(Para Sean Penn)

 

-¿Su nombre, por favor?

-Soy Madonna, seguro que ha escuchado alguna vez mis discos y canciones.

La mirada se despega de la pantalla del ordenador y vuela, incrédula, hasta el rostro de la persona que tiene enfrente.

-¿Perdone?

-¿No me reconoce? Qué malo es el paso del tiempo para los artistas. Las gentes comunes lo tenéis más fácil, ¿verdad amigo?

Madonna pasa del usted al tuteo con el mismo descaro que suelta un gallo en un concierto. Está acostumbrada a hacer siempre lo que le da gana y acabar saliéndose con la suya.

El empleado no puede creérselo. Lleva diez años en la recepción del lujoso hotel, casi siempre en el turno de noche y jamás le había sucedido algo similar. ¿Un loco? Sí, debe ser un loco, aunque por su aspecto, con esa elegantísima chaqueta de Hackett, nadie lo diría.

-¿Tienes que poner esa cara de besugo al que acaban de sacar del agua? Ya entiendo que te impresione, pero lamento comunicarte que no estoy de humor para ponerme ahora a firmar autógrafos, tengo los pies destrozados y sólo quiero tumbarme en una cama. Vamos chico, obedece, ¡soy Madonna!

-Pero señor, Madonna es una mujer, y usted….

-Sí, ya lo sé, supongo que es evidente que ahora parezco un hombre, porque lo soy. Pero no por eso dejó de ser Madonna, la gran Madonna. Madonna la mandona como me llamaba Sean. ¿Has visto alguna de las películas protagonizadas por él? Era mi marido. Sean, Sean Penn.

-Por favor, señor. Sólo le estoy pidiendo un documento que acredite su identidad.

-Soy Madonna, ya se lo he dicho.

No ha sido una buena idea tutear el chaval, les das un poco de confianza y se van arriba. ¡Qué falta de mundo! Mejor volver al usted.

-No tengo todo el día, joven, haga el favor. Quiero subir ¡ya! a mi suite.

-Sin documentación…

-No necesito ninguna documentación, soy una estrella mundialmente reconocida. Mi cara y mi música han llegado hasta en el más recóndito rincón de África o Asia. En lo más profundo de la selva del Amazonas hay carteles y dibujos con mi efigie. Lo sé porque me han mandado fotos montones de veces. No pienso darle ningún documento

-Entonces señor, me temo que…

-¿Va a negarme la habitación que tengo reservada? ¿Quiere que hable con el Señor Burns? Supongo que usted sabe perfectamente cómo se llama el dueño del hotel, gran admirador mío.

-Pero señor… lo suplico, no se ría de mí, le ruego que me dé un pasaporte o un carné de identidad.

Madonna enciende la mirada y enfrenta sus ojos a los del chico. Dilata, con seguridad absoluta, los labios dibujando una sonrisa divertida y seductora. Y comienza a cantar:

“Like a virgin, hey /Touched for the very first time /Like a virgin /With your heartbeat /Next to mine /Whoa /Whoa, ah Whoa”

Desafina muchísimo, y la voz no se parece nada a la de los discos. Al cabo el tío que está cantando es un hombre, ¡el tío es un tío! El tío, además, se llama Panizo, Javier Panizo. El célebre ensayista Panizo, el autor de Las Carpetas del Tiempo.

-Está bien, comprendo que estoy muy cambiada. Si no quiere usted darme una habitación me aguantaré, ya he luchado mucho en la vida y estoy acostumbrada a las dificultades. Probaré en otro sitio. Seguro que alguien es capaz de reconocerme.

Y se gira y se va, meneando exageradamente las caderas, en dirección a la puerta: la fabulosa Madonna, el fabuloso Panizo, Javier Panizo.

No Hay Huevos


(Javier Puebla es autor de El Año del Cazador, novela neurológica formada por 365 cuentos escritos en 365 días consecutivos. Un juego novedoso en la historia de la literatura. La obra es ahora un magma vivo y en continuo movimiento, que sólo puede conseguirse a un precio demencialmente alto (se nota que el autor carece de verdadero interés en la venta) solicitándola directamente por email al siguiente correo:

elcazadordecuentos@javierpuebla.com

                         

Esta Suite del Cazador para Diario16, nació como una apuesta del periódico y del autor para mantener viva esa mirada de Cazador.. de Cuentos). Pieza 50.

 

https://www.facebook.com/ElCazadordeCuentos/

https://twitter.com/LeonCuentos

https://www.instagram.com/elcazadordecuentos/

 

(Mecanografía: LF)

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorPuigdemont y Comin solicitan al Supremo que suspenda la orden de detención para poder recoger su acta de eurodiputados
Artículo siguienteVox ya es también «derechita cobarde» en Andalucía
Javier Puebla ha sido galardonado con diversos premios, tanto en prosa –Nadal, por Sonríe Delgado, y Berenguer, por La inutilidad de un beso– como en poesía: El gigante y el enano: V Certamen Vicente Presa. En 2010 recibió el premio Cultura Viva por el conjunto de su obra. Es el primer escritor en la historia de la literatura en haber escrito un cuento al día durante un año: El año del cazador; 365 relatos que encierran una novela dentro. En 2005 fundó el taller 3Estaciones y la editorial Haz Mlagros. Cineasta, escritor, columnista y viajero: ejerció funciones diplomáticas en Dakar durante cuatro años, y allí escribió Pequeñas Historias Africanas, Belkís y Blanco y negra. Gusta de afirmar en las entrevistas que nació para contar historias, y quizá por eso algunos de sus artículos parecen relatos o cuentos.

3 Comentarios

  1. y se queda tal feliz despues de tal articulo? se que lo que vende es denigrar a la gente y reirse de ella. pero educadamente lo invito a que conozca quien es madonna y lo que ha representado y representa en la historia de la musica, de la cultura y de la libertad de expresion. madonna no solo es una cantante pop, Madonna es una mujer que siendo ella misma ha contribuido a lo que tenemos hoy en dia. le invito a leer sobre ella, estoy seguro que descubrira cosas muy interesantes.

    Un Saludo.

    • Me encanta Madonna. Invito al autor del comentario que aprenda a leer. El texto es un relato o cuento, y el protagonista es Javier Panizo. De cualquier modo agradezco el comentario… es bonito que hablen de uno, aunque sea bien, como decía Dalí, Salvador Dalí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once − 9 =