Debacle de Argentina en la Copa del Mundo. La albiceleste cayó humillada ante Croacia por un contundente 0-3 en un partido que –igual que ante Islandia– decidieron los errores propios. Un estrepitoso fallo del guardameta Caballero abrió la caja de los truenos, cuando trató de elevar el balón hacia la defensa y Rebic se anticipó para marcar. Era el comienzo del fin.

Luego llegaría Luka Modric con un espectacular golazo, Iván Rakitic con el tercero en tiempo de descuento y, a todo esto, Lionel Messi desaparecido en combate mientras sus compañeros se desesperaban para, víctimas de la frustración, entrar en el juego sucio.
Ahora toca a Argentina –con un punto– esperar una carambola con el resto de resultados del grupo D siempre que gane a Nigeria, algo que tal y como la albiceleste lleva el Mundial no está nada claro.

A por todas desde el inicio

Argentina puso toda la carne en el asador desde el inicio del partido para ir a por la victoria, porque no le quedaba otra después de haber empatado contra Islandia. Se jugaba mucho. Se jugaba todo.

Croacia defendía muy adelantada, para tratar de controlar el centro del campo, mientras Argentina hacía todo lo posible por adelantar balones entre la defensa croata. La albiceleste presionaba por todo el campo cuando su rival tenía el balón. Apenas dejaba que sacaran de puerta.

El balón iba de área a área, con peligro en ambos lados, pero sin demasiada efectividad. Argentina tuvo una ocasión clarísima a la media hora, la mayor que tuvo en toda la primera parte, cuando Enzo Pérez lanzó fuera un balón con el portero Subasic ya batido.
Croacia tuvo su ocasión más clara con Mandzukic, que recibió un balón sólo, con Caballero sin opciones, y sólo tenía que cabecear a la red como lo ha hecho en multitud de ocasiones, pero no llegó a tocar el balón.

Por parte argentina, Leo Messi estaba prácticamente desaparecido. Apenas tuvo presencia durante la primera parte. Era fundamental para marcar las ocasiones albicelestes, pero los croatas lo sabían y no estaban dispuestos a permitirlo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Error garrafal de Caballero

El inicio de la segunda parte hacía presagiar que Argentina iba a tener más opciones de adelantarse en el marcador, pero un garrafal error de Wilfredo Caballero cambió por completo el rumbo del partido.

El guardameta despejó un balón flojo sobre la defensa, pero Ante Rebic estuvo muy oportuno e interceptó el envío para conseguir el primer tanto (0-1). Lejos de conseguir el gol fundamental que perseguía Argentina para tener opciones en la clasificación, el partido se le volvía del revés.

Los jugadores albicelestes se hundieron psicológicamente, cometieron muchas imprecisiones y, cuando trataban de reponerse, llegó un golazo de Luka Modric. Un soberbio disparo desde fuera del área que pasó rozando el poste izquierdo hasta el fondo de las mallas. Imparable.

A partir de ahí, los argentinos entraron en un juego bronco víctimas de su propia frustración. Nicolás Otamendi era protagonista de acciones muy poco deportivas que sólo mostraban la impotencia de un equipo desarbolado, con un Leo Messi que estaba desaparecido y una delantera volcada que no conseguía nada positivo.

En esto llegó el remate, en el tiempo de descuento, cuando tres delanteros croatas protagonizaron un contraataque y se plantaron delante del portero argentino. Ivan Rakitic aprovechó un rebote para conseguir el definitivo gol (0-3) y dar la puntilla moral a una Argentina totalmente hundida.

Francia manda a casa a Perú (1-0)

Perú lo dio todo, pero no fue suficiente para evitar su eliminación matemática al caer derrotada ante Francia en la segunda jornada del grupo C. Un gol de Mbappé, pasada la media hora de partido, fue decisivo (1-0). El jugador francés sólo tuvo que empujar un balón que le llegó rechazado al área pequeña para convertirse, a sus 19 años, en el jugador más joven de la selección francesa que marca en un Mundial.

La selección americana tuvo sus oportunidades para marcar. La más clara fue un gran disparo de su capitán, Guerrero, que culminó una buena acción de sus compañeros Flores y Cuevas, poco antes del gol francés.

Tras el descanso, la selección peruana no se dio por vencida y luchó con todas sus fuerzas para que su regreso a una Copa del Mundo, 36 años después, tuviera la alegría de al menos pasar a octavos de final. Pero fueron más las ganas y el empuje que la efectividad, algo que puso Francia al llegar con más peligro al área rival.

El peruano Aquino tuvo una gran ocasión de marcar, a los cinco minutos de la reanudación, y también sus compañeros Advíncula y Farfán crearon peligro, pero el gol peruano no llegaba a pesar de la insistencia.

Francia defendió muy bien y salió en varios contraataques con mucha velocidad, con jugadas controladas que ponían a prueba la defensa rival. Dembelé tuvo una gran actuación en los ataques galos, ayudado por la merma de fuerzas que poco a poco iban haciendo mella en los jugadores de la selección peruana, como pago al enorme esfuerzo realizado durante todo el partido.

La selección francesa ya está matemáticamente clasificada para octavos de final y tiene que jugar contra Dinamarca, que sólo necesitaría un empate para asegurarse avanzar en el Mundial, siempre y cuando Australia ganase a Perú en la última jornada de clasificación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Australia pierde sus opciones ante Dinamarca (1-1)

Un gol ‘tempranero’ de Dinamarca no echo atrás a la meritoria selección australiana, aunque el resultado final de nada les sirve (1-1). Un solo punto después de dos partidos les deja con las maletas preparadas para su regreso a casa.

El danés Eriksen marcó un magnífico tanto a los siete minutos del inicio, con un tremendo lanzamiento imparable para el guardameta australiano. Pero el conjunto aussie no se dio por vencido y echó el resto, aunque era misión imposible ganar los daneses y más aún con el marcador adverso.

La actitud del conjunto australiano y la recomposición de su juego los llevó a crear más peligro. Fruto de ello fue el penalti, por mano de Poulsen, que confirmó el VAR y permitió a los socceroos conseguir el tanto del empate (1-1).

Dinamarca salió decidida, tras el descanso, a retomar las riendas del encuentro y buscar una victoria que asegurase su pase a octavos, pero esta situación duró poco. Los australianos volvieron a crear peligro y a poner en serios aprietos a la defensa danesa, que logró imponer su experiencia al empuje rival.

Las oportunidades llegaron para los dos equipos, aunque ninguna de ellas fructificó, y tampoco hubo méritos suficientes por parte de las dos selecciones como para considerar que deberían llevarse los tres puntos en juego.

Al final, empate merecido, pero que deja a Australia con un pie y medio fuera del Mundial y a Dinamarca en la lucha por liderar el grupo C.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEn el caso de La Manada la Justicia maltrata al pueblo español
Artículo siguienteEl Feminismo se concentra hoy contra la libertad de ‘La Manada’ en Madrid
Periodista con 27 años de profesión a sus espaldas, ha trabajado en medios de Comunicación de Extremadura y Castilla y León, además de colaborar con prensa económica como el Cinco Días y de poner en marcha su propia agencia de Comunicación Comunica2, que se ha caracterizado por la organización de eventos nacionales e internacionales y gabinetes de Comunicación para empresas públicas y privadas. También ha dirigido campañas de Comunicación Política y asesorado a personajes públicos. Según su criterio, los principios básicos del Periodismo, sólo pueden tener como base la libertad de expresión. Algo que empresas e instituciones políticas se han ocupado de manejar en favor de sus intereses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + 15 =