¿Es el amor una emoción, un sentimiento, un deseo, una aspiración, una identificación?

Para algunos es la única verdad, para otros constituye afecto, para otros, generosidad…

Parece que hay de dos tipos, uno que nace de la identificación con el otro, al que por empatía se le desea el bien y se hacen cosas por su bienestar, y una en la que no existe esta identificación, se ama lo diferente, por el hecho de existir o por las cualidades positivas que tiene: la bondad, la belleza, la dulzura, la fuerza, la inteligencia, etc.

Los que aman se sienten embargados por este amor, que puede ser dado a unos y quitado a otros por lo que está particularizado, o ser más o menos Universal.

En la Grecia antigua se decía que había hombres de bronce que solo se querían y ocupaban de sí mismos, de plata, que protegían y cuidaban a su familia y amigos, y de oro, que amaban a todos y a todo, y con sumo respeto, procuraban ayudar y dar lo de bueno que había en ellos a aquello con lo que entraban en contacto. La cima de esta actitud, está en hacerlo sin recibir nada a cambio salvo el la admiración y el amor que ellos mismos daban, pero incluso si eran vilipendiados, calumniados, o incluso crucificados, respondían sin rencor y con benevolencia con ese “perdónalos padre porque no saben lo que hacen”. También es probable que haya que pedir el perdón, pero también la lección para aquellos que “si” saben lo que hacen, que aun a consciencia comenten actos en contra de esa ley unificadora y armoniosa que es el amor.

Sentirse querido es agradable, y benéfico para el crecimiento, tal vez esencial sobre todo en unas etapas de la existencia, vivir en la discordia es fruto de un profundo malestar, pero tampoco hay que buscar la aprobación de todos los demás convirtiéndonos en una versión distorsionada de nosotros mismos, todo tiene su público y es necesario buscar el de cada uno.

La vida social, entendida como relaciones superficiales exentas de confianza, en las que los egos tienen mucho protagonismo y en las que no hay ni confianza ni intimidad emocional, lleva normalmente a sentir mucho vacío interior. Se habla con gente con la que se conoce poco, de cosas que interesan escasamente y nada de importancia o que suponga una definición y una toma de postura respecto a un asunto. Eso puede ser entretenido pero no nutre, puede afirmar a veces la autoestima si se tiene lo que se llama éxito social, que curiosamente representa dinero, poder, fama y notoriedad, pero los que han vivido ya lo suficiente se dan cuenta que éste éxito alimenta falsamente al alma, le da una sensación de seguridad y de aceptación por el grupo frágil y precaria, que puede venirse abajo si el individuo no posee las herramientas psicológicas y las virtudes y cualidades suficientemente desarrolladas.

En el enamoramiento, a veces una persona se queda fascinada por lo que otra representa en vez de por lo que es realmente, que es con lo que se convive.

La vida tiene muchos espejismos y a veces la sed y el hambre afectiva hacen ver oasis donde solo hay arena.

El amor de los padres hacia los hijos también debe ser instruido, son los responsables de educar y transmitir valores a la siguiente generación, y si las personas del mundo tienen deficiencias es en parte por una carencia en esto, no toda es su responsabilidad, porque la cultura imperante incide de manera muy radical, pero si son grandes significantes y condicionantes.

El amor posiblemente sea en fondo generosidad que adopta muchas formas y matices, cohesiona lo existente de una manera creativa y muchas veces nos pone a prueba, para que ahondemos nuestras raíces en él. Un impulso centrifugo del alma que quiere manifestar su naturaleza.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorPaul Bowles viendo caer la lluvia
Artículo siguiente¿Y si nos unimos toda la izquierda progresista?
Presidente de la ONG Paz en Acción, director de Radionuevaera.es, Coproductor del programa Tiempo de Cambio, colaborador de la revista Ser Consciente, coach, empresario, escritor y conferenciante. Tiene un profundo interés por todos los conocimientos humanísticos, dedicándose al estudio de la Psicología, especialmente el análisis de C.G.Jung, mediante una introspección de más de dos años. Su interés por comprender al ser humano y su destino le lleva a estudiar también Filosofía durante ocho años. Se forma en técnicas bioenergéticas durante un año y medio, y meditación, tres años. Es colaborador en periódicos, televisiones y especialmente en numerosas radios. Desarrolla varios productos que comercializa a nivel nacional como: -CURSOS DE AUTOAYUDA (12 TÍTULOS) -REVISTA: EL MUNDO DE LO INCREIBLE –PROGRAMAS: ELIMINE SU ESTRÉS Y VALORES PARA UNA CULTURA DE PAZ -LIBROS: RELACIONES HUMANAS, TECNICAS ÉTICAS DE VENTA y ESTRELLAS DE ESPERANZA. Imparte el taller: SER CONSCIENTE EN EL AHORA.

2 Comentarios

  1. Con amor se consigue mas y meor
    pero puede surgir apego : hay que aprebder a ser ecuanimes y meditar ayuda : ni dlte ni atras ni derecha ni izda : eje flexible y central
    cada cosa a su momento
    Un buen amestro con mal metodo puede dar buenos resultados

  2. Afortunadamente el amor es la energía que mueve el universo y por desgracia el mal uso o la falta absoluta de este nos puede producir enfermedades mentales, desasosiego , depresión o cualquier tipo de psicopatía. Por tanto es cierto, mueve el universo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × tres =