Vox no puede seguir ni un minuto más en la escena política española. El partido de la ultraderecha ha venido a llenar la democracia de su discurso de odio, de sus provocaciones, de su antipolítica, de su xenofobia, su machismo, su homofobia y a convertirse en cómplice necesario de la violencia por, en primer lugar, callar ante las amenazas de muerte recibidas por sus rivales políticos (para ellos son enemigos) y, en segundo término, por generar un escenario de crispación social basada en el odio más absoluto a quienes no piensan como ellos.

Toda la polémica que surgió ayer vino causada por la puesta en duda por parte de Rocío Monasterio de las amenazas de muerte recibidas por el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias Turrión, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska y la directora general de la Guardia Civil, María Gámez. La falta de condena de unos hechos muy graves por parte de Vox provocó la reacción de Iglesias, quien amenazó en TVE con no debatir si no había una condena expresa, algo que no ocurrió y, en consecuencia, el líder y candidato de Unidas Podemos abandonó el espacio. Fue un acto de condena que fue acompañado una hora después por el anuncio del candidato socialista, Ángel Gabilondo, y de la candidata de Más Madrid, Mónica García de que también abandonaban el debate.

A pesar del bochorno que supondría para cualquier partido democrático que sus rivales políticos se nieguen a contrastar programas, ideas y propuestas, Rocío Monasterio decidió actuar tal y como lo hacían las mujeres de la Sección Femenina de Falange cuando las tropas fascistas entraban en las ciudades tomadas: con la provocación, el desafío y la amenaza.

Rocío Monasterio llegó al plató donde se iba a celebrar el debate con la intención de que la expulsaran del mismo y por eso sacó la versión más maximalista del perfil del neofascismo. Vox hoy, al no condenar expresamente las amenazas de muerte, lo que ha hecho es legitimarlas porque el silencio es cómplice y, en un tema tan grave, no se puede permitir escudarse en una condena global o en el eufemismo de «todas las violencias» porque todas las violencias son despreciables y dar a unas o a otras un carácter legítimo en base a quien las aplica o quien las recibe no es otra cosa que el elemento fundamental sobre el que sustenta cualquier tipo de autoritarismo. Eso, en democracia no se puede permitir.

Vox ha planteado una campaña electoral basada en la provocación y en la exaltación del odio. Acudir a Vallecas o a otros barrios obreros no es más que intentar que se generara la violencia que se generó. Exaltar los mensajes racistas y xenófobos no es más que la provocación para que la violencia se aplique contra los migrantes, sobre todo cuando se utiliza la mentira como elemento aglutinador del mensaje. Criminalizar a toda la inmigración es la antesala para preparar una nueva noche de los cristales rotos. Eso no es democracia y existen elementos legales suficientes como para ilegalizar a Vox de manera definitiva.

El sistema democrático se basa, entre otras cosas, en el respeto de las leyes y en su aplicación. España cuenta con las herramientas suficientes para hacerlo, tal y como hemos publicado en Diario16, algo que, además, está avalado por sentencias de tribunales internacionales. En consecuencia, ¿se le va a permitir a la extrema derecha que vaya minando el régimen de libertades y derechos que, aunque incompleto, es el que toda la ciudadanía decidió darse tras la muerte del dictador? Evidentemente, no debería ser así.

Por esa razón, los políticos de todos los partidos democráticos están en la obligación de actuar de manera urgente porque, si lo siguen aplazando, será tarde. Basta ya de jueguecitos, basta ya de blanquear a los neofascistas por los intereses particulares que tenga cada cual. ¡Basta ya! Si a los fascistas se les abre el campo de acción, al final se quedan con todo, sólo hay que mirar la historia y saber lo que pasó cuando las democracias permitieron el crecimiento de estos grupos de fanáticos.

El fascismo, tanto el del siglo XX como el del XXI, es como un parásito, como la sanguijuela que va absorbiendo la sangre de la democracia y se alimenta de determinadas debilidades que puedan surgir en tiempos, sobre todo, de crisis económica y social.  

Vox está aprovechando las consecuencias de las políticas neoliberales del PP que debilitaron la protección social del Estado del Bienestar y el tejido productivo. España es uno de los pocos países de la Eurozona que ha recibido la crisis provocada de la pandemia sin haberse recuperado de las consecuencias de la de 2008. Por eso el caldo de cultivo era propicio para el crecimiento de la extrema derecha.

