Imaginemos que el poder, todo el poder, fuese un bol de caramelos, sí, una de esas peceras que todos tenemos en casa llenas de cerillas o sobres de azucar.

Al aprobarse la Constitución se acordó que el cuenco de los caramelos del poder estaría dividido en tres partes: la tercera parte, y situados en el fondo, los de fresa; esos serían el poder municipal. La segunda capa, tercera parte también, y situados en la mitad, sabor naranja, y corresponderían al poder autonómico y arriba de todo, los de menta, que corresponderían al poder estatal.

Y para trabajar sobre ellos tres, tres cuerpos funcionariales, con sus núcleos adheridos de poder como la prensa, voceros, filósofos, empresarios y tertulianos. Los trabajadores municipales, los funcionarios autonómicos y los del gobierno central, trabajaban cada uno, en su color determinado.

Todos estuvieron de acuerdo en esa división. Bueno, de acuerdo pero sabiendo que sables, sotanas, togas, ultras con pistolas y banqueros se reservaban parte de los dulces para sí como derechos adquiridos.

La estructura no estaba mal diseñada, pero pensada con mentalidad del siglo XIX.

Y es que la mayor parte de los confites se tenían que renovar porque habían excedido en su caducidad; y además, entre todos, no teníamos dinero suficiente para sustituirlos por unos unos nuevos, adaptados a la realidad del siglo XXI.

Pero resulta que va y entramos a finales del siglo XX en la Unión Europea. La Union Europea nos ha ayudado a pagar los nuevos caramelos, pero a cambio, cada vez que pagaba una factura, se acercaba a la urna y cogía un puñado de caramelos (cesión de soberanía), porque, en el fondo, eran y continúan siendo suyos.

La pecera era pues, recordemos, el tercio del fondo de sabor fresa, hacia la mitad naranja y el tercio de arriba verde. Pero hete aquí que se acerca la UE y coge un puñado de caramelos. Lógicamente en la mano le quedarán más caramelos de menta que de naranja o de fresa.

Y así ha venido haciéndolo, una y otra vez.

Al perder soberanías estatales, los funcionarios que medraban y vivían de las mismas, tenían dos opciones; o reducirse, o asaltar y pelear por las competencias de los demás. Los verdes, ferozmente mermadas sus competencias, sólo podían arrebatar competencias a los de las autonómicas y municipales, porque contra quien le debes dinero y es más fuerte que tú, es difícil ir.

La famosa recentralización se puede explicar perfectamente con este ejemplo. El de unos funcionarios del estado central que luchan para robar competencias al poder municipal y al poder autonómico, porque les va la subsistencia. Porque eso de hacerse un “auto-ere” está fuera de sus planteamientos, aunque actualmente sobren la mitad; de los unos y de los otros. La duplicación de competencias lo es porque unos las han creado, pero los otros, no las han cedido de verdad, nunca.

Y ya que ellos son el “poder central”, una casta ferozmente ideologizada por el franquismo, como se ha visto en las últimas elecciones; hemos de entender que el conflicto nace porque, al quedarse sin trabajo, sólo buscan ampliar sus competencias “por lo civil o por lo penal” antes de tenerse que ir a casa.

Al precio, eso sí, de acabar rompiendo la pecera, porque no la pagan ellos.

1 Comentario

  1. En Pais Vasco existe una asociaciòn llamada Gure Esku Dago, integrada por lo ma sradical de EH bildu, sindicatos abertzales, y muy tìmida presencia de miembros de PNV, en sus manifestaciones.estos ùltimos siempre entre dos aguas , por el què diran, de cara a su afiliacion mas radical.Esta organizaciòn es similar a las que han montado todo el tinglado en Cataluña, y que ya vemos en que ha desembocado, es decir Omiun Cultural y ANC. De hecho s eapoyan mutuamente en manifestaciones en euskadi y Cataluña. Gure esku Dago , al dia de hoy tiene muy poco apoyo popular , incluso ni Bildu al 100% lo apoya, se puede decir que son 4 y el del tambor, pero ¡ojo¡ al contar con subvenciones pùblicas estàn ahi`presentes en la calle, e incluso se permiten hacer referendumssobre el derecho a decidir, o sea persiguen al independencia de Euskadi.En el ùltimo referendun solo voto un 10% de la poblacion , y por supuesto en un 98% votaron si a la independencia de Euskadi con cifras muy dispares, en los pueblos de la costa , los mas abertzales voto el 15%, y en los pueblos cercanos a las grandes ciudades, bilbao, SS, Vitoria a penas rozaron el 8%.Pero ojo, no los menospreciemos, porque son constantes en su trabajo , y disponen de fondos publicos, y cualquier dia nos vemos abocados a un desastre como el que està ocurriendo en cataluña. En Euskadi son pocos, pero se hacen oir mucho. Como el Gobierno de turno no se tome el asunto en serio, tendremos un grave problema a medio plazo. Eso si se organizan unas fiestucas de aupa. La ùltima la organizaron en Vitoria, y tuvieron la desfachatez de pedir un «impuesto voluntario» a lso hosteleros d ela zona donde si iba a montar la fiesta, eso si «voluntario», te dejaban el sobre y posteriormente pasarian a recogerlo. Haber quièn es el valiente que se lo devuleve vacio. Vamos al mas puro estilo de sus amiguetes, pero sin pistola ni bombas.
    , existe una

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre