La Organización Internacional del Trabajo (OIT) pone de manifiesto que ya son más mujeres que hombres -un 70% frente a un 60- las que prefieren trabajar a quedarse trabajando en casa y cuidando de los hijos. Sin embargo, la penalización profesional de la maternidad, según esta entidad, sigue vigente.

De hecho, sólo el 25% de gerentes con hijos menores de seis años sean mujeres, mientras que la proporción de mujeres en cargos directivos aumenta al 31% si no tienen hijos pequeños.

La OIT, ha establecido que todavía hay una diferencia de remuneración del 20% entre hombres y mujeres, una realidad de la que no escapan los países considerados más evolucionados en la materia.

Islandia es el único que ha alcanzado plena paridad en las oportunidades de trabajo para hombres y mujeres, pero todavía no ha conseguido igualdad de remuneraciones, por lo que el Gobierno ha anunciado medidas concretas para cerrar la brecha salarial el próximo año.

Con ese fin ha tomado una serie de medidas que van desde la certificación de empresas que pagan por igual a hombres y mujeres que realizan un trabajo de valor similar, al establecimiento de un sistema para que las firmas privadas rindan cuentas a este respecto.

La organización también denuncia que la rentabilidad de la educación de las mujeres en términos de empleo es menor que para los hombres, ya que el 41,5% de mujeres con título universitario no trabaja a nivel mundial, mientras que en el caso de los hombres sólo se trata del 17,2%.

Compartir
Artículo anteriorHipoteca
Artículo siguienteBox
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 8 =