poesía
Artword: Riki Blanco.

Vuelve a ser POESÍA EN EL CORTE INGLÉS y allí estoy con mi sombrero y en la primera fila (por cortesía de una señorita). Scarpa va vestido de gala, pajarita incluida, y hay una chica de pelo largo con una guitarra en el escenario, y otra, con el pelo no tan largo y más oscuro y más rizado, sentada ante el piano. Están interpretando canciones de Luis Eduardo Aute, a quien las fuerzas ya no le alcanzan para estar presente en un acto donde él es protagonista absoluto.

Son muchos los artistas invitados: músicos, actores, actoresy poetas, quienes con sus propias magias nimban el hechizo continuo e inmortal que es la obra de un hombre cuyo nombre con sólo ser pronunciado: Aute, convoca en muchas y diferentes generaciones oleadas de maravillosos recuerdos.

¡Ha empezado el Homenaje a Luis Eduardo Aute en los #Lunesdelírica del Corte Inglés!

Está la sala atestada, no hay una sola silla libre y sí mucha gente de pie. Entre los que están de pie se halla el hermano del artista, y también está su hijo. Y el ambiente que se respira es casi religioso, místico me atrevería a decir: todo espiritualidad y amor y respeto. Sube Palmira Márquez, actriz aunque ella se presente como agente literaria, y realiza con palabras un dibujo de Aute inolvidable: es el tipo que anda con más swing de todos los que he visto en mi vida.

Hay duelos de guitarras y voces: Javier Batanero contra Cristina Narea, suenan poemas de Aute en otras voces, canciones de Aute en otras voces: Marta Espinosa, Pamela Montel, Miriam Quiñones… Todos son ellos, todos son Aute, todo el público somos Aute, y no queremos irnos, ninguno queremos irnos a pesar de que pasan los minutos y hasta las horas. El espectáculo ha comenzado a las 19,30 y dos horas después aún hay zapatos paseando el escenario. Ninguno queremos irnos, queremos estar siempre homenajeando a Aute, disfrutando de su obra poliédrica e infinita.

Pero al mismo tiempo que llena de amor los corazones también duele -y el dolor siempre ha sido inspiración y profundidad en las miradas- estar haciéndole un homenaje y que él, Luis Eduardo Aute, no esté, que no sea él quien -para complacer a su Marichu, cantaré Marichu, cantaré– esté ante el micrófono y con la guitarra en la mano.

Presiento que tras la noche

vendrá la noche más larga,

quiero que no me abandones

amor mío, al alba.

… al alba al alba.

Aplaude: el público, mueve la cabeza y los pies: el público, se emociona: el público… porque era todo amor y era todo arte el lunes 28 de diciembre de 2019 en la sala de Ámbito Cultural del Corte Inglés de Callao, y yo también estaba allí, con mi sombrero, para poder contarlo, y cantarlo.

Compartir
Artículo anteriorEl conflicto del taxi llega a Bruselas
Artículo siguienteMódulo, dirección y sentido
Javier Puebla ha sido galardonado con diversos premios, tanto en prosa –Nadal, por Sonríe Delgado, y Berenguer, por La inutilidad de un beso– como en poesía: El gigante y el enano: V Certamen Vicente Presa. En 2010 recibió el premio Cultura Viva por el conjunto de su obra. Es el primer escritor en la historia de la literatura en haber escrito un cuento al día durante un año: El año del cazador; 365 relatos que encierran una novela dentro. En 2005 fundó el taller 3Estaciones y la editorial Haz Mlagros. Cineasta, escritor, columnista y viajero: ejerció funciones diplomáticas en Dakar durante cuatro años, y allí escribió Pequeñas Historias Africanas, Belkís y Blanco y negra. Gusta de afirmar en las entrevistas que nació para contar historias, y quizá por eso algunos de sus artículos parecen relatos o cuentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 3 =