viernes, 27enero, 2023
9.4 C
Seville

Zarzuela tenía conocimiento de tres operaciones golpistas meses antes del 23F, según señala un informe

Un documento presentado ante el Congreso de los Diputados, Presidencia del Gobierno y el resto de altas instituciones del Estado revelaría que esas tres «operaciones» estarían encabezadas por la cúpula militar más franquista, por Milans del Bosch y por Antonio Tejero, respectivamente

José Antonio Gómez
José Antonio Gómez
Director de Diario16. Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa", "IRPH: Operación de Estado" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

Han pasado más de 40 años desde el intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981 y aún siguen vivas muchas incógnitas, sobre todo en lo que se refiere a la presunta participación del entonces Jefe del Estado en el mismo. A pesar de que estos hechos se produjeron hace 4 décadas, aún existe una opacidad y un hermetismo absoluto por parte de las distintas administraciones, con la complicidad de todos los gobiernos que han pasado por la Moncloa, a la hora de impedir al pueblo conocer la verdad de lo que entonces sucedió.

En el año 2005, un preciso informe sobre los hechos ocurridos durante la preparación del golpe de Estado fue entregado al presidente del Congreso de los Diputados, Manuel Marín, por el coronel Amadeo Martínez Inglés. Ante la falta de respuesta, en 2006 remitió dicho documento a las máximas instituciones del Estado: Presidencia del Gobierno, Senado, Consejo General del Poder Judicial, Tribunal Supremo o Consejo de Estado, entre otras. Dicho documento señala una serie de hechos que presuntamente apuntalarían la sospecha de que Juan Carlos I fue partícipe e, incluso, pudo haber instigado el golpe de Estado.   

Según el informe, en  los últimos días del verano de 1980, a causa de la  inestabilidad política, económica y social de España y del malestar del Ejército debido al terrorismo etarra y a la puesta en marcha del Estado de las autonomías, se encontraban en periodo de gestación en España tres golpes militares: el golpe duro o «a la turca», promovido por un grupo muy numeroso de generales franquistas de la cúpula militar con mando en la Capitanía General y, en consecuencia, con un gran poder operativo dentro del conjunto de las Fuerzas Armadas, que apuntaba directamente contra Juan Carlos I, al que tachaban de «traidor» a Franco, y, por supuesto, contra el sistema político recién instaurado en España.

El segundo movimiento golpista era el de corte «primorriverista», personalizado por el capitán general de Valencia, teniente general Milans del Bosch, que aspiraba a instaurar en nuestro país una dictadura militar, pero respetando la institución monárquica.

Finalmente, el tercero, denominado de «los espontáneos» o «golpe primario» por los servicios de inteligencia militar, apuntaba al teniente coronel Antonio Tejero Molina y al comandante Ricardo Sáenz de Ynestrillas como posibles cabezas rectoras de un nuevo intento de golpe de Estado tras el fracaso de la Operación Galaxia y que estaba muy limitado en medios y alcance para alterar el orden constitucional.

Estos movimientos subterráneos en el seno de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil eran conocidos y seguidos muy de cerca por la División de Inteligencia del Ejército y, sobre todo, por el CESID, que, ya en noviembre de 1980, redactó un «Informe sobre las operaciones en marcha», del que tuvieron constancia el Gobierno de Adolfo Suárez, la Jefatura del Estado y el Estado Mayor.

De estas tres vías de golpe de Estado, la más peligrosa era la primera, puesto que sus responsables ostentaban el mando del 80% del poder militar real y, además, aspiraban a dar un vuelco total a la situación política en España.

Según el informe presentado en el Congreso de los Diputados por Martínez Inglés, el comandante-jefe de Estado Mayor de la Brigada DOT V con sede en Zaragoza, tuvo plena constancia de la existencia de este movimiento involucionista en tres reuniones de jefes de Cuerpo de la guarnición con el capitán general Elícegui Prieto, titular de la V Región Militar, celebradas en octubre, noviembre de 1980 y enero de 1981.

A lo largo de las mismas se planteó la necesidad perentoria de que  nuevamente el Ejército «enderezara» abruptamente el rumbo político de nuestra nación. De lo tratado en estos tres encuentros cursó inmediatamente la oportuna nota informativa al mando del Ejército a través del canal de Inteligencia de la Brigada.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

3 COMENTARIOS

  1. pues claro que el putero lo sabia es mas el mataelefantes dio pie al golpe de estado y el era el principal cabezilla o cabezota y desde entonces hasta ahora no hemos levantado cabeza el pueblo español gobierno muy de derechas y otros gobierno de derechas psoe ahora parece que gracias a unidas podemos vemos algo de luz subida del sueldo por ejemplo pero el pueblo un 45% por ciento sigue queriendo a este borracho vamos una pena

  2. Lecciones de democracia boubónica:

    Sindicalistas detenidos: un aviso a los disidentes
    Hace unas semanas hubo unas multitudinarias protestas de los trabajadores del metal de la provincia de Cádiz. Para reprimirlas el Ministerio del Interior envió una tanqueta militar y centenares de policías antidisturbios. De entre todas las imágenes de aquellos días alcanzaron notoriedad las de un señor de edad avanzada que tras increpar a una patrulla de policías antidisturbios armada de escudos y defensas sufre una agresión brutal e injustificada por parte de los mismos de la que intenta defenderse a base de manotazos a los agentes. El jueves detuvieron a ese señor. A él y a un puñado más de manifestantes a los que acusan de desobediencia, lesiones, atentado y una serie de delitos similares.

    Las detenciones han tenido lugar en sus domicilios.

  3. José Antonio debería informar un poco a los lectores sobre las circunstancias que llevaron a que se organizaran tres conspiraciones contra la democracia. No para justificarlas; en democracia no hay justificación para los golpes de estado ni asonadas independentistas, pero si para comprender el contexto en los que se fraguaron.

    Entre 1978 y 1980 ETA asesinó en España a 250 personas; policías guardias civiles, militares y algunos niños hijos de los primeros. Sospecho que sin esta aportaciones de ETA a la consolidación de nuestra democracias (En ese tiempo ETA gozaba de la simpatía de buena parte de la izquierda y del apoyo del nacionalismo), las conspiraciones no habrían sido tantas ni habrían tenido tantos apoyos.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído