lunes, 26septiembre, 2022
21.5 C
Seville

Yo, posthumano

El ser posthumano es una expresión tangencial de la gran crisis por la que atraviesa el humanismo

Antonio Guerrero
Antonio Guerrero
Antonio Guerrero colecciona miradas, entre otras cosas. Prefiere las miradas zurdas antes que las diestras. Nació en Huelva en 1971 y reside en Almería. Estudió relaciones laborales y la licenciatura de Filosofía.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

Habida cuenta de la existencia de tendencias posthumanistas, transhumanistas y antihumanistas en nuestro contexto actual, por parte de ciertos intelectuales, se hace necesario un esclarecimiento de tales conceptos y una reflexión sobre los mismos.

El posthumanismo alude a la extracción del centro del cosmos del ser humano antropocéntrico y a la crítica a su soberbia autosuficiente que no contempla su faceta animal ni ecológica. En cierta forma, y como dice Schaeffer, el hombre ya ha llegado al fin de su excepción en la naturaleza. El transhumanismo incorpora en el escenario a la persona cuya identidad pasa por la era de la tecnología como extensión indisociable de sus capacidades. Yo y mi circunstancia tecnológica, diría un Ortega y Gasset renacido.

Y el antihumanismo es anterior, marcó una oposición al humanismo renacentista donde el ser humano era el principio y el fin de la humanidad y donde la razón representaba el criterio de validez para la verdad. Todas estas posturas son el Post al humanismo. No obstante no me gusta demasiado la idea de un Post, en este momento donde todo es Post o Afterpost y donde se ha puesto de moda erigirse como nueva etapa y solución a los problemas. Pero ¿hay un después del humanismo? ¿Si el hombre ya no está en el centro, quién está ahora? ¿Nadie?

Por eso, y como sucede con el concepto de postmodernidad donde se sabe que no hay un Post a la modernidad sino un reflejo de que la modernidad está en crisis, con el posthumanismo sucede lo mismo: no hay un después del humanismo, solo el descubrimiento de que el humanismo-en-sí está en crisis. No existe el ser posthumano, sino el hombre en crisis. En realidad está en crisis el mito de Prometeo, perfil de nuestra cultura. Y lo está por no aprender la lección de la inexistencia de verdades absolutas donde la razón se supone el único criterio; también por no aceptar la falacia de su exclusividad obviando lo animal y ahora lo tecnológico.

Y en lo concreto, estamos en crisis, por no ser tolerantes con los demás, por tachar de «lo contrario» a quién no piensa como nosotros sin darnos cuenta de la falacia de nuestros propios dogmas de fe revestidos de buenismo y populismo; por otro lado estamos en crisis por nuestro rencor. Nos odiamos por razones absurdas y siniestras. Nuestra cultura está en crisis. Amén de no haber un Post a la misma nos hallamos en una crisis muy profunda.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído