y la violencia (violencia física, violación, etc. ) en contra de la población civil.

Mata [al enemigo], pero no se le queme. Porque nadie castiga con fuego excepto el Señor del Fuego

Estas palabras de Alá y su profeta son desconocidas por los autores de los atentados de París, Bagdad, Damasco, Trípoli o en el complejo turísitico de Sousse en Túnez y en otros lugares donde cientos de personas inocentes han caído víctimas de la barbarie cometida en el nombre del Islam.

¿Quién es responsable de la ignorancia de estos terroristas, en su mayoría gente joven recién salida de la adolescencia? Ciertamente, se puede hablar de su marginación en guetos para los nacidos en Francia. Pero eso no justifica esta violencia bárbara. Les han lavado el cerebro por los hombres que dicen que practican el Islam de acuerdo con su propia interpretación, y que podrían haber sido salvadas e iluminada por las verdaderas enseñanzas del Islam. Estos ignorantes de la teología han hecho de estos jóvenes unos monstruos que matan todo lo que se mueve. Y en este marco, los estudiosos del Islam, a menudo magníficamente pagados por el contribuyente, brillan por su ausencia.

Les han lavado el cerebro por los hombres que dicen que practican el Islam de acuerdo con su propia interpretación, y que podrían haber sido salvadas e iluminada por las verdaderas enseñanzas del Islam

En Francia, donde hay una gran comunidad musulmana, que supera los 12 millones de personas, más de la décima parte de la población, no hay prácticamente ningún apoyo serio para esta población. Escuelas coránicas privadas que lejos de cualquier control de la administración pública y los impuestos son dirigidos por personas que no pueden recitar un solo capítulo del Corán. Las mezquitas están bajo el control de las asociaciones religiosas cuyo liderazgo está muy condicionado por los estados de origen de los fieles asistentes. Por ejemplo, los argelinos y marroquíes en Francia luchan por el control de las mezquitas. Los saudíes están librando una guerra contra Irán y por una suma de miles de dólares, con el pretexto de hacer frente a la subida del chiísmo.

Además del silencio de los eruditos musulmanes, los estados musulmanes compiten en las mezquitas de Francia para imponer sus influencias mientas no invierten un céntimo en crear medios de comunicación (canales de periódicos, radio y televisión) para difundir el mensaje del Islam y para albergar a un joven en busca de espigas espirituales, frente a la malicia de aquellos ignorantes del Islam que les llevan a su suicidio o al crimen, aunque está estrictamente prohibido por el islam, prometiéndoles el paraíso.

Continuarán vagando de un continente a otro hasta el día en que se encuentren con el famoso Sexto Continente que albergará toda la miseria del mundo y de la que puede depender el futuro de la humanidad.

Estos jóvenes que creen en las palabras de estos bárbaros iluminados no han tenido la oportunidad de tener la inteligencia de esta joven de Marsella que rápidamente hizo la conexión entre los atentados de París y la huida de los refugiados de sus países a Europa. Refugiados perseguidos por sus propios compatriotas en tierras que tomaron por refugio. Refugiados que han soportado durante mucho tiempo las consecuencias de estos ataques terroristas, ya que se asimilan a pesar de ellos a los terroristas. Continuarán vagando de un continente a otro hasta el día en que se encuentren con el famoso Sexto Continente que albergará toda la miseria del mundo y de la que puede depender el futuro de la humanidad. A la espera de encontrarlo, van a seguir siendo las verdaderas víctimas del terrorismo que pretende luchar por su felicidad al atacar a personas inocentes en la tierra paz, la democracia y la tolerancia. Francia es uno.

 

  • Hichem Aboud es argelino refugiado en Francia
¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis + quince =