Repulsa total. La España democrática se ha volcado en mostrar el absoluto rechazo al pin parental que pretende que los estudiantes españoles reciban educación de valores democráticos y de igualdad, por citar algunos. Vox pretende, por ejemplo, que se pueda vetar educación sexual, algo tan importante en el mundo de hoy en que los jóvenes se educan sexualmente a través de, por ejemplo, la pornografía. Sin embargo, Vox está de acuerdo en que se vuelva al siglo XIX con la potenciación de la educación segregadora por sexo.

En la Región de Murcia, uno de los gobiernos de coalición PP-Ciudadanos-Vox, el ejecutivo de López Miras no ha introducido ningún cambio a la propuesta de los ultras y ha cedido a la presión ejercida por la extrema derecha para la aprobación de los presupuestos. Dignidad a cambio de presupuestos.

Sin embargo, en la política nacional todos los partidos democráticos, sobre todo en la izquierda, han mostrado su repulsa a las pretensiones involucionistas del partido de Santiago Abascal. La ministra de Educación, Isabel Celaá mostró su repulsa al indicar en una entrevista en El Correo que «¿El hijo tiene que reproducir miméticamente el pensamiento de su familia? ¿Y si es una familia yihadista también? […] el interés superior del menor hace que una familia homófoba, por ejemplo, no tenga el derecho a que los hijos también sigan siendo homófobos. O que una familia que no quiera, por sus convicciones, que su hija estudie pueda hurtar a esa menor su derecho a hacerlo», afirmó la ministra.

El ministro de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, afirmó en la clausura del Comité Regional del PSOE de la Región de Murcia en referencia al pin parental que, en realidad, es «un veto de algunos padres respecto a la educación pública y no hay respeto a los derechos que nos hacen a todos iguales. No respeta el mandato constitucional ni la convivencia de los derechos de la infancia, no respeta el currículum de las escuelas y atenta contra un derecho sustancial, que es el de la igualdad porque la educación es de los pocos instrumentos que nos hace iguales y nos forma como iguales».

Por su parte, la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís (C’s) ha asegurado que el pin parental «no se va a implantar» ni en Andalucía, ni en Madrid ni en Murcia.

Mientras Pablo Casado continúa con su paso «al lado oscuro», hay una parte del Partido Popular que se han mostrado su repulsa, como es el caso de Alfonso Alonso, quien calificó de absurda la pretensión de Vox de implantar el pin parental. Por otro lado, Alonso lanzó un mensaje directo al presidente de su partido, enfrascado en entrar en la política de trincheras, al afirmar que apuesta por un PP sensato y moderado.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

    • a ls ultras, le sparece bien ver tortura d toros, adoraciones a tipos crucificados, violencia en horario infantil de juegos tele etc, porno mierdoso…pero les molesta la informacion y qe la gente pueda elegir asertivamente
      que bien te retratas cuando mandas a ls demas a pastar se ve que lo sabes y conoces bien
      a demas d no tener arguentos y asi taparlo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho + doce =