El aeropuerto internacional de Hamburgo vuelve a funcionar con normalidad después de haber permanecido cerrado durante varias horas como consecuencia de una toxina todavía desconocida que, en un principio, se dijo que se había expandido los conductos de aire acondicionado. Las autoridades han descartado que el hecho tenga que ver con un atentado terrorista pero a esta hora se desconoce cuáles son las causas que han provocado el suceso.

Alrededor de este mediodía, los bomberos de la localidad portuaria de Hamburgo procedieron a evacuar las instalaciones del aeropuerto después de que alrededor de cincuenta personas tuviesen que ser atendidas afectadas por una toxina de origen desconocido que habían respirado.

Estas personas se quejaron de problemas respiratorios y ojos ardientes. La policía federal, para evitar males mayores, decidió evacuar el aeropuerto. Las personas que esperaban sus vuelos tuvieron que soportar temperaturas bajo cero en el exterior del recinto. Mientras tanto, se procedió a instalar centros de atención sanitaria de campaña en los alrededores donde los médicos procedieron a atender a los afectados por la toxina.

El tráfico aéreo estuvo suspendido durante una media hora. Tras comprobar la ausencia de peligro, se volvió a reanudar.

La policía investiga si el tubo de escape de algún avión podría haber expulsado algún gas tóxico. El periódico Bild generó una gran alarma  al informar que, durante el registro del aeropuerto, había sido encontrado, en una papelera, un cartucho de gas irritante, producto que se comercializa con uso defensivo contra violadores. El diario especuló con que el gas procedente del cartucho hubiese podido ser difundido por los accesos de aire acondicionado, pero lo cierto es que los bomberos han descartado el atentado.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete − 5 =