martes, 21septiembre, 2021
25.1 C
Seville

Vox intoxica a los españoles con sus cuentos de ancianitas y lobos feroces

La falsa historia de la cuidadora marroquí que ocupó la casa de una nonagenaria pone en evidencia cómo construye la extrema derecha sus perversos relatos políticos

- Publicidad -

análisis

PP y Vox preparan una ofensiva para propagar la idea de que el Gobierno ya ha vendido España a los independentistas

Las derechas han alcanzado un punto de ebullición que ni el magna del volcán de la isla de la Palma. Las últimas encuestas del...

La revolución de 1868, la Gloriosa y el fin de Isabel II

A mediados de los años 1860, el descontento contra el régimen de Isabel II era patente y todo se puso en contra para mantener...

La brecha salarial entre hombres y mujeres es del 23 por ciento en todo el mundo

El Día Internacional de la Igualdad Salarial representa los esfuerzos constantes por conseguir la igualdad salarial por un trabajo de igual valor. Esta lucha...

Javier Maroto, el político que se traicionó a sí mismo

Javier Maroto (senador popular puesto a dedo por el presidente Castilla y León por imposición de Pablo Casado), aunque es y se siente vitoriano,...
- Publicidad-

Entre los mitos, historietas y trolas que Vox difunde ampliamente a través de sus redes sociales y ejércitos tuiteros hay un bulo que se repite una y otra vez y que al partido de extrema derecha le suele funcionar a las mil maravillas: el cuento de los malvados inmigrantes que se cuelan en las casas de las pobres ancianitas enfermas y desvalidas para ocuparlas, echar a sus dueñas a la calle y quedarse con todo lo que tienen. En realidad, es el cuento de Caperucita roja de toda la vida solo que algo más sofisticado, aderezado con unas cuantas gotas de racismo y sazonado con algunas estadísticas policiales debidamente manipuladas. Obviamente, el relato sirve para envolver, como un celofán con lazo rojo, un discurso político duro y perverso.

Todo el mundo ha escuchado alguna vez el cuento de Caperucita recogido por Charles Perrault y más tarde por los hermanos Grimm. El lobo feroz llega a casa de la abuelita haciéndose pasar por la dulce nieta. La abuelita lo deja entrar creyendo que es la niña. El lobo se cuela, se come a la anciana de un solo bocado y se mete en la cama para esperar a Caperucita. Cuando la pequeña llega a la casa, el bicho –disfrazado de la abuelita– la invita a meterse en la cama con él (zoofilia subliminal, los cuentos clásicos para niños están repletos de aberraciones sexuales de ese tipo) y mantiene con la jovencita el famosísimo diálogo sobre las orejas grandes, los ojos grandes, la boca grande, etcétera, hasta que el malvado animal suelta aquello de los “dientes grandes son para comerte mejor” y se abalanza sobre ella para engullirla. Es entonces cuando la muchacha grita y aparece el héroe o leñador que mata al lobo, le abre la panza de un hachazo y saca a la abuelita del estómago milagrosamente viva (el final tiene diferentes versiones según el autor y la zona geográfica, pero el argumento es básicamente el mismo).

Pues a lo que vamos. En una maniobra sutil, Vox ha cambiado al personaje del lobo feroz por un pérfido inmigrante, a las víctimas por una señora mayor o una inocente muchacha de cualquier barrio de Madrid y al fornido leñador armado que llega para salvar a las damas por Santi Abascal. El relato actualizado produce el mismo efecto terrorífico, pero lo más espantoso de todo es la moraleja que se extrae del cuento una vez pasado por el filtro político, propagandístico y revisionista: cuidado con los negros y extranjeros, que son todos unos lobos vestidos con piel de cordero y andan al acecho para violar a nuestras Caperucitas, irrumpir por la fuerza en las casas de nuestras madres y abuelitas, como vulgares okupas, y hacerse dueños de nuestras propiedades.

En realidad, todo está inventado. En el libro Psicoanálisis de los cuentos de hadas (una obra imprescindible para entender el poder de la comunicación y la construcción de los mitos) Bruno Bettelheim nos enseña la influencia brutal que los relatos infantiles pueden ejercer sobre las mentes simples o menos formadas, no ya niños, sino adultos sin madurar. Al identificarse con los personajes buenos de la fábula, el receptor del mensaje experimenta los mismos sentimientos de justicia, amor o valentía que los protagonistas, pero también otros con connotaciones negativas, como el odio, el rechazo y el deseo de venganza. Y ahí se produce una catarsis. El artificio literario utilizado por Vox es tan infantil, tan naíf y burdo, que debería mover a la carcajada a cualquier persona medianamente formada y provista de un espíritu crítico. Sin embargo, la fábula sigue surtiendo el mismo efecto que el primer día, cuando se le ocurrió al autor anónimo, probablemente algún ingenioso trovador francés que vivió en la Edad Media. Vox lleva años convenciendo a miles de incautos con manidos cuentos como el de Caperucita roja (en este caso la roja es la buena y aunque a ellos les gustaría que la capa de la niña fuese azul falangista eso es lo de menos con tal de que la historieta cale en el personal).

Cuentos de Vox para mentes simples

La última vez que el partido ultra recurrió a este conocido relato fue el pasado mes de agosto, cuando varios medios de comunicación de los considerados “serios y prestigiosos” informaron sobre la denuncia de una mujer de 89 años que aseguraba haber sido despojada de su casa por su cuidadora, una joven de origen marroquí que habría ocupado ilegalmente la vivienda y que cumplía a la perfección el papel o rol de lobo feroz (de loba para ser más concretos). De inmediato, la patraña generó la habitual cascada de tuits con insultos y amenazas hacia la cuidadora mientras los ejércitos de bots de Santi Abascal ponían en marcha la prodigiosa maquinaria del odio para difundir la noticia falsa en las redes sociales.

Por descontado, la muchacha inmigrante fue sometida a todo tipo de vejaciones en un caso flagrante de linchamiento y escarnio público (aunque quizá habría que decir que fue lapidada moralmente, ahora que vuelven a estar de moda los talibanes). El propio partido de Abascal puso un tuit ese mismo día en el que aseguraba: “Okupan la casa de una anciana de 90 años mientras estaba en el hospital. Es intolerable que encarcelen a españoles por defender su hogar y den protección legal a los que violan una propiedad. No descansaremos hasta que España sea al último sitio donde vendría un delincuente”. La antorcha del Ku Klux Klan ibérico estaba encendida.

Una mentira tan monstruosa y gigantesca no podía sostenerse durante mucho tiempo. Las redes sociales tendrán un poder inmenso a la hora de construir montajes y destruir personas, pero un periodista riguroso, honesto y profesional que busca la verdad puede cambiar el curso de la historia. Ayer viernes, El País desmontaba el bulo, confirmaba que la chica es inocente de todo y apuntaba a cierta empresa que se dedica a perseguir a los okupas como si se tratara de una caza de brujas. Por supuesto, Vox ha dado cobertura mediática a todas estas actividades que nos devuelven a los tiempos del Medievo, cuando cada señor feudal se tomaba la justicia por su mano contra el invasor de su castillo.

Pero volvamos a las leyendas fantásticas sobre troles, gigantes y monstruos de otras razas inventados por la ultraderecha y que están calando hondo en no pocos sectores de la sociedad española. Por lo visto, el partido de Abascal no solo se ha especializado en revisionar la historia de España para falsearla y blanquear la dictadura de Franco, sino que ahora revisiona también los relatos para niños, que son los que mejor conectan con ese votante rabioso contra el sistema, confuso y de nivel cultural bajo. Vox no necesita más programa político que el que le proporcionan las historias fantásticas que debidamente versionadas, reprogramadas y lanzadas a través del altavoz de unos medios de comunicación que se lo tragan todo, inoculan en las gentes, subliminalmente, las ideas más perversas. Desde los tiempos de Homero sabemos que no hay arma más poderosa que un relato mítico sobre héroes y villanos que debidamente articulado y narrado se propaga como las llamas de pueblo en pueblo. Mucho cuidado con los simplones cuentos de hadas, que los carga el diablo.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

2 Comentarios

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

El problema nunca fue Diego Conesa

El problema ha sido siempre, y será, el conesismo. El actual Secretario General de PSRM, Diego Conesa, ha anunciado que no se presentará a...

Calviño y Ribera avisan a Bruselas de que la subida de la luz podría provocar revueltas

Nadia Calviño, ministra de Asuntos Económicos, y Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica, han enviado este lunes una nueva carta a la Comisión Europea...

Salida de Francia de la OTAN

En el supuesto de ser reelegido Presidente en las Presidenciales de la primavera del 2022, Macron intentará catalizar el chauvinismo de los franceses restaurando...
00:17:19

Claudia López, alcaldesa de Bogotá, en el ojo del huracán por sus comentarios racistas y su manifiesta negligencia

Asaltan restaurantes pistola en mano a plena luz del día y nunca se encuentra a los responsables. Matan por robar una bicicleta o un...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

El problema nunca fue Diego Conesa

El problema ha sido siempre, y será, el conesismo. El actual Secretario General de PSRM, Diego Conesa, ha anunciado que no se presentará a...

Calviño y Ribera avisan a Bruselas de que la subida de la luz podría provocar revueltas

Nadia Calviño, ministra de Asuntos Económicos, y Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica, han enviado este lunes una nueva carta a la Comisión Europea...

Salida de Francia de la OTAN

En el supuesto de ser reelegido Presidente en las Presidenciales de la primavera del 2022, Macron intentará catalizar el chauvinismo de los franceses restaurando...
00:17:19

Claudia López, alcaldesa de Bogotá, en el ojo del huracán por sus comentarios racistas y su manifiesta negligencia

Asaltan restaurantes pistola en mano a plena luz del día y nunca se encuentra a los responsables. Matan por robar una bicicleta o un...