Vivimos en un mundo de yupi, cuando nos quejamos que los chinos hacen negocio con el virus; y aquí qué somos todos buenos. Resulta que en aragón llevamos miles y miles de personas paradas de larga duración, olvidados de las instituciones; En los que a partir de los 35 años, la gran mayoría de las empresas nos consideran literalmente viejos o inutiles; o despreciados por nacer de un sexo que no aporta subvención alguna a la empresa.

Muchos de estos olvidados y olvidadas se buscan las castañas del fuego entre contenedores, trabajos en negro, delincuencia, prostitución, vendiendo los pocos cacharros que tienen en sus decrepitas casas; y ahora resulta que gracias, desgraciadamente, a la aparición de un mal tipo llamado coranovvirus, se nos solicita que enviemos curriculum a centros de mayores o dependientes con casos de ancianos con covid 19 sin hospitalización; incluso sacan un decreto que puedes trabajar sin la formacicón especifica; entonces de qué sirve estudiar 6 meses para la obtencicón de certificación o dos años para un grado medio mientras malvives como un perro maltrecho.

Ahora si que tenemos que ser solidarios con fundaciones y residencias de mayores; Por qué han esperado que el covid 19 legue a formar parte de nuestro día a día; por qué antes de que hiciera su aparición, muchas residencias al año de contratación echan a la calle a los trabajadores hasta volverles a contratar a los seis meses;si tienes suerte; por qué algunas residencias tienen 90 abuelos para dos auxiliares; cuando no llegan al trabajo; por qué debo ir yo, cuando no me contrataron por mi sacrificio en mis estudios, como miles de españoles, en vez de ir de bares o comprarme un canal digital; por qué debo ir a trabajar por que nadie me ha dicho que eres un tipo necesario en mi empresa, por ello te juro que no pediré una subvención. me pregunto cómo henos llegado a esto; Hemos dejado entrar un tipo malo como el coronavirus que nos lo han echado de fuera como el tipo que echa pulgas a la entrada de un colegio para que vayan los padres a comprar antipiojos a sus establecimientos.

Ahora, salen todas las miserías de una sociedad mal esructurada, una sociedad que lleva años callada mientras los politicos invertian el dinero de todos los españoles, en la construcción de absurdos puentes, aeropuertos abandonados, obras de hormigon que no sirven ni para almacenar pulgas; a cambio de un tres por ciento. Unos gobiernos que privatizan la sanidad o quitan dinero necesario para que usted y yo vayamos allí, a que nos traten y curen lo más humanammente posible; Ahora es el momento que los trabajadores de las residencias, de algunas, no de todas, que algunas funcionan como una gran familia, saquen todos los trapos sucios de sus mal pagados trabajos, de sus carencias de personales y material; ellos y ellas son los grandes olvidados.

El hijo deja a su padre o madre en este tipo de centros a cargos de personas que trabajan duro, sin tener en cuenta su gran sacrificio personal y familiar, y más en tiempos de tempestades como los actuales. Y ahora me piden, a un tipo que que aune el hombro, sea solidario por ir a residencias que por desgracia y misteriosamente enferman un colectivo tan fragil y olvidado como son las personas mayores, jovenes dependientes y sus cuidadores. Cuando pasé esto, qué harán estos centros, seguiré trabajando, o seguiré siendo un trabajador más que me harán contratos basura durante meses y meses.. Todo el mundo sabe, y más cuando uno ha estado hospitalizado, que estos mayores, no sólo tienen covid 19, sinno también otro tipo de patologías que pueden afectar a sus cuidadores; qué trabajador no ha cogido gastroenteritis, fiebres altas, vomitos y ha seguido trabajando, a pesar de no ser valorado en su empresa..

En vez de pediernos que aunamos el hombro; deberían pesdirnos perdon por permitir que durante años, estemos pasando calamidades, a pesar de nuestro esfuerzo y nuestras ganas de seguir luchando; siendo olvidados por ellos. Se imagina usted que el tipo malo desaparezca de nuestras vidas, y de repente, cientos de miles de parados tanto por ertes, como por larga duración, tengan que buscar trabajo; será un infierno para unos y otros; en los que nuestro futuro pende de un hilo. , mientras nuestras mentes deseperadas sueñen con llegar a casa, tener la nevera llena, soñar con tener las facturas de casa, de la luz, del colegio de los niños, de las medicaciones…

Así que si quieren que sea solidario, seré con los sanitarios los cuidadores, con o sin covid 19, me iría a trabajar, ya que han demostrado no ser heroes, ya que los heroes al tiempo son olvidados, son personas increibles que se mantienen al pie del cañón mientras las instituciones y las empresas, fundaciones, les han olvidado; trabajaría mano a mano con repartidores, barrenderos, todas aquellos oficios que demuestran que siguen en la lucha por nosotros. Ellos son solidarios por seguir trabajando con sueldos miserables. Por último, de qué sirveen las bolsas de empleo que te marean una y otra vez, en estupidas entrevistas, a cambio de recibir subvenciones por permanecer como un tonto sentado en la mesa después de haberme desplazado desde mi casa hasta allí, una hora y media; si en años me han llamado y sólo te dicen que estudies y estudies; y a los 90 años, seré un hombre de provecho. Y por cómo van las cosas, igual tengo suerte y sacan un curso para obtener el certificado profesional de cómo hacerme amigo del coronavirus.

En definitiva, y aunque suene pedante, ni te llaman para una triste entrevvista; y ahora, que el barco se hunde, con riesgo de salud del que entre a trabajar, me ruegan que trabaje por solidaridad. ME parto y me mondo.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre