Junta de Portavoces del Parlamento de Andalucía del pasado jueves 6 que aprobó el orden del día del debate de Presupuestos.

El próximo miércoles 12 de junio a las 16 horas comienza en el salón de plenos del Parlamento andaluz el debate de las tres enmiendas a la totalidad de los presupuestos de 2019 presentados por el bipartito Partido Popular-Ciudadanos que gobierna en Andalucía. Vox se sumó por sorpresa y a última hora a PSOE y Adelante Andalucía (la confluencia andaluza de Podemos e IU) contra las cuentas que el ejecutivo de Juanma Moreno considera “las más sociales” de la autonomía andaluza, con un crecimiento del 5% y más de la mitad destinados a sanidad, educación y políticas sociales. Pese a los malos augurios que se cernían hace sólo unos días sobre la posibilidad de que estas cuentas salieran adelante, los ultraderechistas han volcado toda la presión en lograr que PP y Ciudadanos accedan a limitar o incluso erradicar las partidas dedicadas a financiar lo que ya las tres formaciones denominan sin rodeos “chiringuitos políticos”, una supuesta administración paralela que los sucesivos gobiernos socialistas han mantenido de forma clientelar y partidista. Aquí entrarían los fondos destinados a la lucha contra la violencia de género a través del Instituto Andaluz de la Mujer y los destinados a la ley andaluza de memoria histórica.

Los ultraderechistas, a un paso de lograr que el Ejecutivo de Moreno Bonilla acceda a limitar las cuentas de la “administración paralela” de la Junta

La comparecencia de la consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz (Ciudadanos), tras el último Consejo de Gobierno del pasado martes 4 de junio clarificó el acercamiento en Andalucía del partido de Albert Rivera a los ultraderechistas de Vox, pese a los supuestos cordones sanitarios que se mantienen de forma oficial. Ruiz dio por buena la existencia de los “chiringuitos políticos” en Andalucía y, para redondear el blanqueamiento de los ultraderechistas puesto en marcha por el ejecutivo bipartito andaluz, el portavoz del Gobierno, Elías Bendodo, aseguró tajante que “Vox no está en contra de las políticas contra la violencia de género”, pese a poner en tela de juicio el sistema de protección a estas víctimas tras solicitar los datos de los profesionales que llevan a cabo este trabajo.

Un dato más de este acercamiento de facto entre las tres derechas en Andalucía es que Ciudadanos está completamente abierto a sentarse a negociar “con quien tenga que sentarse con representación parlamentaria”, avanzó la titular de Igualdad de la Junta. De este modo, esa foto conjunta que supuestamente busca Vox de Ciudadanos ya se da de facto en esta cascada de declaraciones de blanqueamiento por parte del partido de Rivera a la política negacionista de los ultraderechistas en temas cono la violencia de género o la memoria histórica, entre otros.

El principal argumento de Vox para presentar esta enmienda a la totalidad de los presupuestos de 2019 es lo que consideran una línea “continuista” con los gobiernos socialistas anteriores. La madre del cordero de las intensas negociaciones de estos días a tres bandas se está focalizando en la denominada “administración paralela” de la Junta o también conocida ahora por Vox, Ciudadanos y PP como “chiringuitos políticos e ideologizados”. Este acercamiento de posturas prevé un giro de última hora durante el debate de las enmiendas de Vox este miércoles, aunque en caso de fracaso, distintas fuentes del ejecutivo bipartito han avanzado que no importaría para este 2019 prorrogar las cuentas ya prorrogadas anteriormente por la socialista Susana Díaz y dejar para 2020 la verdadera pugna.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre