Antes de nada, me gustaría pedir disculpas por si algún hombre que se dedicara a cualquier servicio de limpieza se sintiera ofendido al yo utilizar el genero femenino en mis líneas, pero al ser una amplia mayoría de mujeres las del colectivo lo creo necesario, de igual manera que pido perdón por no usar mas a menudo el lenguaje inclusivo, deberíamos de ir usándolo más los que de una manera u otra nos dirigimos a lectoras.

Del mismo modo que mi hijo se piensa que son duendes quienes cambian el tubo de cartón por un rollo nuevo de papel higiénico, nuestros amigos empresarios piensan que sus empleadas cuentan con un equipo de colaboradoras mágicas para ayudarlas con el mocho, dicho sea, mi hijo tiene 7 años y de sus decisiones empresariales no depende la alimentación de ninguna familia.

Esclavitud:

  • 3. f. Sujeción excesiva por la cual se ve sometida una persona a otra, o a un trabajo u obligación.

La familia Vidal-Quadras, (los antepasados del eurodiputado del PP y posterior presidente provisional de Vox, Alejo Vidal-Quadras), Alicia y Esther Koplowitz, dos de las empresarias más conocidas de España, son hijas de Esther Romeu de Juseu y Armenteros, tal y como contaba Xavi Domingo en “La desconocida historia de la esclavitud en España”, fueron participes de la esclavitud en España en el pasado, no podemos afirmar “legalmente” que se siga dando, ya que “supuestamente” la esclavitud fue abolida hacia 1880, ¿seguro?, tengo mis dudas.

Contratos, que no contentos con ser precarios, no se cumplen, subrogaciones inexistentes, desplazamientos que a pesar de estar contemplados en los convenios como horario laboral no se cumplen, horas pagadas en negro, y un sinfín de aberraciones mas propias del siglo XVII que de la actualidad.

Boletín Oficial Del Estado Núm. 67 sábado 14 de marzo de 2020:

  • Artículo 18. Operadores críticos de servicios esenciales.
    • 1. Los operadores críticos de servicios esenciales previstos en la Ley 8/2011, de 28 de abril, por la que se establecen medidas para la protección de infraestructuras críticas, adoptarán las medidas necesarias para asegurar la prestación de los servicios esenciales que les son propios.

Ley 8/2011, de 28 de abril, por la que se establecen medidas para la protección de las infraestructuras críticas.

  • Artículo 2. Definiciones. A los efectos de la presente Ley, se entenderá por:
    • a) Servicio esencial: el servicio necesario para el mantenimiento de las funciones sociales básicas, la salud, la seguridad, el bienestar social y económico de los ciudadanos, o el eficaz funcionamiento de las Instituciones del Estado y las Administraciones Públicas.

No creo que sea necesario recordar la labor que han desempeñado nuestros enfermeros durante la pandemia, y que habiendo finalizado el estado de alarma siguen desempeñando, pero puede que se nos olvide algo, ¿Quién ha estado, está y estará limpiando los hospitales sin que se les considere personal esencial? A mi entender es esencial para la salud, mantener la limpieza al día.

No solo en los hospitales contamos con esos “invisibles duendes” que dejan todo reluciente para que podamos gozar de unas instalaciones limpias y saludables, en los colegios en los que nuestras hijas estudian y son formadas para ser el futuro del país, este ejercito de precarizadas empleadas, se ocupa de mantener todo brillante para que cada mañana como si de una batalla se tratase, nuestras locas bajitas lo dejen todo manga por hombro de nuevo.

En toda la administración pública se produce el mismo problema, la lacra de España, la privatización de servicios y por tanto precarización de las empleadas, a mas intermediarias mas tajada a repartir, tajada que quien la sufre es la misma de siempre, la obrera. Mas de 250 empleadas del Gregorio Marañón se manifestaban el pasado mes de junio por el anuncio de licitación de la limpieza de este, 543 mujeres se han dedicado a la limpieza de los 4 hospitales de Cantabria exponiéndose a la Covid-19, y, por consiguiente, a sus familias durante el estado de alarma, y así a lo largo y ancho de la península.

La Covid-19, además de paralizar el país durante meses, haberse llevado demasiadas vidas, haber puesto en peligro empleos o directamente haberlos aniquilado, está levantando ampollas en cuestiones que teníamos apartadas por no parecer importantes a simple vista, y el tema de las limpiadoras es uno de ellos.

La esclavitud indígena fue abolida con las Leyes de Burgos en 1512, a unos escasos 130 kilómetros y 500 años después, la Confederación Nacional de Trabajo – CNT – de Valladolid denuncia abusos por parte de empresas de limpieza.

Una de las prácticas abusivas más practicadas por las empresas de limpieza es la subrogación, resumiéndolo un poco se trata del cambio de la empleadora de la trabajadora, es decir, el cambio de la empresaria o empresa que tiene contratado a la trabajadora. Esta situación puede ser debida a la compra o absorción de una empresa por otra, o simplemente porque la empresa decide cambiar de denominación. ¿Qué ocurre en realidad? La empresa “A”, poniendo solo un ejemplo de tantos que pudieran darse, se declara en concurso de acreedores, la empresa “B”, que se queda el contrato de “A”, en lugar de subrogar a las empleadas, les hace un contrato de prueba de un mes y adiós muy buenas. Otra practica aberrante de las empresas es en referencia a los desplazamientos de las empleadas, en los convenios de limpieza, el desplazamiento entre los portales, el suyo por ejemplo, cuenta como horario laboral, lo cual es mas que lógico, no se puede para el tiempo al dejar el mocho en la calle menganito al desplazarse para limpiar los cristales del portal de la calle fulanito, pues bien, tampoco se cumple, al tiempo de trabajo remunerado de las empleadas, hay que sumarle el no remunerado de sus desplazamientos, y no me vale con que nadie me diga que no le pagan por el tiempo que emplean en ir a trabajar, lo correcto es reclamarlo, máxime cuando son varios los desplazamientos que realizan al día nuestras olvidadas limpiadoras, ¿le gusta ver su portal limpio cada mañana? pues no se limpia solo.

Los precarios sueldos y los contratos a media jornada suponen varios hándicaps, por un lado, la necesidad de algunas limpiadoras de tener distintos contratos, con lo que supone tener varios pagadores, y por consiguiente la penalización a la hora de hacer la declaración de la renta, y por otro, la cotización para la jubilación.

A una media de 15 horas trabajadas semanales y teniendo en cuenta la jornada laboral media en 37 horas, se necesitan 37 años cotizados para cobrar el mínimo de pensión por jubilación; las limpiadoras tienen dos opciones, o trabajar en varias empresas para cubrir horas con la anteriormente citada receta de Hacienda, o trabajar durante dos vidas para llegar a ese mínimo establecido, y poder “gozar” de una jubilación de mierda por culpa de los miseros sueldos que obtienen después de sufrir lesiones en codos, muñecas y rodillas, para que, insisto, usted tenga limpia las escalera por la mañana temprano, como ven, esta la cosa jodida.

Empresas como Clece, propiedad de Florentino Pérez, o Cliner, vinculada al reciente imputado por crímenes de Lesa Humanidad Martin Villa, tienen sus propios aprendices a menor escala, Española de Servicios hasta ha cerrado su web para evitar que se la gente viera las protestas diarias de sus empleadas, empleadas que no pueden permitirse demandar por evitar que les salga mas caro el collar que el perro, empleadas que no pueden permitirse hacer huelga si no quieren dejar de comer esa semana, empleadas atemorizadas por la continua amenaza de ser despedidas si no les gustan las condiciones, empleadas esclavizadas, empleadas que aun así y con todo, no dudan en entregarnos la mejor de sus sonrisas cada mañana cuando les pisamos “lo fregao”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre