La agencia de calificación Standard and Poor’s (S&P) ha señalado que el paquete de ayudas de 11.000 millones para pymes y autónomos ayudará a muchas empresas a sobrevivir a la pandemia, lo que permitirá, en última instancia, una reducción de la morosidad bancaria.

De este modo, una de las grandes empresas de Wall Street pondera así el cambio de prioridad del Gobierno de coalición de izquierdas, con el nuevo paquete de 11.000 millones de euros para pymes y autónomos, garantizando que mantengan a flote su actividad, en particular aquellas cuyas actividades siguen estando muy afectadas por las medidas que restringen la actividad y la movilidad para evitar la propagación de la pandemia.

«Era necesario un enfoque nuevo, porque contar con un sector empresarial viable y con capacidad de inversión es clave para la recuperación económica«, ha resaltado la agencia de calificación en un informe. Esta afirmación podría suponer un duro golpe para Nadia Calviño que, en principio, priorizaba la reestructuración de deuda bancaria frente a otras cuestiones.

Aunque desde la agencia han apuntado que es «demasiado pronto» para saber a cuántas pymes españolas salvarán del colapso, S&P ha resaltado que se trata de una ayuda bienvenida para muchas compañías que tienen más deuda de la que pueden pagar de forma realista debido a la disminución de sus ingresos.

Por otro lado, S&P no cree que la nueva línea de 3.000 millones para la reestructuración de la deuda financiera de empresas prevista en el paquete de ayudas aprobado por el Gobierno sea perturbadora para el sector bancario español.

La agencia afirma, además, que los bancos tendrían que asumir 1.300 millones de euros en quitas en los créditos con aval del ICO, suponiendo que el Gobierno asuma el 70% y los bancos el 30%.

«Esto es perfectamente asequible para los bancos gracias a las provisiones que realizaron el año pasado (8.000 millones de euros hasta septiembre de 2020), y al hecho de que es probable que sigan provisionando en 2021 «, ha señalado la agencia en su informe.

La parte del paquete de 3.000 millones de euros que el Gobierno ha destinado a ayudar a las empresas a reestructurar sus préstamos existentes garantizados por el Instituto de Crédito Oficial es la parte «menos relevante del paquete», según S&P, a pesar de que esta partida del plan recibió mucha atención y suscitó un intenso debate en el mercado en las semanas previas al lanzamiento del paquete, debido a la preocupación por los posibles efectos en el sistema bancario.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre