Este 14 de junio se cumplen 90 años del nacimiento del pibe Guevara, aquel a quien le cantó Jairo, aquel que fue y es la bandera de la rebeldía y la lucha contra la desigualdad, y al mismo tiempo, de la coherencia y la obstinación en la persecución de sus ideales.

Desde su nacimiento, según cuentan, tuvo que enfrentarse a las dificultades de sufrir asma, y más adelante, cuando creció y ‘decidió darse una vuelta por América Latina’ y enfrentarse a las consecuencias de aquellas Venas Abiertas de las que hablaba Eduardo Galeano.

Ante cada dificultad siempre puso su empeño en salir adelante, así, durante sus viajes, aprendió que ‘los gringos eran de acero, los indios eran de goma’ y ‘así comenzó la historia de Ernestito el estudiante origen del Che Guevara legendario comandante’.

La historia que sigue ya es más conocida, con su rol en la Revolución Cubana y su posterior lucha en el Congo y Bolivia, siempre del lado de los más débiles, alejado de lujos y beneficios personales, y dispuesto a llevar a la práctica su ideario, pero siempre teniendo en claro que su forma de pensar no era la única posible y, en algunos casos, ni siquiera la mejor.

Por ejemplo sobre la violencia política manifestaba Guevara que ‘La fuerza es el recurso definitivo que queda a los pueblos. Nunca un pueblo puede renunciar a la fuerza, pero la fuerza solamente se utiliza para luchar contra el que la ejerce en forma indiscriminada. […] Y nosotros -les podrá parecer extraño que hablemos así, pero es cierto-, nosotros iniciamos el camino de la lucha armada, un camino muy triste, muy doloroso, que sembró de muertos todo el territorio nacional, cuando no se pudo hacer otra cosa. Ustedes tienen algo que hay que cuidar, que es precisamente la posibilidad de expresar sus ideas; la posibilidad de avanzar por cauces democráticos hasta donde se pueda ir; la posibilidad, en fin, de ir creando esas condiciones que todos esperamos algún día se logren en América, para que podamos ser todos hermanos, para que no haya la explotación del hombre por el hombre ni siga la explotación del hombre por el hombre, lo que no en todos casos sucederá lo mismo -sin derramar sangre, sin que se produzca nada de lo que se produjo en Cuba, que es que cuando se empieza el primer disparo, nunca se sabe cuándo será el último.’

90 años después de su nacimiento, Guevara vuelve como bandera y guía en cada lucha contra la opresión y en pos de los derechos de los más desfavorecidos. 90 años después de su nacimiento, Guevara sigue siendo ejemplo de coherencia. 90 años después de su nacimiento, Guevara se sigue erigiendo como faro guía de quienes quieran construir un mundo mejor.

90 veces Che.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Al autor del artículo, se le olvidó contar que el CHE internó a miles de homosexuales en campos de concentración, coronados con la leyenda ” El trabajo os hará hombres” al estilo Aushcwitz, para ”reeducarlos” y evitar que tuvieran relaciones homosexuales que él considera ”contrarrevolucionarias”.

    Cuando veo a un/a gay con una camiseta del che, me compadezco…sería como ver a un judío con una esvástica o a un negro miembro del KKK.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − trece =