La estrategia de Carles Puigdemont de refugiarse en Bruselas tenía como principal objetivo la externalización del conflicto catalan. Foto: Freepik.

Una de las principales razones que dilata en el tiempo el acuerdo entre ERC y JuntsXCat es el reconocimiento del papel que debe de jugar el Consejo Nacional por la República liderado desde Bruselas por Carles Puigdemont. Ayer se anunciaba desde JuntsXCat que sus 32 diputados de la formación se abstendrán en la votación de hoy viernes; haciendo fracasar la primera vuelta para investir como presidente de la Generalitat a Pere Aragonés.

Tensión ‘in crescendo’

La tensión en la víspera a la primera votación a la investidura de Aragonés crecía con unos tuits en los que Puigdemont acusaba a sectores del independentismo de “lamentar” que los exiliados no estén en prisión y de “banalizar lo que es hacer política desde el exilio”. El expresidente de la Generalitat se despachaba a gusto y continuaba con los reproches hacia los que, según él, ayudan a hacer creíble el relato de que el inquilino de Waterloo es un “fugado” que se pega la gran vida. Desde los aludidos, Gabriel Rufian contestaba a los periodistas que le interpelaban sobre los tuits ridiculizando a Puigdemont : “Respeto a todos los tuiteros del mundo”, contestaba el diputado de ERC

Externalizar el conflicto

El Consell Nacional per la República, que tiene como fin la aplicación del mandato del referéndum de autodeterminación celebrado el 1-0 de 2017 y la consecución de la República Catalana, se ha acabado convirtiendo en algo que incumbe mucho a JuntsxCst y poco a ERC.

La estrategia de Carles Puigdemont de refugiarse en Bruselas tenía como principal objetivo la externalización del conflicto catalan. Pero en ese juego de realidades paralelas que se inició cuando el líder de JuntsxCat optó por el exilio y Oriol Junqueras por quedarse, y afrontar las consecuencias penales, no hizo más que distanciar los posicionamientos y las estrategias de los dos principales partidos independentistas.

Llach se enfada

El cantautor, y miembro destacado del Consejo Nacional por la República, Lluis Llach aludía desde Twitter a la importancia de defender desde el Parlamento Europeo el derecho a la autodeterminación. “Desaprovechar la figura de un presidente y tres consejeros en el exilio, con el poder comunicativo y simbólico que tienen es sencillamente una tontería partidista, no un pensamiento de país”, explicaba el músico y activista. Llach continuaba recriminando el desapego de los republicanos con la plataforma que defiende los intereses de los independentistas catalanes desde Europa. “El Consejo por la República es como es, también porque ERC ha querido que sea así. A veces, la eliminación política de una persona se hace difícil si la avalan tantos votos”, explicaba el cantante.

Un consejo sin fuelle

La idea era que el, supuesto, Gobierno en el exilio se vería aupado por los aires de libertad del Parlamento Europeo en contraposición con un Congreso de los Diputados que sólo veía el 155 como única herramienta para encauzar las demandas de los independentistas. Pero no parece que hayan conseguido mucho tal y como demuestra la reciente retirada de la inmunidad que les otorgaba el Parlamento Europeo a Puigdemont y a los exconsejeros, también en el exilio, Clara Ponsatí y Antoni Comín.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. «El vot de Lleida val gairebé dues vegades i mitja que a Santa Coloma de Gramenet»
    N.B. TENÉIS UN 26% DEL CENSO (UNA PERSONA UN VOTO)EN LAS «PLEBISCITARIAS» DEL 14-F
    .Otto Von Bismarck : «España es el pais más fuerte del mundo: los españoles llevan siglos intentado destruirlo y no lo han conseguido».

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre