El buque Aquarius, que gestiona la oenegé SOS Méditerranèe y Médicos Sin Fronteras (MSF), ha anunciado en las últimas horas que zarpará de nuevo en los próximos días para seguir rescatando personas en el mar. “Nuestro barco continuará con las operaciones de búsqueda y rescate en el Mediterráneo central mientras los gobiernos no asuman sus responsabilidades”, aseguran fuentes de MSF.

Mientras los 630 pasajeros del Aquarius, el Dattilo y el Orione son alojados en hospitales y albergues oficiales de Valencia se van conociendo más datos sobre la operación de rescate, que se realizó a la desesperada y en condiciones de navegación muy duras que dieron lugar a momentos dramáticos y de gran tensión. De hecho, algunos de los ocupantes cayeron al mar y murieron ahogados. “629 personas fueron rescatadas durante la noche del sábado 9 al domingo 10 de junio, cuando nuestro buque Aquarius llevó a cabo seis operaciones de rescate y transferencia en el lapso de nueve horas, todas ellas siguiendo las instrucciones del Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo Italiano (IMRCC)”, asegura MSF. El rescate de dos botes de goma repletos de personas de varias nacionalidades resultó crítico cuando uno se rompió en plena oscuridad, abandonando a su suerte a más de 40 personas en el agua.

“Éramos 135 en el barco. Cuando salimos, la oscuridad era total. Desgraciadamente, ninguno de nosotros tenía chalecos salvavidas. Querían mucho más dinero, pero no teníamos suficiente. Pasamos casi 24 horas en al mar (…) Antes del rescate, nuestro barco estaba lleno de agua, hasta casi la mitad. Estábamos todos asustados. Cuando caímos al agua, hacía frío y estaba oscuro. Estaba completamente desnudo en el mar, la gente tiraba de mí, de mi ropa”, explica Ali, un nigeriano de 18 años, a una agencia de noticias.

La Operación Aquarius ha abierto una profunda crisis en la UE a cuenta de la política migratoria. De cara a la reunión del Consejo Europeo de la semana que viene, MSF reclama que los Gobiernos europeos sitúen “como prioridad absoluta la vida de las personas”. “Se debe facilitar un desembarco rápido en los puertos europeos seguros más cercanos, en los que los rescatados puedan recibir asistencia adecuada y garantías de que los necesitados de protección internacional podrán solicitar asilo u otras formas de protección. Los Gobiernos europeos no deben bloquear las iniciativas independientes y no gubernamentales de búsqueda y rescate y deberían crear un mecanismo exclusivo y eficaz de búsqueda y rescate en el Mediterráneo central”, añaden las fuentes de Médicos Sin Fronteras.

Por su parte, el cooperante de SOS Méditerranée Alessandro Porro relató a Efe algunas de las dramáticas historias de “secuestros, violaciones y torturas” que han sufrido en Libia algunos de los migrantes rescatados. “Éramos 135 en un bote. Salimos de Libia por la noche. Ninguno de nosotros tenía un chaleco salvavidas. Ellos [las mafias organizadas] nos habían pedido mucho dinero para darnos uno y ninguno de nosotros lo tenía”, le contó uno de los pasajeros a Porro. “Pasamos 24 horas en el mar y el bote empezó a llenarse de agua. Estaba muy asustado. Nos caímos al mar. Estaba helado y me quedé completamente desnudo. La gente a mi alrededor intentaba agarrarse a lo que podía. Tuve que luchar para poder coger uno de los chalecos que me tirasteis y al final lograsteis salvarme y llevarme a un médico. Solo puedo decir gracias a cada una de las personas que están en este barco”, relató el náufrago.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. La prioridad pasa por el control de la inmigración, que parece que es lo que no se quiere por parte de irresponsables y ONGs colaboradoras necesarias del tráfico de personas, que está llenando los bolsillos de algunos. Los traficantes están llenando balsas de gente y avisando a las ONGs de que van, para que salgan a recogerlos y los lleven a Europa, Italia y Grecia fundamentalmente. Salvani a advertido que no dará puerto en Italia a los barcos de las ONGs. Si el Aquarius, busca puerto en Italia va a tener problemas. Por cierto, creo que las ONGs que fletan este barco son francesas, pero no llevan los inmigrantes a Marsella. Es que está muy lejos. Pues como Valencia.
    Parece como si no recibieramos inmigrantes en España y que los del Aquarius son los primeros. Creo haber visto que en el 2017 llegaron 19.000 a las costas . Esta semana han llegado más de mil, pero estos no son importantes, son los otros los que lo son.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 + 10 =