Los neofascistas han estado aplicando desde diciembre de 2019 la estrategia de aplicar el miedo y la provocación a las clases populares que son víctimas de las políticas neoliberales. Pretenden, evidentemente, dar a entender que este sistema no funciona y que, por tanto, hay que cambiarlo por otro. De ahí que lo pongan todo en duda para, a través de un discurso basado en el populismo y la antipolítica, generar el espacio propicio para que las masas decidan utilizar el procedimiento democrático del voto para darles el poder a quienes les endulzan los oídos con las palabras que quieren oír.

No hay más que recordar cómo, tanto Hitler como Mussolini o José Antonio Primo de Rivera atacaban al capitalismo en sus discursos. El fundador de Falange, por ejemplo, afirmó que «el capitalismo, tan desdeñoso, tan refractario a una posible socialización de sus ganancias, en cuanto vienen las cosas mal es el primero en solicitar una socialización de las pérdidas».

Por esa razón, lo sucedido ayer debe ser el punto de inflexión para los demócratas, tanto de izquierdas como de derechas. En una situación como la actual no se puede ser cobarde y hay que dar el paso de ilegalizar a Vox, sin perder ni un minuto. Porque lo de ayer va a ir a más y la democracia española, por estar incompleta, tiene demasiadas debilidades que, evidentemente, serán aprovechadas por los neofascistas.

Apúntate a nuestra newsletter

13 Comentarios

  1. ¿Ilegalizar a vox?jajajajaja
    Eso sucederia en un pais democratico real,en este pais,en donde los militares en su mayoria son franquistas-fascistas,en donde la policia y la guardia civil en su mayoria es franquista-fascista,en donde los jueces en su mayoria son de derechas y muy de derechas,en donde el poder mediatico de television,prensa y radio son de corte derechista y ultraconservadores,imposible ilegalizar a un partido fascista y menos con un gobierno asuston y timorato como el gobierno central actual.

  2. Ya se sabe que estamos en la era del eufemismo, pero seguir llamando a Vox «neofascistas» es de una incongruencia absoluta. Son FASCISTAS, sin más tapujos ni simulaciones ni eufemismos.
    Y como tales deberían estar repudiados e ilegalizados en cualquier sociedad democrática.
    Pero, curiosamente, en este Españistán heredero de Francolandia no solo son legales, sino que figuran en algunos gobiernos regionales.
    Consecuencias de 40 años de dictadura y otros 40 de estupidización de la sociedad.

  3. Señores/as, dejen de hacerse ilusiones , este país lleva siendo muy de derechas desde más o menos 1400 y pico. Nada a cambiado. Como demostró Ayuso durante Semana Santa , la religión sigue siendo más imperante que las personas. Y la extrema derecha campaña sus anchas mientras que en cualquier país europeo estarían ilegalizados. Como lo debería estar cualquier partido de extrema izquierda , u podemos ni se acerca a la extrema izquierda

  4. Muchos en Podemos se reclaman comunistas, una ideología tan totalitaria como el fascismo; con campos de concentración, muros, y millones de muertos en sus espaldas.

    En España triunfó el fascismo y los demócratas y comunistas fueron asesinados y encarcelados en Polonia, Yugoslavia, Hungría, Rusia, Camboya, triunfó el comunismo y los demócratas y fascistas fueron asesinados y encarcelados.

    Hoy los símbolos y la ideología fascista provocan rechazo en España. En Yugoslavia, Rusia, Polonía, provoca rechazo, en la misma medida, los símbolos y la ideología comunista. En algunos de estos países los símbolos comunistas están prohibidos. En Eslovaquía el Partido Socialista (comunista) consiguíó en 2020 el 0,55% de votos.

    La política de confrontación rojo-azules que dinamitó el espíritu de la transición, no la inició Abascal, sino Zapatero y Pablo Iglesias; su discípulo aventajado. Vox es en parte su criatura; le resultado de sus estrategias de confrontación.

    Fascismo y comunismo son dos las dos caras de una misma moneda; el totalitarismo y el fanatismo ideológico. Con los mismos argumentos que se pide ilegalizar Vox se puede pedir ilegalizar Podemos.

