viernes, 17septiembre, 2021
26.1 C
Seville

Vox saca su cara negacionista del virus para arañar un puñado de votos en las autonómicas madrileñas

Rocío Monasterio exige que se relajen las medidas sanitarias y que se deje trabajar a los españoles

- Publicidad -

análisis

La pirámide de Nacho Cano: un monumento faraónico al «capitalismo de amiguetes»

El cantante y empresario Nacho Cano, ex de Mecano, ya tiene luz verde para construir su Teatro Malinche, una pirámide azteca de treinta metros...

El Repaso del 17 de septiembre: análisis de las principales noticias de actualidad

Hoy en El Repaso, como cada día, ofrecemos a nuestros lectores un análisis de las principales piezas de actualidad. Al final del video, además,...

Sánchez marca la diferencia entre la sociedad española y catalana

Cuando se inicia un proceso de diálogo el objetivo prioritario es alcanzar el arreglo. La primera reunión de la mesa de negociación demostró que...

Occidente, sin rumbo ni liderazgo, en peligro

Occidente, liderado por los Estados Unidos, la OTAN y los principales países europeos, ha sido derrotado y humillado en Afganistán. La retirada caótica, vergonzante,...
- Publicidad-

Ellos quieren pasar por demócratas de toda la vida pero les acaba aflorando el tic medievalista, imperial y autoritario. No hay más que escuchar los discursos que los diversos dirigentes de Vox están poniendo en juego en estos días de campaña electoral madrileña para certificar lo delirantes y carcas que son sus ideas políticas. Ayer mismo, sin ir más lejos, la siempre puritana Rocío Monasterio, candidata a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, exigía al Gobierno central que deje “ya de restringir y de delimitar libertades” de los españoles porque la gente “no puede más”. Toda una declaración de intenciones del gran mal de nuestro tiempo: el negacionismo populista. A estas alturas de la tragedia, y con lo que ya ha llovido, provoca estupor escuchar cómo alguien que ostenta un cargo público pide que se dejen de adoptar medidas restrictivas sanitarias para controlar la pandemia. Y mucho más cuando toda Europa se cierra, se confina y se blinda para tratar de paliar los efectos de una cuarta ola de coronavirus.

En Alemania, Angela Merkel se ha enfrentado a los representantes de los 16 estados federados conminándoles a que adopten medidas mucho más exigentes y severas. El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció el tercer cierre del país a finales de marzo (de ahí el éxodo de jóvenes franceses a Madrid para darse al comercio y el bebercio, o sea al turismo de borrachera, un fenómeno que el alcalde de la ciudad, Martínez Almeida, ha definido, no sin cierta dosis de cinismo, como “arte y cultura”). Y en el Reino Unido se extrema la prevención después de que Boris Johnson (uno de los profetas del negacionismo supremacista que finalmente ha tenido que doblar las rodillas ante la evidencia y los estragos devastadores del covid) pidiera perdón a su pueblo por no haber anticipado el apocalipsis que se venía encima (ya van por 100.000 fallecidos).

Toda Europa, con independencia de gobiernos de uno u otro color, ha visto ya el rostro auténtico y letal de la señora de la guadaña; todos los países han entendido (tras más de un año de hecatombe y destrucción) que es preciso tomarse el bicho muy en serio. Hasta los más recalcitrantes trumpistas, estremecidos por la magnitud de la tragedia, han dejado a un lado el juego de la retórica, el bulo y el tuit barato para remangarse y ponerse manos a la obra en la lucha contra la peste de nuestro siglo. Sin embargo, la piel de toro es cuna de fanáticos y obtusos contumaces dispuestos a despeñarse si es preciso (y a despeñar al país con ellos) con tal de salvar su programa feudal ultranacionalista. Es España tierra fértil en exaltados e intransigentes que jamás se bajan del burro, de ahí que tengamos que sufrir los rigores y las memeces de aquellos que no se han enterado aún de que la demagogia y el populismo son medicinas inútiles, inocuas, que nada pueden hacer contra el poderoso virus.

Este fin de semana, sin ir más lejos, la Señorita Rottenmeier Monasterio se subió al Puerto de Navacerrada, particular Sierra Morena de la insurgencia ultraderechista, para proclamar las bienaventuranzas de su nueva religión asentada en los pilares de la superchería y la sinrazón. Allí, echada ya al monte como el resto de sus compañeros trabucaires y correligionarios verdes, la Monasterio ha asegurado que una nueva prórroga del estado de alarma, que finaliza el 9 de mayo, “arruinaría” a los españoles. Pues mire usted, señora remilgada de las de antes, va a ser que no. El estado de alarma durará lo que tenga que durar porque sin salud no hay nada: ni economía, ni riqueza, ni vida.

