Hoy, 8 de junio, se celebra el Día Mundial de los Océanos bajo el patrocinio de las Naciones Unidas. Este año con el lema de “Nuestros océanos, nuestro futuro”.

Efectivamente, como señala la misma ONU, “los océanos cubren alrededor de dos tercios de la superficie de la Tierra y son el verdadero pilar de la vida. Generan la mayor parte del oxígeno que respiramos, absorbe una gran cantidad de las emisiones de carbono, ofrece comida y nutrientes, regula el clima, y son económicamente importantes para los países que confían en el turismo, la pesca y otros recursos marinos para sus ingresos. Además, son la espina dorsal del comercio. Desafortunadamente, la presión humana, el cambio climático, y la acidificación están causando un grave daño a los océanos y los mares. La paz y la seguridad son también críticas para el pleno disfrute de los beneficios que pueden derivarse de los océanos y el desarrollo sostenible”.

Y, como constata Ecologistas en Acción, “Los océanos contienen el 97% del agua de todo el planeta, de la cual el 90% de ella es fría, oscura y profunda, y solamente bajo su superficie, alberga entre el 50 y el 80% de toda la vida del globo. En ellos habitan desde los organismos más diminutos, hasta los más grandes; pero sobre todo, los más desconocidos. Solamente se ha podido estudiar el 10% de los mismos y una de las conclusiones obtenidas es que apenas llegamos a conocer el 14% de la biodiversidad marina (Bouchet, 2006). Los océanos producen entre el 50 y el 85% de oxígeno de nuestra atmósfera”.

Sin embargo, también, podemos constatar, desgraciadamente, el impacto negativo sobre océanos y mares de la pesca ilegal, las prácticas de acuicultura insostenibles, la contaminación marina y la destrucción del hábitat y de las especies exóticas. Junto a ello, resaltar la contaminación por plástico, una de las grandes y graves amenazas que degrada los océanos muy lentamente afectando a la salud de animales y organismos acuáticos y cuyos efectos perduran en el tiempo. Esta es una amenaza grave porque el plástico se degrada muy lentamente y contamina las vías fluviales durante mucho tiempo. Además, la polución de los plásticos perjudica a la salud de los animales marinos, incluido el zooplancton, pues confunden las micro partículas con alimento. Los científicos temen incluso que tenga efectos dañinos en la salud humana.

Ante esta preocupante situación, debemos exigir a las autoridades españolas el cumplimiento y aplicación de la normativa europea y estatal en materia de protección del medio marino y su biodiversidad: Directiva Hábitat, Directiva Marco del Agua, Directiva Marco sobre la Estrategia Marina, Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad así como la Ley 41/2010 de Protección del Medio Marino.

Igualmente, debemos exigir que se apueste de manera decidida por la puesta en marcha de una transición ordenada hacia pesquerías selectivas y de bajo impacto ambiental. El aumento de los espacios marinos protegidos, en especial de los ecosistemas profundos. La lucha contra la contaminación marina accidental, así como el desarrollo de un marco sancionador que acabe con la impunidad de los que contaminan deliberadamente. El impulso definitivo de una estrategia de adaptación al cambio climático en la costa, el control efectivo de los vertidos desde tierra al mar, la erradicación de todas aquellas industrias altamente contaminantes de nuestro litoral y un cambio radical en la política privatizadora de la costa.

Los océanos son el corazón de nuestro planeta. De la misma forma que los latidos del corazón hacen que la sangre circule por todo el cuerpo, los océanos conectan a las personas de todo el mundo, con independencia de donde vivan. También regulan el clima, alimentan a millones de personas, producen oxígeno, son el hábitat de una gran variedad de seres vivos y nos proporcionan medicinas y muchos más recursos. Para garantizar la salud de nuestras comunidades y de las generaciones futuras es imprescindible que cuidemos a los océanos con la misma intensidad que ellos cuidan de nosotros

Así mismo, ante el Día Mundial de los Océanos, exigimos un esfuerzo para frenar el aumento de las temperaturas de los océanos: el calentamiento global es el aumento de las temperaturas de la atmósfera y de los océanos de la Tierra. Un aumento que se debe a actividades humanas como la deforestación y la quema de combustibles fósiles como el petróleo y el carbón. Comencemos a tomar conciencia sobre esto y los daños que puede causar.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorHola Pablo, escucha esto
Artículo siguienteEl verbo ser
Vinculado desde muy joven a la CNT y a diversos movimientos de izquierda, es militante de Los Verdes desde finales del siglo pasado. Ha sido concejal en Dénia, Presidente de Los Verdes del País Valenciano y, actualmente, Presidente de la Federación de Los Verdes. Filólogo y escritor, ha ejercido su magisterio en diversas escuelas e institutos del País Valenciano y de Cataluña, así como también en la Universidad Nacional de Educación a Distancia y en el Instituto de Ciencias de la Educación de las Universidades de València y Alacant. Ha sido Inspector Educativo y Director Territorial de Cultura en Alacant. Premio XXV d’Abril en Benissa con un libro de cuentos, Premio Educación y Sociedad del Ministerio de Educación por su libro de texto A debat, ha publicado una treintena larga de libros de texto para la enseñanza del valenciano, libros de cocina tradicional valenciana e innumerables colaboraciones periodísticas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 3 =