Todo accionista espera que la empresa en la que invierte optimice: seguridad, rentabilidad, liquidez. Para ello las empresas buscan los mejores profesionales y/o nos contratan como consultores.

Próximas elecciones. Oportunidad de “junta general de accionistas” europea, estatal, autonómica, municipal. Se valorarán resultados y decidirá a quiénes se confía el “propio” futuro. Saldrá un nuevo “consejo de administración” “equipos de Dirección y gestión”. ¿Con qué criterio deberíamos elegirlos?

¿Qué valoración hacer de resultados, del balance ofrecido?

Para analizar objetivamente precisaríamos conocer el “proyecto” (Plan Estratégico) de España para sí misma. ¿Existe? Si existe ¿es conocido? ¿Aplicado? ¿Quién lo “audita”? No parece ser un proyecto común, riguroso. Se detectan proyectos “partidistas, ideológicos, excluyentes”, no “integradores” para ganar efectividad. “Indicadores”. ¿Mejoran, se mantienen, empeoran? Rigor, orientación a la sociedad, deuda pública, productividad, competitividad internacional, evolución económico/financiera, posición en rankings internacionales de los principales factores generadores de progreso, riqueza, democracia, justicia social, paro, índices de pobreza, balanza comercial, nivel de educación, investigación, pensiones, imagen internacional, etc. ante “referentes” que sirvan de modelo positivo. Entran monarquía, tribunal constitucional, Supremo, partidos políticos, dirigentes, sistema judicial, sindical, etc. ¡Todos los estamentos! ¿Hablan de “esto” para optimizarlo en los debates o está ausente y predominan descalificaciones, ataques, críticas…? Cómo afecta eso a todos los españoles, ¡que son los “accionistas”!, en calidad de vida, democracia real, progreso, trabajo, sanidad, educación, infraestructuras, justicia independiente, etc. ? ¿Se aprueba el balance del ejercicio que acaba o…?

¿Qué valoración del balance económico del conflicto con Cataluña?

Cataluña, según estadísticas oficiales, la primera economía productiva, la primera en exportación, etc. El 16% de la población aporta el 20% del PIB estatal. ¡Máxima productividad y rentabilidad! Son datos conocidos, aceptados, por todos. Montoro dijo: “Catalunya nos sacará de la crisis. Son los mejores”. Se supone que “el consejo de administración” de España, sus equipos de dirección, se habrán centrado en optimizar esa fuente de riqueza que aporta tanta “seguridad, rentabilidad, liquidez” al sistema español. ¿Lo hace? Cataluña, según indicadores objetivos, es una inversión segura, rentable, líquida. Financial Times la elige, por segundo año consecutivo, como “la mejor zona del sur de Europa para invertir”. La UE: “motor de Europa”, centro de una de las áreas de fuerte potencial de desarrollo industrial. Lo confirma la categoría de las importantísimas multinacionales que se instalan. ¿Actúa en consecuencia el “consejo de administración del estado español, sus equipos directivos? ¡O su gestión frena, asfixia, limita, ese indudable potencial y perjudica con ello a España? ¿Merece ser aprobado el balance del Consejo de su gestión con Cataluña?

¿Y con los catalanes? Premisa: “el personal es el principal activo”. Es evidente que la “plantilla profesional” de Cataluña, al margen de origen, identidad, ideología, son generadores de esa realidad económica que tanto destaca internacionalmente y beneficia a España. Pero hay conflicto España/Cataluña. Un 75% quiere” plantear su continuidad en el “holding” de España. Casi la mitad, o la mitad, decide marchar. ¿No tienen ninguna responsabilidad el Consejo de Administración de España, sus altos directivos? ¿Qué valoración hacer de una organización en la que una de las mejores plantillas de personal quiere independizarse? Esos gestores a nivel estatal, autonómico, municipal, ¿han conseguido una mayor identificación, integración, “voluntaria y satisfactoria” de la población catalana con la española, porque han visto respetada y potenciada su identidad, libertad, bienestar, valores, cultura…? El Consejo y los directivos retienen, por imposición, el aporte económico de Cataluña pero han perdido millones de personas en su identificación con España. ¿Qué valoración hacer de la gestión del Consejo de Administración, de los equipos directivos, con los habitantes de Cataluña que se quieren ir y, con ellos, todo lo mucho que aportan?

¿Proyectos para España y para Cataluña?

Vienen propuestas de “Planes Estratégicos” a la “asamblea general de accionistas” que somos los votantes. Nos jugamos mucho para España, para su relación con Cataluña. Ésta, por descontento e incumplimientos, quiere tener su propio proyecto, consejo de administración, equipos directivos. Votar es la única oportunidad del votante para influir en su futuro, el de su familia. Lo “delega” en quienes elijan. Deberíamos votar con rigor, máxima objetividad, racionalidad, mínima visceralidad, qué proyecto elegimos, en quién confiamos para ese “consejo de administración y equipo directivo estatal, autonómico, municipal, que va a “determinar” nuestra vida, el modelo de “sociedad” en el que vivir. ¿Como los mejores en democracia, progreso, calidad de vida, libertad, justicia social, o… como los que declinan? ¿Con una Cataluña voluntariamente integrada… o sin ella porque no se sabe gestionar políticamente? ¿Seremos conscientes de la responsabilidad de nuestro voto… en bien de nosotros mismos, de nuestras familias?

Esos nuevos administradores, directivos, ¿aportarán el mejor proyecto para España y para solucionar, satisfactoria y voluntariamente, el conflicto con Cataluña o lo agravarán…? No es “su” responsabilidad solamente. Es “la nuestra”. ¿Hasta dónde llegarán los “efectos” de nuestro voto?

¿Qué ganan España, los españoles, con su conflicto con Cataluña?

1 Comentario

  1. El único partido que tiene un proyecto para que el 99% de los ciudadanos, de este país incluyendo Catalunya, vivan en mejores condiciones y donde solo un 1% podrían perder buena parte de sus abusivos privilegios, es PODEMOS.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 5 =