Si la popular Díaz Ayuso quiere presidir la Comunidad de Madrid tendrá que aceptar, igual que sus futuros socios de gobierno, Ciudadanos, las bases del documento de Vox que exige modificar la Consejería de Asuntos Sociales y Familia por la de Natalidad.

Rocío Monasterio, líder de Vox en la Comunidad de Madrid, ha enumerado en una rueda de prensa las exigencias de Vox para apoyar la investidura de la ‘popular’ Isabel Díaz Ayuso como presidenta de la Comunidad de Madrid.

En el documento explican que el Partido Popular debe «aceptar introducir los puntos enumerados» para que Vox permita su gobernabilidad. Si bien, en el documento apuntan que esta propuesta no les compromete «como socio de gobierno», sino que defenderán «su integridad desde una férrea oposición».

En materia de ‘prosperidad’, quieren «eliminar los impuestos existentes en la Comunidad de Madrid respetando los objetivos de estabilidad presupuestaria». En segundo lugar, proponen «racionalizar la estructura del Sector Público Institucional, eliminando las empresas que no respondan a criterios razonables del uso del dinero público». Además, quieren que se «realice una auditoría de las subvenciones otorgadas en la última legislatura».

El segundo punto recoge las exigencias en materia de familia, libertad de educación y pensamiento. Quieren modificar la «Consejería de Asuntos Sociales y Familia y convertirla en la Consejería de Natalidad». Otro de los objetivos en esta materia es garantizar la educación religiosa en los colegios públicos y que los alumnos reciban «la formación moral de acuerdo a las convicciones de los padres».

Compartir
Artículo anteriorUPTA alerta del drama de los autónomos embargados por la administración
Artículo siguienteLa desfachatez de Maroto no conoce límite
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 − 5 =