Ángeles Carmona, presidenta del Observatorio, durante la exposición de las conclusiones.


Los crímenes machistas que no cesan, los casos denunciados de violencia de género que se multiplican año tras año, los errores judiciales que no van a la zaga, los nuevos formatos de violencia de género generados por las nuevas tecnologías… El Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, dependiente del Consejo General del Poder Judicial, ha decidido dar decisivos pasos al frente en la protección a las víctimas de esta lacra. Una de las decisiones más importantes ha sido la de la preceptividad de la asistencia letrada desde antes de la interposición de la denuncia. Hasta ahora, en muchas ocasiones, las mujeres que se decidían a denunciar por primera vez lo hacían directamente ante la policía sin que se les concediera siquiera margen para ser asesoradas por asistencia de letrados especializados en violencia de género. Esto conlleva en la actualidad a que un porcentaje muy elevado de mujeres retiran las denuncias antes de ser el caso pueda ni siquiera ser instruido por un juez.

Durante las conclusiones del VI Congreso del Observatorio, presentadas por la presidenta del Observatorio y vocal del CGPJ, Ángeles Carmona, se ha abogado también por el “cumplimiento íntegro” de las penas que se imponen a estos delincuentes, así como por plantear la imposición de penas de prisión permanente revisable a los agresores condenados por estos delitos de violencia de género, entre otras destacadas medidas que eviten esta lacra.

Los magistrados presentes en el VI Congreso del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, que se celebra desde el año 2003, también han reclamado la penalización de las nuevas formas de maltrato asociado a las nuevas tecnologías. La violencia machista ha sabido adaptarse con inusitada rapidez a los nuevos tiempos y las nuevas tecnologías. Las redes sociales representan un novedoso espacio donde han vuelto a recogerse formas violentas contra la mujer.

Expertos en el VI Congreso del Observatorio contra la Violencia de Género celebrado en el Senado.
Expertos en el VI Congreso del Observatorio contra la Violencia de Género celebrado en el Senado.

Dos de estas prácticas preocupan especialmente al poder judicial. Por un lado, el “ciberacoso”, entendido como extensión del acoso a través de medios tecnológicos, ya sea mediante aparatos móviles o a través de internet. Desde estas plataformas digitales se trata de minar y socavar la autoestima de las víctimas, mediante la emisión de mensajes amenazantes, intimidatorios, vejatorios y/o chantajistas.

Por otro lado, el fenómeno conocido como “sexting”, que consiste en el envío de contenidos de tipo sexual (principalmente fotos y/o vídeos) producidos generalmente por el propio remitente, a otras personas, por medio de aparatos electrónicos.

La presidenta del Observatorio, María Ángeles Carmona, recoge esta preocupación y destaca la necesidad de ampliar el concepto y los términos sobre violencia machista, que se incluyen dentro de la Ley integral de Violencia de Género, que cumple 12 años de vida este 2016.

El Salón de Plenos del Senado fue el escenario escogido para exponer las conclusiones del VI Congreso del Observatorio. Entre las solicitudes de los expertos se encuentra la de modificar el artículo 416 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal con la intención de que se suprima la dispensa de la obligación de declarar contra su cónyuge o pareja de las víctimas de violencia de género. Los magistrados proponen en este sentido la supresión de la atenuante de confesión para este tipo de delitos y la preceptividad de la asistencia letrada desde antes de la interposición de la denuncia.

Las conclusiones, que han sido leídas al término del Congreso por la presidenta del Observatorio y vocal del Consejo General del Poder Judicial Ángeles Carmona, también hacen referencia al cumplimiento íntegro de las penas y a la posibilidad de imposición de la prisión permanente revisable.

Otra de las medidas que buscan mejorar la protección de las víctimas de este tipo de violencia es la comunicación a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado de las denuncias presentadas por comparecencia en el Juzgado, para que así consten en el Sistema de Seguimiento Integral en los casos de Violencia de Género (VioGén) y se pueda valorar el riesgo de la víctima.

Respecto al número creciente de la incidencia de la violencia de género entre jóvenes y adolescentes, causado principalmente por el uso de las nuevas tecnologías, los expertos creen que es muy importante usar y valerse de estas mismas redes sociales para llegar a esas víctimas potenciales y contrarrestar de este modo un fenómeno creciente.

La presidenta del Observatorio recuerda que “queda mucho por hacer: todo lo necesario hasta que no haya ni una sola mujer muerta, asesinada, hasta que no exista una sola víctima de violencia de género. Ese y no otro, por utópico que pueda sonar, debe ser nuestro objetivo”.

Para lograr todos estos objetivos, los expertos reunidos en este Congreso ven imprescindible que se rompa el silencio de las víctimas, gracias a una información precisa y una asistencia efectiva desde el primer instante que la mujer denuncia. Todas las víctimas deben tener el claro convencimiento de que el sistema judicial y las instituciones están siempre de su lado, defendieron los expertos. También es imprescindible que la sociedad en su conjunto se implique: familia, amigos, vecinos, compañeros de colegio, ámbito laboral y ámbito sociosanitario. “Resulta fundamental una labor de educación en la igualdad y el respeto, siendo vital el papel de los medios de comunicación”, ha recalcado la presidenta del Observatorio.

Este importante Congreso del Observatorio ha resaltado la enorme trascendencia de la aplicación del Convenio de Estambul, publicado en el BOE en junio de 2014 y actualmente en vigor, que ha obligado a ir adaptaando la legislación española en varios sentidos. De este modo, se ha modificado el Código Penal para introducir nuevos tipos penales como el acoso, los matrimonios forzados o el sexting, así como la circunstancia agravante de discriminación de razón de género. También gracias al Convenio de Estambul se ha establecido la consideración de los hijos e hijas como víctimas directas de la violencia sufrida por sus madres y se ha aprobado el Estatuto de la Víctima, garantizando sus derechos tanto dentro del proceso penal como fuera del mismo.

Junto a estas reformas, los asistentes al Congreso han destacado que la ampliación del concepto de violencia de género en el Convenio de Estambul hace imprescindible que el legislador incluya las nuevas conductas consideradas como violencia sobre la mujer en el texto de la Ley Orgánica 1/2004 de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × cuatro =