    Ilegalizar a unos u otros acrecentaría el problema. Lo que debemos hacer es dar la espalda a los que apuestan por la confrontación y votar y defender a quienes apuestan por la libertad, la democracia la ley, y la convivencia.

  5. Ideas políticas aparte. Y sin defender ningún tipo de violencia sea física o verbal, estoy harto de que cuando los de derechas dicen o hacen algo. Son extremistas, fascistas…etc…pero si lo hacen el señor Iglesia y compañía…todo está justificado.
    Ningúna violencia es bien recibida.
    Ya basta de atacar a unos u otros.
    Nadie en un santo. Ni izquierda ni derecha.
    Todos hacen discursos de odio al rival. Y se echan mierd unos a otros.
    De echo, no saben hacer otra cosa.
    Pero más tontos somos nosotros por hacerles caso y ser seguidores de mafiosos que solo buscan su propio interés enfrentando al pueblo.
    Cualquier persona es libre de pensar como quiera. Y cuando alguien quiere callar….a otra persona. Ya sea vox a los vascos o catalanes…o podemos a vox…nada de eso está bien.
    Fuera todos los extremos y que vuelva el razonamiento que falta nos hacenpor el bien de todos

  6. Pero tenemos un nuevo fenómeno en pantalla. No se dé donde ha salido, pero el que ha bautizado a la mujer de Vox, Monasterio, como la monja franquista, no va lejos de la realidad. Fría, agresiva, impertinente, irrespetuosa y poniéndose por encima de la humanidad. Esta gentuza no tiene competidores. Tiene enemigos. No hablan si no es para insultar e intentar degradar al otro como inferior. Si fueren catalanes ja estarían ilegalizados.

  7. Ilegaluzan a Vox hoy y mañana están integrados el el PP de nuevo, donde estuvieron agazapados, hasta convertirse en un el partido que son hoy.

  8. La candidata de Vox dijo que condenaba todas las violencias pero no se creía que la carta con las balas fuese una verdadera amenaza. De ahí a lo que dicen en este artículo va un mundo.

  9. ¿ilegalizar a Vox? pues vaya «demócratas» que están hechos estos fascistas de izquierdas, que piden la ilegalización de un partido que han votado 3,5 millones de personas ¿porque se ilegaliza este diario sectarista y a todos los que le secundan? a ver si eso os gusta más.
    Qué poca vergüenza.

  10. VOX ES UN PARTIDO CONSERVADOR DE MANUAL COMO LOS REPUBLICANOS (USA) O TORY (U.K) .HAY ALGUN EXCESO COMO LA SUPRESION DE AUTONOMIA QUE SE DEBERIA MATIZAR AL MENOS EN LAS VOTADAS POR MAYORIA QUE SON POCAS.RESPECTO A TRASFERENCIAS OBTENIDAS MEDIANTE CHANTAJE A GOBIERNO DE TURNO Y NO POR EL PARLAMENTO DEL ESTADO TAMBIEN SE PODRIAN VALORAR .

  11. Vaya basura de artículo…. Me enorgullezco de votar a VOX, a Ortega Lara, por su innegable tesón tras estar en el zulo 586 días a punto de morir for sus miserables captores terroristas etarras amigos de Pablo Iglesias…, por Rocío Monasterio, mujer del siglo XXI, madre y trabajadora, que con su mérito y esfuerzo demuestran que hombres y mujeres somos
    Iguales y podemos llegar a donde queramos, de Ignacio Garriga, primer diputado mestizo en Cataluña que integra nuestra historia en consonancia al legado de lo que es Hispanidad y Cataianidad… Donde a nadie se le pregunta por su origen u orientación sexual como demostró el primer candidato homosexual al senado como José Maria Marco

  12. ¿qué penaria Diario 16 ante las distribas parcializadas de Diario 16, simpatizante y militante del terrorismo extremista de izquierda si se sugiriera que debe ser ilegalizado? Libertad de Prensa, en primer lugar, SI.
    La encarnización con VOX una plataforma que denuncia hechos impensables en un pais democratico está en la mira del gobierno bolivariano y sus secuaces españoles. Con igual criterio BILDU es merecedor de ilegalizacion por mas motivos

  13. A ver si ilegalizan a esta puta mierda de diario sectaristay a los subnormales descerebrados y descerebradas que lo leen y apoyan.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre