No, sería una debilidad por mi parte que no me debo permitir. A punto he estado de convertirme mentalmente en una víctima más del descerebrado criminal de anoche en la Costa Azul de Francia. Me llega esta mañana la dolorosa noticia de los horrendos hechos sucedidos anoche en Niza, un delicado tratamiento médico por el que estoy atravesando y las secuelas que en éstos días me suceden a causa de las pasadas elecciones; hacen que  mis ánimos no pasan por el mejor momento y peligraba el sumarme al “gran ejército vencido de la mayoría silenciosa”. Bueno pasó y me digo: ¡adelante!.

Para no caer en  ser una víctima más y haciendo caso a varios de mis lectores que me aconsejan acortar mis escritos, valgan estas letras NO para sumarme a ciertas declaraciones de repulsa y dolor de todos aquellos que estoy viendo y escuchando; _a mi manera de entender,- llenas de hipocresía y lo que es más grave aún, de profundizar y en repetir las causas que -a mi modo de entender-, no están en el camino de eliminar estos incalificables actos criminales, con el peligro de que se repitan si no se ponen remedios.

Pongo como ejemplo lo que dice el Presidente francés que en vez de gastarse tantos euros en ir bien peinado, debería saber que no es incrementando los bombardeos sobre Siria y Irak, como le acabo de oír decir que va hacer, cómo va a acabar con actos tan incalificables como el de anoche en Niza y otros recientes sucedidos en suelo frances. Quizas lo sepa mejor que yo, pero no le importe mucho.

Por tanto, mi fraterno, dolido y casi desesperante homenaje a las víctimas de anoche en Niza, nada tiene que ver con TODOS SOMOS FRANCIA; tiene que ver con los FRANCESES, SIRIOS, IRAKIES, LIBIOS y todos aquellas victimas que sufren el terrorismo de sectas, grupos, movimientos y -lo más grave-, también de algunos Estados.

Todas las noticias dicen que el descerebrado criminal conductor del camión era francés; pues bien, seguro estoy que no sólo ese descerebrado francés es culpable y responsable; seguro que, entre los ejecutores y responsables, serán algunos franceses más.

Mi dolor nada tiene que ver con el que puedan expresar los TRES que promocionaron -en base a sus intereses personales-, con mentiras la Guerra de Irak y las otras que han sido continuación de aquella. No a mí no me pidan unidad con ellos, ni con el Presidente de Francia; convencido estoy que sus hechos anteriores, son parte de las causas de estos también lamentables sucesos.

Como madrileño y enemigo a muerte del terrorismo y de TODOS los terroristas (los que lo ejecutan, lo promocionan, lo silencian, dirigen y causan), no estaré -ni yo, ni mi espíritu-, hoy a las 12 en la Puerta del Sol. No me uniré a la que convoca ese acto -a mi juicio fariseo de propaganda partidista e ideológica-; cuando anteayer se han negado en el Parlamento Madrileño -ella y su grupo del PP- a condenar el acto terrorista del 18 de julio de 1936, que tanta muerte, dolor y calamidades causo a millones de españoles durante muchísimos años.

Como español, tal día como hoy, ante el lamentable crimen colectivo de anoche, me gustaría poder estar junto a los millones de españoles unidos a nuestro Jefe del Estado, Presidente del Gobierno y su Ministro del Interior. Lamentablemente para mí, no puede ser, nada se dijo desde la Casa Real ante lo de los TRES DE LAS AZORES que tanto los súbditos españoles rechazábamos EN LAS CALLES Y PLAZAS. Ni una palabra he oído decir al presidente en funciones y en sus deseos de volver a serlo de nuevo contra los Paraisos Fiscales que sirven para financiar el terrorismo, ni de Arabia Saudita que creo, financió y armó al llamado Estado Islámico; Hoy una vez más el bla, bla, bla, HIPOCRITA de “condena institucional”.

Nada ha hecho nuestro gobierno, como tampoco la Unión Europea, contra Turquía para que no facilitara desde sus fronteras el movimiento de esos grupos terroristas; al contrario, nuestro Gobierno como parte de Europa le ha pagado unos cuantos (muchos) millones de euros para que impida a los que huyen del terrorismo corriendo, sorteando todo tipo de peligros, a su suerte, como puedan: QUE NO LLEGUEN A NUESTROS TERRITORIOS. No yo no me uno a eso, cómo tampoco al Ministro del Interior que parece que Rajoy no puede encontrar otro peor. Al contrario; me nuda seguridad tenemos con él, para vivir tranquilo con tanto terrorismo y las luchas internas que ese señor ministro ha provocado en los cuerpos de seguridad y policiales que deben cuidar de que aquí nos libremos de hechos como el de anoche en Niza.

Termino, pronto tendremos un nuevo gobierno, esperemos que sea muy distinto al que sospecho, estando convencido que no es Dios quien nos castiga con el dolor y lacra del terrorismo, ni es un hecho inexplicable, el terrorismo es explicable, es debido a causas y responsabilidades de los malos gobernantes, nadie está libre de sus consecuencias. De ahí la necesidad de unos buenos gobernantes y no desprestigiar, si no al contrario, preocuparse por la política, buscando de verdad la PAZ y no “los intereses” de la GUERRA. HE AQUÍ MI HOMENAJE A TODAS LAS VICTIMAS DE ANOCHE EN NIZA Y TAMBIEN A LAS OTRAS IGUALES DE INOCENTES QUE LA TELEVISION, LA RADIO, LOS PERIODICOS, ALGUNOS GOBIERNOS Y POLITICOS PARECE NO AFECTARLES, SI YO FUESE CATOLICO DIRIA AQUELLO DE QUE TAMBIEN SON HIJOS DE DIOS.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 4 =