El secreto para vencer esta maldita plaga y dejar atrás la recesión está en que el Estado ponga todos los medios a su alcance y gaste todo lo necesario, hasta el último céntimo, para lograr que la campaña de vacunación alcance velocidad de crucero, de forma que sea rápida y eficaz hasta lograr el objetivo de vacunar al 70 por ciento de la población española en verano. Todas las comunidades autónomas han puesto ya en marcha sus “vacunódromos”, donde los ciudadanos se agolpan en largas colas para inmunizarse con lo que les den, ya sea la vacuna de los piratas de AstraZeneca u otras mucho más acordes con el juramento hipocrático. El pueblo es sabio y siempre acaba dando una lección de bravura y civismo.

De modo que mientras llega el ansiado momento de la inmunidad de rebaño no cabe relajación alguna, es preciso mantener la guardia bien alta y seguir peleando contra el virus con todas las armas sanitarias a nuestro alcance (mascarilla, distancia de seguridad, lavado de manos). Considerar, como hace la señora Monasterio, que los españoles han visto que “no hay razones científicas que justificaran ciertas decisiones y que se han tomado todas las medidas erróneas” es sencillamente engañar al país, construir una realidad paralela, prometer un cielo irreal y darle de comer al pueblo un maquiavelismo tóxico y venenoso.

Todos los informes científicos avalan las medidas que se están adoptando en mayor o menor grado. La pandemia castiga cruelmente y por igual a todos los países, pero ella, la señora repipi de la mantilla negra que sabrá mucho de construir casas pero ni una sola palabra de epidemias, pretende que a los españoles “nos dejen vivir en paz”, que dejen a la gente trabajar y que se reactive ya la actividad económica. Esto es, política suicida, chamanismo acientífico y pan ultraliberal para hoy y hambre para mañana, ya que por mucho que se abran los bares y restaurantes antes de tiempo el agente patógeno acabará cerrándolos por defunción y atracón vírico.

En realidad Vox vende el cuento de la lechera de toda la vida que muchos incautos desesperados se tragarán entero, entre ellas la futura presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que piensa exactamente igual que Rocío Monasterio porque a ella también le va la marcha ultra conspiranoica. Afortunadamente, todavía quedan científicos sensatos para poner las cosas en su sitio con datos, estadísticas, números, y para imponer la verdad de las cosas frente al delirio extremista de un puñado de políticos (pocos, es cierto), dispuestos a anteponer su ambición personal (y un puñado de votos en unas elecciones regionales) a la razón, el sentido común y la honestidad.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

1 Comentario

  1. ¿Y nadie,ni politicos ni periodistas,son capaz de recordarles que su tan afamado Ortega Stmich se marcho a Italia y vino contagiado y contagiando de covid19 y que despues sufrio varios trombos como consecuencia de tanta libertad(en el armario)que disfruto en Italia?
    A los politicos en general y a los fascistas en mas particular,la salud de la poblacion les importa un bledo.
    Bien hariamos en recordarle a esta vibora que en su tierra natal,en Cuba,la pandemia no esta causando tanto estragos como en españa,por algo sera.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

La resaca de la Diada

Ya ha pasado la Diada Nacional de Cataluña aunque todavía mantienen en las televisiones declaraciones de unos y otros sobre el tema.     Es el...

Continúa el golpe de estado energético

A pesar de los esfuerzos del Gobierno para frenar la deriva de la crisis que se está creando por el incremento de la factura...

Abascal denuncia un posible pacto PSOE-PP

Las luchas internas en el Partido Popular provocadas por la estrategia de Isabel Díaz Ayuso para, en primer lugar, lograr la Presidencia del PP...

Sare desconvoca la marcha contra la cadena perpetua, a pesar de contar con el visto bueno de la Audiencia Nacional

Ayer la Audiencia Nacional daba a conocer mediante un auto, que los actos convocados para mañana sábado, enfocados a la protesta contra la cadena...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

La resaca de la Diada

Ya ha pasado la Diada Nacional de Cataluña aunque todavía mantienen en las televisiones declaraciones de unos y otros sobre el tema.     Es el...

Continúa el golpe de estado energético

A pesar de los esfuerzos del Gobierno para frenar la deriva de la crisis que se está creando por el incremento de la factura...

Abascal denuncia un posible pacto PSOE-PP

Las luchas internas en el Partido Popular provocadas por la estrategia de Isabel Díaz Ayuso para, en primer lugar, lograr la Presidencia del PP...

Sare desconvoca la marcha contra la cadena perpetua, a pesar de contar con el visto bueno de la Audiencia Nacional

Ayer la Audiencia Nacional daba a conocer mediante un auto, que los actos convocados para mañana sábado, enfocados a la protesta contra la cadena...